08 de Septiembre 2017

Por qué la NBA todavía no jugará un amistoso en la Argentina

Factores estructurales, económicos y políticos inciden en la decisión que se toma en la sede central en Nueva York.

Por qué la NBA todavía no jugará un amistoso en la Argentina

El 29 de octubre de 2002 debería ser establecido oficialmente como el día en que la liga más importante del básquet mundial comenzó a teñirse un poco de celeste y blanco. Si bien Juan Ignacio Sánchez y Rubén Wolkowyski ya habían dicho presente por aquellos pagos, aquel día Emanuel Ginóbili disputaba sus primeros minutos oficiales en la NBA. Hoy, con 40 años, cuatro anillos en su haber y un nuevo contrato con San Antonio Spurs, el escolta es toda una leyenda en territorio estadounidense. “Todavía no conozco un país en América latina que tenga el nivel de fanatismo por el básquet como tiene Argentina”, confiesa en diálogo con Apertura.com el vicepresidente asociado de Negocio de NBA Latinoamérica, José Escamilla.

La liga estadounidense de básquet entendió mejor que ninguna cómo usufructuar el show que genera ante cada paso que da y el carisma de sus jugadores que vuelven tendencia todo lo que tocan. Según Darren Rovell, periodista especializado en negocios de ESPN, las proyecciones de ingresos de la NBA para la temporada 2016/2016 son de US$ 8000 millones. Dentro del sector de negocios de la organización, América latina representa una porción importante. “Tenemos identificados cuatro territorios clave a nivel global: China, India, México y Brasil. Como región, al tener dos de los cuatro ya tiene un peso importante en el panorama global de la NBA”, explicó Escamilla que previamente se desempeñó en la oficina que la liga tiene en su México natal –la NBA cuenta con 13 oficinas alrededor del mundo.

Desde el año pasado, Escamilla comenzó a desarrollar el programa Jr. NBA en cuatro ciudades argentinas de la mano con la Confederación Argentina de Básquetbol (CABBA). En esta ocasión, el directivo de la liga se encuentra de visita en el país con motivo del Summit de Negocios y Deporte que se desarrolló en la Usina del Arte. El especialista en sports management charló con Apertura.com sobre el aporte de la Generación Dorada al negocio en la región, cómo debería ser la transmisión del básquet y las posibilidades de tener en el país un partido de pretemporada de la NBA.

¿Buscan algún perfil de empresas en particular para asociarse?

En general, la mayoría de nuestros socios son compañías grandes transnacionales. No por ello quiero decir que estemos cerrados a la posibilidad de tener compañías más locales como socios comerciales. Pero, en general, terminan siendo más las compañías transnacionales las que participan con nosotros.

¿Qué beneficios ven las empresas argentinas en ser socios comerciales de la NBA?

Uno es el factor aspiracional y el otro es la diferenciación. El nombre NBA remite a algo de alto estándar, premium, y dependiendo de la marca que representes a veces estás más alineado con ese tipo de características. Nosotros tampoco somos ciegos. Entonces tratamos de hablar con compañías que creemos que pueden tener un interés alineado a esos temas. Otro de los factores principales es el profesionalismo. La realidad es que, así como operamos dentro de una cancha y como ven que funciona nuestra liga, así también es como hacemos negocios. Y a veces eso en la región no es un factor común, entonces ese es otro tema que las compañías nos expresan como uno de los puntos que los tiene más satisfechos.

¿Se les dificulta hacer negocios en un país en el que el fútbol es un deporte tan arraigado en la sociedad?

En general en todos los territorios en América latina encontramos el mismo factor. No se me ocurre alguno en el que el fútbol no sea el primer deporte. El fútbol es el rey en la región y nosotros en algunos somos el segundo deporte, en otros el tercero. En general, en promedio, somos el segundo. Es normal que nos encontremos con ese reto, pero la realidad es que hay espacio para todos. Siempre encuentras marcas que están buscando otro tipo de público, que quieren diferenciarse, y ahí es donde nosotros vemos una oportunidad y encontramos buenas alianzas con compañías que están buscando hacer cosas fuera de lo tradicional.

Escamilla trabaja desde 2009 en la NBA y previamente había estado ligado al mundo del automovilismo.

¿En qué estado está el negocio de la NBA en la región y especialmente en Sudamérica?

Tenemos un negocio saludable en donde hemos venido creciendo paso a paso, pero constante y consistentemente. Creo que hay muy buenas expectativas. En términos de volumen, ahí es donde a lo mejor todavía hay mucho trabajo que hacer. Hay mercados muy desarrollados y grandes como el chino, en donde el tamaño de los negocios, por el simple hecho de que la población y el mercado son diferentes, está en otro nivel.

¿Hubo algún país latinoamericano en el que se les dificultó hacer negocios o todavía no pudieron insertarse?

La verdad es que no estamos presentes en todos los países, tenemos que priorizar y maximizar nuestros recursos. El equipo de América latina está compuesto por aproximadamente 32 personas que están enfocadas 100% en la región y no es necesario para cubrir todo el territorio. No te podría mencionar uno o dos, pero si hay cinco o seis países en los que ni siquiera hemos empezado a hacer nada aun, más allá de la distribución de nuestros partidos. No hemos estado haciendo ningún tipo de iniciativa local. La Argentina, Colombia, México, Brasil y algunos países del Caribe son nuestro foco hoy en día y en el corto y mediano plazo continuarán siéndolo.

¿Cuánto impactó la Generación Dorada en su negocio en la Argentina?

La Generación Dorada fue un factor de cambio y nos ha permitido comenzar dos o tres pasos delante de los que normalmente empezamos en cualquier mercado, todo gracias a lo que ellos construyeron. Hay pocos mercados en los que me ha tocado ver tal empatía con lo que es NBA, independientemente de que el fútbol tiene un arraigo importante. La gente sabe de la liga y la conoce, mucho de ello tiene que ver con ese grupo.

¿Tienen distintas estrategias a la hora de hacer negocios en América latina y otros mercados?

Hay una estrategia global a gran escala, pero también existen pequeñas estrategias locales que se adecuan a las necesidades de cada mercado. Independientemente de que a nivel global nuestra oficina en Nueva York tiene una visión que comparte con nosotros, también es verdad que a nivel local terminamos “tropicalizando” o adecuando nuestra estrategia global. Por ejemplo: la plataforma Jr. NBA la estamos ejecutando en 53 países y en América latina está presente en México, Brasil, Argentina y Uruguay. Para implementarla nos alineamos a la estrategia global. Ahora bien, su ejecución no es exactamente igual en todos los países; en algunos está más alineado hacia la realización de clínicas, en otros más hacia la organización de torneos, pero siempre manteniendo el concepto fundamental de la plataforma.

Recientemente se produjo un debate con respecto a la transmisión del fútbol en la Argentina, si debía ser abierta y gratuita o privada y paga. ¿Qué cree que tendría que suceder con el básquet?

Creo que mientras podamos llegar a un universo más grande, siempre será mejor. Ahora bien, siempre hay mercado para todo y creo que ni uno ni otro es malo o bueno. Es simplemente un factor y una circunstancia de las condiciones del mercado. Voy a usar el caso que mas conozco que es el de México donde hemos luchado en los últimos años para regresar a la televisión abierta. Lo logramos recientemente con una relación local con Televisa –acuerdo logrado en mayo de 2016- donde después de estar cinco o seis años fuera hemos regresado. Pero eso no quiere decir que la situación anterior fuera mala. La realidad es que si tú hablas con algunos de nuestros socios, ellos prefieren el tema de televisión paga. Los aficionados hardcore normalmente encuentra alguna manera de consumir el producto aunque tenga que pagar por ellos. Pero a la hora de masificar y de buscar ampliar, ahí es donde creo que la televisión abierta juega un factor crucial. Entonces creo que depende del mercado y de las circunstancias, pero no veo que uno u otro sea mejor o peor.

En 2016, San Lorenzo jugó un amistoso contra Toronto Raptors como visitantes, ¿hay posibilidades dentro del corto plazo de recibir un partido de pretemporada de la NBA en la Argentina?

Hay muchísimos factores incluidos en la ecuación, se tienen que alinear muchísimos aspectos. Para empezar, normalmente no se toman determinaciones de este estilo con menos de tres años de anticipación. De aquí a tres años ya sabemos a grandes rasgos cual es el plan y cuáles son los mercados en los que estaremos jugando. También tenemos que encontrar una serie de elementos que nos aseguren el éxito del esfuerzo. Esto tiene que ver con una arena con las características adecuadas para tener un juego NBA. Como organización norteamericana bien estructurada, la NBA se fija en todos los aspectos y no es cuestión de tener un buen espacio, se trata de que tenga el aforo, la iluminación y los servicios adecuados, la capacidad de conectividad y los accesos pertinentes. Hay una serie de factores que entran en juego solo en el hecho de encontrar un espacio en donde pueda desarrollarse. Y luego hay otros factores económicos, políticos que también tienen peso en una decisión de este estilo. Hay esfuerzos para llevar más juegos a América latina, pero no es sencillo. Tenemos la aspiración, pero no podría hablarte honestamente que en el corto plazo haya un plan para hacerlo.

¿Entonces, por ejemplo, para organizar un partido en la Argentina recién tendríamos que tener como objetivo el 2020 o 2021?

Sí, más o menos, y tendríamos que partir de la base de que existan ya las condiciones, no que en tres años las vamos a tener. Una vez probadas esas condiciones, se puede empezar a considerar para tres o cuatro años después. No es una decisión que se tome a nivel regional, es una decisión que se toma en las más altas esferas de la NBA y nosotros no tenemos la última palabra.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos