06 de Noviembre 2018

Un experto en corrupción asegura que lo peor aún no llegó para las compañías argentinas

El presidente de la World Compliance Association, Iván Martinez López, le dijo a APERTURA que pronto las empresas locales podrían ser castigadas por más delitos. Su visión de la corrupción en la Argentina

Un experto en corrupción asegura que lo peor aún no llegó para las compañías argentinas

En una reciente visita a la Argentina, Iván Martínez López, presidente de la World Compliance Association (WCA), dejó entrever que las consecuencias para las compañías argentinas que ejerzan la corrupción recién empiezan. “El compliance va cada vez más hacia un concepto mucho más amplio”, dijo, en diálogo con APERTURA, y agregó: “En un principio en la Argentina solo se han contemplado cinco delitos imputables a la persona jurídica, pero creo que en breve veremos incluidos delitos como la corrupción entre particulares”. Se refirió así al proyecto del nuevo código penal, que, de ser aprobado, incorporaría otros delitos por los cuales las firmas podrían ser culpadas. 

Proveniente de España, Martínez López informó que en ese país son incluidos 26 tipos delictivos atribuíbles a las empresas, que con subtipos llegan a 32. “Abarcan desde temas que tienen que ver con el fraude fiscal, delitos contra la salud pública, contra la propiedad intelectual, daños informáticos, que al día de hoy en la Argentina todavía no se pueden responsabilizar a una persona jurídica; sólo puede penalizarse a una persona física”, dijo. 

La visita de Martínez López se dio en el marco del primer Congreso Internacional en Argentina de Compliance y Lucha Anticorrupción, organizado por WCA y celebrado en Buenos Aires a fines de octubre. Sobre el momento que vive la Argentina, dijo: “Viniendo un poco del futuro, habiendo estado ya en varios países en esta etapa, ahora la Argentina entra en una fase de toma de conciencia que va a durar tres, cuatro años. Se trata de hablar, explicar, sensibilizar”. 

Las grandes empresas, agregó, serán las primeras en posicionarse. Recientemente lo hizo YPF, que nombró a una encargada de compliance que por primera vez reporta al directorio y no al CEO de la petrolera.  “A veces a una gran empresa sí le puede preocupar la sanción penal que le pueda derivar en cuatro, cinco años, pero le puede preocupar mucho más el daño reputacional de una causa de corrupción en días", expresó. 

Martínez López indicó que la sanción de la ley de responsabilidad de la persona jurídica –conocida como la ley 27.401– está motivada, en parte, por la candidatura de la Argentina a ser miembro activo de la OCDE. “Venimos de una época en la que solo se hablaba de cómo castigar al que lo hacía mal. Y parte de nuestro objetivo es buscar un enfoque positivo: vamos a intentar aplicar medidas de prevención del delito. El objetivo fundamental que buscan los programas de cumplimiento es prevenir la comisión de delitos, no la sanción de ellos”, dijo. Y agregó: “Creo que esto llega en un momento interesante para la Argentina". 

Dos cosas, expuso, pueden ocurrir con la corrupción después de esta fase inicial de investigación. “Habrá muchas organizaciones que la sigan haciendo pero se esconderán más. Pero habrá muchas que empiecen a tomar medidas para hacer las cosas bien. Porque el impacto, prácticamente inmediato, de ser imputada por delito de corrupción puede ser en muchos casos demoledor", concluyó. 

 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos