28 de Agosto 2018

Vino: cae aún más la venta y el año cerraría en el piso histórico

Vino: cae aún más la venta y el año cerraría en el piso histórico

El consumo de vino, lejos de repuntar, cayó con más fuerza en julio pasado y las bodegas ya tienen pocas esperanzas de recuperar lo perdido en lo que va del año. Así, 2018 sería el año más bajo en ventas al mercado interno de la historia, superando al mínimo registrado durante 2017.

En julio, los despachos de las bodegas en el país se redujeron 7,5%, a 756.770 hectolitros (hl.), según informó el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Pero además se notó una mayor caída de las botellas: retrocedieron 9,8% interanual en el mes, a 420.578 hl. (aportaron el 55% del total), mientras que en tetra-brik la baja fue de 6,7%, a 300.137 hl.

Con esta caída de julio, las ventas al mercado interno acumulan una baja de 4,6% en lo que va del año, a 4,8 millones de hl., y si bien en el sector prevén que se modere en lo que resta del año, ven muy difícil que puedan compensar lo ya perdido.

En 2016 y 2017, los precios de los vinos al público se dispararon, por el alto costo de la uva (de 100% a 150% anual), ante dos cosechas escasas. Por eso, los tetra-brik aumentaron 98% en 2016 y otro 80% en 2017, en tanto que los finos lo hicieron un 65% y 55%, respectivamente, según datos del sector. Eso impulsó una fuerte caída del consumo, de 8,3% en 2016 y 5,4% el año pasado, a 8,91 millones de hl., el mínimo histórico, según el INV.

En el sector explican que la buena cosecha de este año, tanto en cantidad como en calidad, permitió que los precios al público se ajustaran por debajo de la inflación y que así mejoró el precio relativo frente a otras bebidas sustitutas, como la cerveza. "Es un año complejo, destinamos al mercado interno el 80% del volumen del vino. Los precios relativos con la cerveza tienden a mejorar, porque los vinos ajustaron menos, y vemos una posible mejoría hacia fin de año. Pero la caída refleja la crisis de consumo masivo y difícilmente se recupere lo perdido", explicó Carlos Fiochetta, gerente general de la Corporación Vitivinícola (Coviar).

"Las cadenas lanzan muchas promociones, por eso somos optimistas hacia fin de año. Esperamos al menos no estar por debajo de los 20 litros ", agregó Fiochetta. En 2017, el consumo había cerrado en el mínimo de 20,3 litros por persona.

Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola (UVA), explicó que se nota una mayor caída en despachos de bodegas a los canales, dato que mide el INV, que en ventas al público. "Los supermercados lanzan muchas ofertas y notamos que están reduciendo stock, por eso no compran tanto vino a las bodegas, de ahí la diferencia entre consumo y despachos". Destacó que el vino está más competitivo este año frente a la cerveza y que "las promociones de los supermercados los acercan más al consumidor. Pero eso no asegura que se amortigüe la caída, porque el poder adquisitivo cayó mucho", aclaró Villanueva.

"La demanda de vino responde a tres factores: su precio, el de bebidas sustitutas y el acceso del consumidor. En 2017 fue afectado por el precio del vino, que subió mucho frente a la cerveza. Este año, por el menor acceso del consumidor, ante la caída del poder adquisitivo", dijo Fiochetta.

En tanto, Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, comentó que "el vino no es un producto de primera necesidad, somos prescindibles. Venimos de dos cosechas escasas que hicieron disparar los precios. Este año el mercado interno cae menos; la cosecha fue buena y el precio bajó, pero la macroeconomía no ayuda. Las bebidas sustitutas, como la cerveza o las gaseosas, son casi monopólicas, con mucha publicidad de marcas. Por eso la alternativa está en el mercado externo", dijo Pina.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos