29 de Junio 2018

Por qué los productos para hogares smart no logran tomar impulso en el país

Mientras Schneider Electric busca crecer en el mundo con herramientas como Internet de las cosas, en la Argentina hace foco en los problemas de corto plazo del sector energético.

Por qué los productos para hogares smart no logran tomar impulso en el país

DESDE PARÍS. "Macron, presidente de los ricos”, sentencian los afiches en las calles parisinas. Los peatones, sin conseguir transporte público por la huelga de trenes, encuentran a cada paso propuestas de partidos opositores. Todas hablan de las reformas, la potencial privatización ferroviaria, reclamos salariales y hasta promueven el Frexit, para seguir con la tendencia nacionalista que se vive en Inglaterra y España. Las críticas a la Unión Europea van de la mano del clima social que se siente a un año de la asunción del jefe de Estado más joven que tuvo Francia desde Napoléon.

En ese contexto, Schneider Electric, compañía francesa de soluciones energéticas y tecnológicas, busca adaptarse a las necesidades de cada mercado. A nivel político parece haber más similitudes que diferencias con el panorama local, pero en términos del negocio, la compañía se encuentra con realidades distintas. Mientras que en los principales mercados –con los Estados Unidos y China como líderes– la empresa busca ampliar su portfolio para convertirse en una firma de herramientas tecnológicas con el uso de Internet of Things (IoT), realidad aumentada e inteligencia artificial, en la Argentina lo urgente le gana a lo importante.

En la feria internacional Innovation Summit, en París, organizada por la compañía, presentó nuevos productos para ampliar su oferta de servicios en las distintas Ecostruxures, tal como denominan a las diversas unidades. En el plano internacional, en los últimos años la empresa decidió dar un giro en sus soluciones y en el mensaje que transmite a los usuarios. Más allá de los productos conectados, el nivel más básico dentro de la oferta de Schneider, la evolución de la tecnología abrió un nuevo camino de servicios de información para conseguir las mismas metas: la eficiencia y el ahorro energético tanto para las industrias como para los consumidores residenciales.

Schneider Electric emplea a 685 personas en la Argentina y el core de su negocio son las soluciones para ahorro energético.

Así, la compañía lanzó en 2018 productos para hogares inteligentes, como Wiser –un sistema para controlar el uso de energía como la luz y la calefacción de manera remota– hasta soluciones de interpretación de datos como Asset Advisor, un sistema que usa la tecnología de IoT para ofrecer información útil para la operatoria de las industrias y los edificios. La importancia de este segmento es tal que hoy el 45 por ciento de los ingresos de la empresa provienen de IoT. En la feria, las herramientas estaban al alcance de la mano, pero los representantes de la firma admiten que su llegada a la Argentina todavía no está prevista.

Jean-Pascal Tricoire, el CEO global de Schneider Electric, habla del futuro como un mundo eléctrico en el que el transporte es el pionero, pero que pronto el resto de las industrias también seguirán ese camino. Asimismo, el CEO de la compañía sostiene que la energía solar será más barata que la proveniente del petróleo en 2030. Sus ideas permiten hablar de una descentralización de la energía, soluciones de micro redes en las que cada usuario pueda producir, consumir y vender su propia energía y mejores costos.

“Tratamos de hacer planes globales y adaptarlos a cada país”, explica Tricoire sobre los lanzamientos y cómo los llevan a los 190 países en los que tienen presencia. Así, el CEO afirma que los planes para reducir el 100 por ciento de las emisiones de carbono, aumentar a dos tercios la capacidad de energía renovable hacia 2040 y llevar energía a todos los países son planes globales. “En Sudamérica hay muchas ventajas en términos de uso de energía renovable. Hay viento en la Patagonia y sol en otras regiones de la Argentina”, dice el ejecutivo sobre la capacidad de recursos que existen a nivel local. Sin embargo, más allá de los objetivos para potenciar el uso de las renovables, Tricoire sentencia que la mejor manera de lograr energía verde es con eficiencia a través de la digitalización de los procesos y el ahorro.

“América latina siempre ha sido una región importante para nosotros”, dice el CEO. En 2017, la región se mantuvo estable en facturación, de acuerdo a los resultados financieros informados. De todas maneras, Tricoire reconoce la importancia de aumentar su actividad en los mercados emergentes y comenta que en los últimos 12 años triplicaron su presencia en el mundo. El 45 por ciento de los negocios de la firma se da en países emergentes.

En la Argentina, en tanto, la preocupación por ahorrar energía recién se percibe hace dos años, tras el aumento de las tarifas. Luego de años de energía subsidiada, las inversiones a nivel local estuvieron relegadas. Con el aumento de las tarifas tanto las empresas como los usuarios residenciales volvieron a preocuparse por el ahorro energético y compañías como Schneider Electric, ABB y Siemens cobraron relevancia. Sin embargo, según José Luis Valdellora, presidente de la multinacional francesa en el país, la mayor parte del negocio todavía pasa por resolver los problemas estructurales para evitar caídas del servicio o fallas en lugar de pensar en soluciones a favor de la eficiencia. “La media de cortes por usuario de las principales utilities argentinas es de 28 horas por año”, informa.

Por eso, Valdellora admite que el negocio de media tensión que apunta principalmente a la venta de celdas a compañías como Edesur y Edenor representa un 21 por ciento de la facturación de la compañía, que en 2017 fue de $ 3200 millones. El fuerte de la empresa pasa por la distribución secundaria de celdas de media tensión que se fabrican en la planta de Florida, con un número que alcanza las 3200 por año.

Por su parte, las soluciones de datacenters y UPS –la gran batería que actúa cuando el suministro se interrumpe– son el 16 por ciento de las ventas. Luego, los aparatos que se comercializan a industrias para que el proceso esté contralado, como las botoneras y todo sistema que facilite el diálogo hombre-máquina, representa otro 16 por ciento. El 47 restante se canaliza a través de la unidad que Schneider denomina Building –o edificios–, que incluye todo lo que es baja tensión.

“En edificios el uso de energía es muy irracional. Lo que se gasta en luz y en calefacción es el 90 por ciento del consumo, y si se usara bien se lograría un 30 por ciento de ahorro promedio en cualquier edificio importante de la Argentina”, sintetiza Valdellora para hablar sobre la importancia de la conciencia energética. Asimismo, el ahorro en industrias podría alcanzar entre un 15 y un 20 por ciento con un correcto uso de los recursos.

Para lograrlo, se necesitan medidores para controlar el consumo, sistemas para analizar la información recolectada y empleados que analicen los datos y los transformen en soluciones útiles a implementar. Un medidor puede costar entre US$ 3000 y US$ 4000, por lo que la inversión para un player del sector del retail, por caso, puede rondar los US$ 300.000. “Esto se puede repagar en dos años, pero se consigue siempre y cuando sean capaces de usar correctamente la información. Si se compran los medidores y nadie hace nada, se pierde plata”, avisa.

Entre los lanzamientos de 2018, la solución de Asset Advisor sirve para analizar la información para que genere datos concretos a seguir en la operatoria de un edificio o industria. Sin embargo, la solución todavía no tiene fecha de llegada a la Argentina. “Si estos productos no están en el país es netamente una cuestión de interés del mercado. En la Argentina no funcionan las posiciones idealistas de que hay que hacer determinadas cosas porque se contribuye a un mundo verde por más que se pierda dinero”, dice como una explicación para el atrasado desembarco de productos que todavía no son rentables en el país por cuestiones de demanda.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 293 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Mariela Roxana Colman

Esta bueno que se trabaje con energias renovables sobre todo, porque ademas son mas sanas, para lograr motores de electricidad individuales para el hogar.

Reportar Responder

Notas de tu interés

Recomendado para vos