10 de Mayo 2018

Gianfranco Casati de Accenture: "Los emergentes son el futuro"

Es el director Ejecutivo de Growth Markets para Accenture, analiza el mapa geopolítico y su impacto en los negocios. Por qué y cómo cambió la visión sobre la Argentina.

Gianfranco Casati de Accenture:

DESDE SINGAPUR. Un italiano que vive en Singapur”. Así lo definió en una entrevista televisiva el presidente Mauricio Macri a Gianfranco Casati, director Ejecutivo de Growth Markets de Accenture al que había conocido en una reunión en marzo de 2016 en la que la compañía anunció un plan de inversiones en la Argentina para contratar más de 600 personas y construir un nuevo edificio de oficinas. Casati recuerda la anécdota al comienzo de la entrevista. “Después de la reunión me subí a un avión y, cuando me bajé, tenía mensajes en el celular contándome que había hablado de mí”, dice entre sonrisas una calurosa mañana de marzo desde la moderna oficina de Accenture en pleno centro de Singapur.

La descripción no estaba errada: Casati es italiano y trabaja en la sede de Singapur de Accenture, empresa a la que se unió en 1984 y de la que se convirtió en socio 10 años después. Lo que siguió fue una carrera corporativa que culminó con este economista como responsable de supervisar los negocios de Accenture en Asia Pacífico, África, Medio Oriente, Turquía y, claro, América latina. “Es una gran amplitud de geografías –admite–. De Tokio a Sídney y Buenos Aires, pasando por Johannesburgo y Riad. Lo que tienen en común es que en Accenture creemos que el crecimiento más sustancial de la economía mundial vendrá de estos países en un futuro previsible de 10 o 20 años”. Para mostrar esta visión, el ejecutivo traza un paralelismo que, admite, molesta a sus pares de otros países: “En términos de centros de gravedad del mundo de los negocios, América del Norte es el presente. Estos Growth Markets son el futuro. Perdón a mis colegas europeos, pero su región es el pasado. Es la realidad a la que nos estamos enfrentando”.

¿Cuáles de estos mercados son los que están en camino a crecer más rápido?

Es muy obvio decir que China, pero es así. Son 1500 millones de personas y ese es uno de los drivers. Pero también lo es el hecho de que tiene un régimen político que determina la dirección estratégica del país y la ejecuta hacia allí. Obviamente tiene problemas, como la brecha entre quienes se están haciendo muy ricos y quienes no. Pero es enorme. Es un país maravilloso que va a liderar el mundo desde el crecimiento económico. 

¿Cuáles son los desafíos de esto?

China tendrá que abrirse y ser más transparente con el resto del mundo, porque todavía no está en el lugar de ser el socio que todos quieren tener. Pero es parte de la evolución y tengo la expectativa de que su acercamiento será maduro por el tipo de relación que querrán establecer con el mundo. Lo que todavía no está del todo claro fuera de Asia es que tanto China como Japón desarrollaron una posición muy avanzada en el espacio tecnológico. Y cuando digo “tecnología” me refiero a la de avanzada, como inteligencia artificial y machine learning. Es un crecimiento de calidad. y una realidad con la que el resto del mundo tendrá que lidiar.

¿Hay un cambio de eje?

El mundo está moviéndose hacia Oriente. Japón, por ejemplo, está volviendo a tener una identidad nacional muy fuerte, relacionada con la tecnología. Están muy fuertes en IA y automatización industrial. Se va a convertir en un player significativo en el escenario de la economía global. Tiene que resolver el problema de una población que envejece, por lo que se está abriendo y descubriendo cómo conectarse con otros países. China está en otra etapa, porque no tiene esa restricción inmediata, aunque no es inmune. Ya dejó de ser el centro de manufactura más barato del mundo y está invirtiendo en automatización industrial, lo que va a subir el nivel de productividad. Eso lo convierte en un desafío competitivo. 

¿Cuál es el pronóstico para la India?

Tiene una tasa de crecimiento sustancial que probablemente continúe, sobre todo si logra continuidad y consistencia en la forma en la que se maneja el país desde el punto de vista político. Tomará tiempo para que la India emerja al mismo nivel que China. Pero será el nuevo poder económico y social en los próximos 10 o 20 años. Achicar la brecha en la sociedad va a demandar tiempo, pero está en el camino. Está formando a muchos ingenieros, clave para el futuro. Con el tiempo, la misma excelencia que hoy tienen en servicios la lograrán en otras industrias.

¿Cómo se inserta América latina?

El futuro de la región está en manos de la gente. Según lo que decidan hacer estas personas y hacia dónde vayan –política, social y económicamente– serán más grandes o más chicos. Sin hacer juicio sobre los regímenes políticos, uno ve la forma en la que la Argentina reemerge en el escenario de la economía mundial, cómo Colombia está en el camino. El gran motor de la región es Brasil, así que las próximas elecciones allí marcarán el tono. Es importante señalar que, en el momento de la burbuja de las commodities, muchos países se volcaron a la solución fácil de solo vender recursos naturales. Cuando China cambió la dirección de desarrollo, los países que no crearon alternativas se encontraron sin saber qué hacer. Tardaron en adaptarse y encontrar una respuesta y las economías sufrieron.

¿Qué ventajas tiene la región?

Es increíblemente dotada en lo que se refiere a las personas. La calidad del talento es insuperable. La gente trabaja duro y son creativos, leales, rápidos, ágiles y con capacidad de adaptación. El punto es que estas economías necesitan seguir el camino duro en lugar del fácil. Hay que agregarle valor a las materias primas. Cuando un país le agrega valor a los recursos, pasa a ser reconocido por la calidad de la manufactura, por la flexibilidad, por la adaptabilidad. En el mundo de hoy, la agilidad y la habilidad para cambiar el plan son cada vez más importantes. Las claves son enfocarse en las industrias de valor agregado, y continuidad y consistencia en la dirección política.  

¿Ve un cambio en la Argentina?

Mi opinión personal es que sí. Desde la compañía, nuestro grado de confianza y compromiso con el país subió. Y no es solo Accenture. Cuando hablo con personas en todo el mundo, el país es visto de forma diferente. Más allá de quien lidere, la clave es mantener el elemento de consistencia en la dirección, porque es lo más importante para generar confianza en los extranjeros que vayan a realizar inversiones. Por supuesto, a la hora de hacer negocios el tipo de cambio juega un rol importante. Los inversores extranjeros irán con más confianza al país si esa variable se mantiene estable. Es un conjunto de cosas, pero algunas de las decisiones que tomó este Gobierno contribuyeron a crear una perspectiva de que la Argentina es un jugador global confiable. Nosotros estamos duplicando nuestro compromiso y vamos a seguir reclutando. 

¿Y África?

Es fascinante. Es un continente con magia. Uno de sus principales problemas hoy es la fragmentación. Segundo, lo impredecible de los regímenes políticos, consecuencia de esta fragmentación. Las señales que están llegando de Sudáfrica son muy alentadoras, pero es una promesa que hay que cumplir. Está claro su rol para marcar el tono hacia la dirección y es una buena señal para el continente y el mundo. Los ejemplos de compañías exitosas de allá me hacen pensar que la diversidad es lo que le agrega valor a la habilidad de innovar de cualquier persona.

¿Se puede pensar en innovar cuando hay problemas tan urgentes por resolver?

Estaría mal pensar que las cosas van en secuencia: no es que uno resuelve los problemas de un país y después lidia con la innovación. El bien clave de cada país son sus personas. Si uno promueve la educación y educa a las personas para que sean ciudadanos relevantes y contribuyentes al desarrollo de la economía y la creación de riqueza, es una forma de resolver esos problemas. La educación no está al final de la secuencia, sino que es el ladrillo elemental de construcción para empezar a resolver los problemas. Una generación joven muy educada puede hacer mucho, pero los países tienen que no solo desarrollar esto, sino después retenerlos y motivarlos. Hoy, hay motivos para repensar nuestros sistemas de educación.

¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos