27 de Septiembre 2018

CFOs: cómo trabajan los ejecutivos más estresados del mercado

Tres directores financieros cuentan sus estrategias después de la devaluación y la suba de la tasa de interés. 

El puesto no deja de ganar poder en la gestión de las compañías y se ha convertido en la mano derecha más consulta del CEO. En tiempos económicos turbulentos, los Chief Financial Officers –conocidos como CFO o, en español, como directores financieros– viven días arduos, tratando de mantener sanos los números de sus compañías y buscar alternativas para no quedar en jaque ante cualquier movimiento, ya sea gubernamental o del mercado. 

En el marco del CFO Summit –organizado por El Cronista y APERTURA–, tres directores financieros de diferentes sectores compartieron sus peripecias para afrontar la crisis económica: Ariel Spak, CFO de Microsoft Cono Sur; Evangelina Laciar, CFO de Leuru, la compañía que posee la licencia de Levi's  en la Argentina; y Martín Galdeano, CFO de Ford Grupo Sur. 

Consultada por Hernán de Goñi –director del diario El Cronista– sobre las consecuencias generadas por la devaluación o la política de tasas de interés, Laciar explicó que “ambas fueron intensas”, y agregó: “Estamos desarrollando nuestro negocio en un contexto donde tenemos clientes y proveedores que se ven afectados por estas variables. Tanto la devaluación como la alta tasa complican a la compañía”. 

La compañía posee el 20 por ciento de sus costos dolarizados, lo que generó que la estrategia financiera esté “muy en línea” con el desarrollo comercial. A pesar del contexto, la ejecutiva destacó el lado bueno de la situación: “Nos hace desafiarnos y pensar ideas creativas para sortear nuestro negocio, que es un continuo y la coyuntura es un momento”. 

Spak, de Microsoft, vive días más tranquilos. “No tenemos tantos inconvenientes financieros en la empresa, pero sí estamos enfocados en cómo afecta a nuestros clientes”, dijo. En consecuencia, la compañía trabaja en protección bancaria, descuentos e inversión en desarrollo para ayudarlos, tantos a los canales de venta como a los consumidores finales. 

Por su parte, el ejecutivo destacó que su día a día consiste mucho en explicar. “Informar a la corporación qué es la Argentina y lo que está pasando. La compañía lo ha entendido bien y nos han ayudado en ese sentido”. 

El mayor stress para el CFO de Ford, Galdeano, pasó por la tasa de interés, a pesar de que la compañía posee un contenido importado alto. “El 50% de los autos se vende financiado. Con una tasa de 60%, la tasa pegó fuerte en la demanda”. Con esos números, agregó, cualquier trabajo que se quiera realizar con el working capital “es un problema grande”. 

Subas y bajas

Al hablar de la facturación, desde Leuru, Laciar destacó que comenzó el año con esperanza. Pero todo cambió. “Abril marcó un punto de retracción del consumo y agosto, otro. Hemos pasado por algunas situaciones parecidas a esta y estamos trabajando fuertemente de cara a nuestro cliente. Trabajando mucho desde el aspecto comercial: generar tráfico en nuestros locales y trabajando con los mayoristas. El crecimiento va a tener que esperar a los próximos años. Estamos muy orientados a nuestros clientes”, explicó. 

Actualmente, los locales propios para Leuru representan la mitad del negocio, mientras que los canales de clientes mayoristas –los multimarca– significan la otra mitad. Sobre estos últimos, la ejecutiva dijo que “son los que primero empiezan a notar los efectos de la recesión. 

En un negocio en pleno crecimiento, Spak caracterizó como “volátiles” los últimos meses. “Pero, si uno mira el año, el crecimiento es de dos dígitos sostenido. Esto va más allá del país. Tiene que ver con que la inteligencia artificial, la nube; productos y servicios que de alguna manera son perfectos en momentos de crisis, para bajar costos, aumentar productividad, trabajar en reducir la corrupción en las empresas, con controles automáticos. De alguna manera, los servicios que vendemos en algunos casos crecen en momentos de volatilidad”, afirmó.  

En el sector automotriz, por su parte, a comienzos de año se hablaba de año record, con una proyección de más de 1 millón de unidades vendidas. “Hasta mayo”, dijo Galdeano, y añadió: “Y en julio, junio, se vio una baja muy pronunciada, una baja del 40 por ciento”. Ahora, agregó, se habla de un año que oscilará con ventas de 500.000, 600.000 unidades. “El año, que prometía ser uno muy bueno, todavía es positivo”. El ejecutivo agregó que Brasil, mercado que aunque lento crece, “está soportando el volumen del negocio”. Sobre la producción de 2018, informó que estará “más o menos en los mis niveles del año pasado”. 

Bancos, casa matriz y clientes

El financiamiento fue otra de las grandes cuestiones charladas. “En ocasiones normales, el mercado de financiamiento son las entidad bancarias o acuerdos con proveedores. Ahora hemos descartado las entidades bancarias. Lo bajamos al mínimo, casi a cero”, informó la CFO de Leuru, quien detalló. “Estamos cuidando mucho la velocidad de cobranza versus la de pago, para que nuestro capital corriente se mantenga estable y no tener que recurrir a ninguna financiación. Es difícil mantener esa sincronía”. Sobre los proyectos, indicó que la compañía dejó para la segunda parte del año la remodelación de locales, aunque no paralizó ninguna apertura que tenía preparada.

Microsoft, por su lado, cuenta con financiamiento dado por casa matriz. “No recurrimos a bancos locales”, dijo Spak, y destacó que la compañía está tratando de ayudar a sus consumidores: “Accionamos planes de financiamiento a los canales, para que puedan salir a los consumidores finales con pagos en pesos, en cuotas, con tasas más reducidas. Y a clientes directos con más inversión en la implementación y desarrollos”. 

Galdeano, de Ford, explicó que la cuenta en Ford es sencilla. “Tenemos capital propio y funding de empresas afiliadas”, dijo, y agregó que cuentan con prefinanciación de bancos locales. La ventaja, agregó, es que el 60% de su negocio es de exportación. 

Lo que viene 

A pesar de que sea difícil pensar en ello, los financieros deben culminar sus presupuestos. “La gran ventaja de este año es que estuvimos recalculando proyecciones; tenemos varios escenarios. Tenemos mucho ejercicio. Esperamos que las noticias nos den un horizonte de noticias estables y que podamos tener un escenario conservador pero cumplible”, dijo Laciar. 

En Microsoft, dijo Spak, son bastante optimistas. Sin necesidad de cerrar el presupuesto ya –trabajan de junio a junio–, auguró un crecimiento sostenido de dos dígitos en el negocio. “La nube seguirá creciendo 40% año a año”, afirmó, y contó que se apalancan en la inteligencia artificial para cerrar los presupuestos. “Tenemos propuestas hechas por ella mirando ciertas variables”, comentó. 

Muchos fueron los borrados realizados en Ford para el año que viene, según Galdeano. Notó que el dato anualizado de 600.000 unidades de producción local continuará por algún periodo, capaz hasta el primer trimestre. “Y, después, vemos crecimiento gradual a medida que las variables se acomoden, con tasas de interés más asequibles”. Sobre Brasil, informó que este año seguramente cerrará en 2,6 millones de unidades, luego de que el año pasado es número fuera de 2,2 millones. “Crecimiento vemos, pero a niveles más bajos. Claramente nos va ayudar más en el presupuesto para el año que viene”, cerró. 
 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos