15 de Marzo 2018

Qué es el “consumo tóxico” y el rol que juegan las multinacionales en la nueva economía

En el marco del Argentina Summit 2018, la presidenta del directorio de Sistema B Uruguay, Giselle Della Mea, se refirió a la importancia del design thinking en los negocios.
 

Qué es el “consumo tóxico” y el rol que juegan las multinacionales en la nueva economía

Observar y escuchar. Para Giselle Della Mea, fundadora de la firma uruguaya de branding sustentable 3Vectores, esos son los dos pilares fundamentales en los que se apalanca el design thinking. Esta herramienta tiene cada vez más peso en los procesos de trabajo y, según la emprendedora, puede aplicarse también a resolver problemas económicos. “El mundo hoy no es sostenible por un problema de diseño, ya que todo lo que nos rodea fue diseñado por nosotros por lo que es resultado nuestro”, expresó durante su participación en el Argentina Summit 2018 organizado por The Economist en el Alvear Icon Hotel. 

Su compañía se convirtió en la primera de Uruguay en recibir la certificación de “Empresa B” por parte de la fundación Sistema B.  Por eso, fue invitada por la publicación a formar parte del panel “Changemakers” moderado por Jack Aldwinckle, corresponsal de The Economist en Argentina. Della Mea, que tiene un máster en Business Design por la Domus Academy de Milán, destacó que “la herramienta más fuerte para el diseñador son los patrones”. Y ejemplificó sobre lo imprescindible que resulta a la hora de estructurar políticas públicas: “Si logro escuchar a la mayor cantidad de personas sobre un tema, voy a identificar un patrón que me permitirá dar respuesta a ese problema”.

Por otro lado, la emprendedora también se refirió al “consumo tóxico”, el cual cataloga como uno de los problemas de la economía actual. “Es comprar sin pensar cuál es el impacto de la persona que está fabricando ese producto. Hasta ahora tuvimos una industria de ‘fabrico, consumo y lo tiro’, lo que se viene no es amigable con la naturaleza sino que respeta los ciclos de la naturaleza como lo hace la economía azul, la colaborativa y la circular”, explicó. Según su visión, la “vieja economía” crea una necesidad para generar consumo, mientras que la “nueva” resuelve un problema social o ambiental.

Por el lado de las multinacionales, Della Mea se mostró optimista con que adopten la mentalidad de la nueva economía, poniendo la sustentabilidad como propósito y haciendo un negocio a partir de ello. “Nosotros nacemos con este tipo de pensamiento, los niños intuitivamente lo tienen pero la educación nos saca a un pensamiento más racional. Hoy la sustentabilidad es el negocio más grande, antes se pensaba que solo era una cuestión de marketing”, aseguró. Para ella, la empatía y la escucha son las grandes claves.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos