11 de Septiembre 2018

Renace la zona de las Torres Gemelas y es una de las más caras de Nueva York

En un nuevo aniversario del ataque, el rascacielos One World Trade Center, construido en el lugar de los edificios derribados, ya está ocupado en un 78%. El alquiler de oficinas en el downtown de Manhattan cotiza a u$s 71 el metro cuadrado en la zona oeste y las operaciones crecieron 53% en el último año

Renace la zona de las Torres Gemelas y es una de las más caras de Nueva York

El 11 de septiembre de 2001 cambió el mundo. Entre las 8.45 y las 9 de la mañana, los dos aviones que se estrellaron contras las Torres Gemelas de Nueva York protagonizaron el mayor atentado en la historia de Estados Unidos, que dejó como resultado casi 3.000 muertos y más de 6.000 heridos.

Hoy, a 17 años del ataque, la zona del sur de Manhattan conocida como Ground Zero, donde se ubicaban las dos torres derribadas, sigue avanzando en su cambio de fisonomía. El último fin de semana reabrió la estación de subte que había quedado bajo los escombros, cerrada desde 2001. Rebautizada como WTC Cortlandt, está ubicada debajo del nuevo complejo de seis edificios, donde se destaca el One World Trade Center, rascacielos de 541 metros inaugurado en 2014.

El One World Trade Center comenzó a construirse en abril de 2006 e iba a llamarse en un principio Freedom Tower (torre de la libertad), pero su nombre conservó la denominación que identificaba a las antiguas torres. La construcción se extendió más de lo previsto, ya que los planes iniciales contemplaban su apertura para el 11 de septiembre de 2011, cuando se cumplieran 10 años del atentado.

Luego de ideas y vueltas con los proyectos, fue diseñado por el arquitecto David Childs, del estudio Skidmore, Owins & Merrill (responsable de otros rascacielos célebres, como la torre Willis, de Chicago) y debió contemplar modificaciones de seguridad exigidas por el Departamento de Policía de Nueva York. La torre está hecha de hormigón y acero reforzado y sus vidrios espejados resisten explosiones. Los constructores sostuvieron en la inauguración que es una de las torres más seguras del mundo, casi imposible de derribar. Entre los pisos 100 y 102 se ubica un mirador completamente cerrado, el más alto de Nueva York.

Con 71 plantas de oficinas clase A, la editorial Condé Nast, que ocupó 24 pisos, fue una de las primeras empresas en mudarse a la torre. El sector de servicios financieros también aportó inquilinos como Moody’s, Ameriprise y xAd. En un informe correspondiente al segundo trimestre de este año, la consultora Newmark Knight Frank indicó que el nivel de ocupación del rascacielos alcanzaba el 78%. La zona del downtown de Manhattan es la más activa en materia de alquileres, con un crecimiento del 53% en las operaciones en el último año y precios de entre u$s 64 y u$s 71 mensuales.

La transformación de la zona de los atentados también abarcó la construcción de la gran estación subterránea bautizada Oculus, que conecta 11 líneas de subte con una línea de tren que une Nueva York y Nueva Jersey y permite acceder a los edificios del complejo. El proyecto, diseñado por el famoso arquitecto español Santiago Calatrava, responsable del Puente de la Mujer, de Puerto Madero, demandó 12 años de construcción y una inversión total de unos u$s 4.000 millones. Por el nodo de conexión, que incluye comercios y restaurantes, circulan 100.000 personas por día.

Junto al One World Trade Center completa el paisaje el museo en honor a las víctimas del 11-S, dos cascadas del diámetro que ocupaban las Torres Gemelas con los nombres y apellidos de los fallecidos en los ataques. Es un sitio donde se impone el silencio que retrotrae a lo sucedido hace 17 años, más allá de los cambios edilicios que luce el downtown de Manhattan.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos