08 de Octubre 2018

Por dumping, Argentina impone gravamen de 34% para amortiguadores chinos de motos

La medida fue aplicada por el Ministerio de Producción. La participación de esos importados representan el 70% del mercado local. 

Por dumping, Argentina impone gravamen de 34% para amortiguadores chinos de motos

El Ministerio de Producción y Trabajo fijó un gravamen de 34,18% para los amortiguadores de motocicletas y velocípedos provenientes desde China. La resolución, presentada en el Boletín Oficial y con la firma de Dante Sica, detalla que entre 2015 y 2017 esos productos provenientes de ese país oriental tuvieron subvaloraciones que oscilaron entre el 10% y el 90%. También, determinó que el margen de dumping –la exportación de un producto a un precio inferior al de venta en el mercado interno– es de 127,64%

El pasado 26 de octubre de 2017 la firma Fabricación de Amortiguadores de Rafaela –FAR, por sus siglas; perteneciente a Chiapero y Asociados– solicitó un pedido de investigación por presunto dumping en exportaciones hacia la Argentina. Presentó el pedido el Ingeniero Héctor Chiapero, quien luego de realizar compras en la provincia china de Chongqing comprobó que el precio local de los amortiguadores en ese país era entre 30% y 40% más caro que el valor de exportación hacia la Argentina. “Hace cuatro años estamos mostrándole al Gobierno que había dumping”, dice. 

En abril de este año la Secretaría de Comercio abrió la investigación y, a través de la Dirección Nacional de Facilitación del Comercio, en julio estableció que existían elementos de prueba. El margen de dumping, se informó, es de 127,64%.

Según la Comisión Nacional de Comercio Exterior, las importaciones de amortiguadores chinos, en volumen, pasaron de 131.700 unidades en 2015 a 146.600 en 2017. Y durante el primer trimestre de 2018, respecto al mismo periodo del año anterior, el monto se duplicó. 

Además, informó que “la participación de las importaciones investigadas (…) alcanzó una cuota de mercado del 70% en 2017, 11 puntos porcentuales por arriba de la detentada en 2015”. Mientras tanto, los productos locales tuvieron un comportamiento inverso: pasaron del 37% del mercado en 2015 al 26% en 2017. 

Según Chiapero, una de sus compañías, FAR, tenía 160 empleados, pero ahora no supera los cinco. A lo largo de los últimos años, cuenta el empresario, fue perdiendo la mayoría de los 30 países a los que vendía, aunque todavía, aclara, tiene ventas en Alemania, Brasil, Holanda y los Estados Unidos, donde vende amortiguadores para motos de alta gama, como Harley-Davidson e Indian. A nivel local, ya no distribuye a los productores argentinos. 

Hasta antes del gravamen, dice Chiapero, el precio promedio del amortiguador argentino era hasta 40% más caro. El empresario destaca que tratará de recuperar el mercado de reposición. “Con esto estamos en condiciones de competir. Los extracostos de la Argentina ahora están compensados”, expresa, y agrega: "Si las fábricas nos compraran en cantidades interesantes, ese tamaño de mercado nos permitiría, por escala, mejorar esa diferencia a un número muy cercano. Si una armadora de motos no nos quiere comprar, no vamos a obligar a nadie". 

Según el empresario, quien también forma de la Cámara Industriales de la Moto –CIMO, por sus siglas–, actualmente el 90% de las motos son importadas completamente, aunque desarmadas para ensamblar; mientras que las unidades grandes, con motores de más de 250 centímetros cúbicos, directamente vienen armadas. 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos