18 de Septiembre 2018

Quién es el magnate turco detrás del restaurante de lujo que visitó Maduro

 

Ferit Sahenk, chairman de Doğuş Group, es uno de los 10 hombres más ricos de su país. Con una fortuna calculada en u$s 1700 millones, sus interesas van de la construcción al turismo, el comercio automotor y la gastronomía. El golpe de la crisis a su holding

LEADERS OF CHANGE SUMMIT

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se sumó a la lista de figuras que pasaron por el restaurant del reconocido chef turco Nusret Gökçe, quien, hace algunos años, se hizo conocido en las redes sociales como "Salt Bae" por su particular estilo de condimentar la carne. Detrás de este negocio, se encuentra Ferit Şahenk, chairman de Doğuş Group y uno de los 10 hombres más ricos de Turquía. El holding no sólo tiene intereses en el sector gastronómico, sino que, también, se destaca en las industrias turística y automotriz como el principal distribuidor de Volkswagen en aquel país.

Doğuş nació a comienzos de la década del '50 con las primeras inversiones de Ayhan Şahenk, padre de Ferit, en el sector de la construcción. Rápidamente. el negocio se expandió hasta encontrar su verdadero core: la banca. Durante varias décadas, el grupo manejó las riendas de una de las entidades más importantes de Turquía, Garanti Bankasi, hasta que, en 2010, decidió venderle su participación accionaria al grupo español BBVA por u$s 5500 millones. Esta operación se dio ya con Ferit al mando de la firma, tras la muerte de su padre, en 2001.

La multimillonaria venta le permitió al magnate extender su influencia en otros sectores, como el hotelero. Desde 2013, Dogus adquirió siete hoteles en Grecia, Italia, España, Croacia y Suiza. A su vez, posee, aproximadamente, 10 puertos en varios países europeos. 

 

Bocado inicial

El desembarco del grupo en el territorio gastronómico recién llegó en 2012, con la creación de la unidad D.ream (Doğuş Restaurant Entertainment and Management). Bajo este paraguas, administra la franquicia de restaurantes japoneses Zuma y las marcas Fenix, Da Mario y La Petite Maison. Los caminos de Şahenk y "Salt Bae" se cruzaron al poco tiempo de que el chef lanzara su primera parrilla, Nusr-Et, en un barrio de Estambul, durante 2010. Al empresario, le gustó tanto la comida de Gökçe que decidió invertir en su emprendimiento dos años más tarde.

La fama viral del turco hizo despegar al negocio, que, actualmente, cuenta con 13 sucursales alrededor del mundo y recibió visitas de reconocidas figuras, como Diego Maradona, el cantante canadiense Drake y David Beckham. Sin embargo, las deudas complicaron las finanzas del grupo dirigido por Şahenk, quien, según la agencia turca Andolu, en 2017 tenía una fortuna de u$s 2100 millones. Tras la devaluación de la lira de los últimos meses, se recortó a u$s 1700 millones.

De acuerdo a un informe de Bloomberg, en abril de este año, el magnate había iniciado charlas para reestructurar el 40% de sus deudas. Sus empresas consolidan préstamos por 23.500 millones de liras (u$s 3700 millones, al cambio de hoy). Según fuentes cercanas a las negociaciones consultadas por el medio, el holding estaría dispuesto a desprenderse de algunos de sus hoteles en España para poder afrontar los pagos. Como parte de su estrategia para reducir su pasivo, vendió un 17% de D.ream a Temasek, la compañía de inversiones del Gobierno de Singapur, y a la firma británica de private equity Metric Capital Partners.

Doğuş prevé extender el vencimiento de su deuda con nuevos préstamos a cinco años y medio. Según Bloomberg, este año, la empresa debe desembolsar 7700 millones de liras (u$s 1212 millones), mientras que el año que viene deberá pagar cerca de 4900 millones (u$s 771,3 millones). Otro de los planes que tiene para mejorar su situación es escindir su unidad gastronómica y realizar una oferta pública inicial en la Bolsa de Londres en 2019.

Sin embargo, la crisis económica turca -y la consecuente depreciación de la lira- borraron los planes. Un informe de la agencia Moody’s de este mes describió a Doğuş como una de las firmas más vulnerables ante este contexto en el que las posibilidades de acceder a un préstamo, afirma, se vieron reducidas. “La caída de la lira provocó que las deudas de las empresas turcas en moneda extranjera se volvieran más pesadas, ya que realizar el pago en dólares/euros se volvió mucho más costoso”, destaca el reporte. Para la calificadora, los principales riesgos del holding de Şahenk están puestos en la naturaleza cíclica de tres sectores: automotriz, construcción y real estate.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos