20 de Septiembre 2018

Por qué Adecoagro quiere quedarse con dos plantas de SanCor

De aprobarse el traspaso, completará su estrategia en el sector. Ya es el principal productor de leche y proyecta duplicar volumen en dos años y medio

Por qué Adecoagro quiere quedarse con dos plantas de SanCor

Aunque, en su balance de los primeros seis meses del año, acusa a la depreciación del peso por la caída de casi un 20% interanual en sus ventas brutas, desde Adecoagro, aseguran que el negocio lechero, en la Argentina, sigue representando una oportunidad. De hecho, de la mano de su megatambo estabulado, ubicado en Christophersen, Santa Fe, la compañía produjo, en ese lapso, 47,4 millones de litros, 8,8% más que lo extraído en 2017.

El hecho de haber acercado, días atrás, a SanCor una oferta de compra concreta de dos plantas industriales (Chivilcoy y Morteros), indica que la firma se quiere meter de lleno en el segmento de la industrialización. Un negocio al que muchos conocedores tildan de estancado, poco innovador, con altos costos productivos y de comercialización, y hasta con un sindicato fuerte y demandante.

Fuentes de la industria contaron que el objetivo de Adecoagro pasa por completar su "modelo integral" de producción, que arrancó con la producción de materia prima, con un paradigma innovador: un tambo moderno, que aporta mayor confort y cuidado intensivo para los animales y se traduce en mayor productividad. Hoy, ya producen 290.000 litros de leche por día. Proyecta, en dos años y medio, llegar a 580.000 (tras una inversión de u$s 50 millones, y pasar de 7000 vacas a 14.000). Eso se complementa con la generación eléctrica, a partir de la fermentación de la bosta de vaca. Para eso, inauguró un biodigestor a fines del año pasado con una capacidad de 1,4 megawatt.

La otra pata pasa por la industrialización y el agregado de valor. "Creemos en el negocio lechero y vemos una oportunidad a partir de la ventaja competitiva que nos da tener leche de alta calidad y estabilidad en forma sostenida cada día", comentaron desde la compañía. Sí son conscientes de la problemática: en el primer semestre, se produjo el cierre de 605 tambos, con una tasa de cierre de 5,3%. Costos por encima del precio pagado por litro, es la causa principal. "El productor cobra muy poco. Es uno de los problemas del sector", admitieron. Su oportunidad, sin embargo, la ven en la cadena: "Costos industriales, fletes, comerciales, son costos que podemos optimizar a través de alianzas, valor agregado y un buen balance entre mercado interno y exportación. Es una oportunidad enorme".

Desde la industria, marcaron que su entrada permitirá romper un segmento dominado históricamente por dos grandes (Mastellone y SanCor), que, últimamente, tiene también a Saputo (La Paulina y Molfino) como referente (con más de 3 millones de litros diarios, igual que Mastellone). La caída de SanCor, con cerca de 1 millón de litros diarios, le dio lugar a otras como Williner, Punta de Agua, Noal, Tregar o Verónica. El estancamiento del sector se ve, por ejemplo, en las ventas al mercado interno: en los primeros 7 meses, cayeron un 5% en leches fluidas, 8% en leche en polvo y 1% en quesos, con una capacidad instalada al 48%. En el caso de la leche fluida, en julio, se elaboraron alrededor de 109.000 toneladas. El mismo mes del año pasado habían sido unas 120.000. En julio de 2015, más de 140.000 toneladas.

En principio, las dos plantas le permitirían a Adecoagro producir queso en barra y leche en polvo (Morteros), y leche larga vida y refrigerada (Chivilcoy). La transacción, gestada con el apoyo técnico de Finanzas & Gestión (asesoría financiera) y los estudios jurídicos Nicholson y Cano y Alegría, Buey Fernández, Fissore & Montemerlo, incluye el traspaso de los empleados (unos 300) y de las marcas Las Tres Niñas y Angelita.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos