10 de Septiembre 2013

Microsoft quiere al CEO de Ford como su futuro número uno

La empresa fundada por Bill Gates busca un reemplazante para Steve Ballmer, su recientemente renunciante presidente ejecutivo.  

Microsoft quiere al CEO de Ford como su futuro número uno

La sucesión de Steve Ballmer, CEO de Microsoft, ya es una realidad y su sillón busca candidato, por lo que desde la empresa de tecnología ya tienen a dos posibles sucesores. Ellos son Alan Mulally, CEO de Ford, y Mike Lawrie, CEO de de Computer Sciences. 

De acuerdo a lo trascendido, al menos tres de los 20 principales inversores en Microsoft quieren un veterano para sustituir cuanto antes a Steve Ballmer como CEO, tras su sorpresiva decisión de dar un paso al costado hace unas semanas.

Microsoft dijo que comenzó con una lista de alrededor de 40 candidatos, incluyendo a personal interno. Pero ese número ha ido disminuyendo y las posibilidades acotándose, mientras que el mercado aguarda por el nuevo máximo responsable del mayor fabricante de software del mundo.

Mulally_img_crop_1378825316423.jpg

Los inversores se sienten atraídos por Mulally
y Lawrie porque ambos tienen historias de éxito girando alrededor de grandes empresas, aunque el ejecutivo de Ford es más popular gracias a su drástica reconversión de la empresa. Sin embargo, Mulally, de 68 años de edad, ha anunciado que seguirá en la empresa por lo menos hasta finales de 2014. Pero algo motiva: dirigió también otra gran empresa, como lo es Boeing, y con sede en la misma ciudad que Microsoft, por lo que ahí sigue teniendo una casa.

El otro candidato en el radar de los inversores es Lawrie, al frente de Sciences Computer desde el año pasado, tras haber pasado casi tres décadas en IBM, donde trabajó junto a John Thompson, principal director independiente de Microsoft. A pesar de que Ballmer fue más un vendedor que un especialista en tecnología, la selección de Mulally, que no procede del sector de la tecnología, sería un cambio radical para la industria.

La mesa redonda de selección del sucesor tiene a Bill Gates, fundador y mayor accionista de la empresa, presente y al tanto de todo. Gates, con el 4,8 por ciento del paquete accionario del gigante tecnológico, será uno de los encargados en bajar o subir el pulgar del futuro conductor de la empresa. 

La marcha de Microsoft, pese a buscar CEO, no se detiene. La semana pasada anunció que comprará el negocio de los teléfonos de Nokia y sus patentes por 5440 millones de euros. Las acciones de la compañía de software cayeron un 6 por ciento, ya que los inversores protestaron por la adquisición de una empresa que registró una pérdida operacional de 3000 millones en 2012. Curiosamente, la operación, trae consigo a un viejo conocido de Microsoft: su ex jefe de división de negocios: Stephen Elop.

Sin embargo, la confianza en Ballmer se había perdido. Tras conocerse su partida, las acciones de la empresa subieron un 7 por ciento. Mientras que, la posible llegada del CEO de Ford, recuerda la situación vivida en IBM, a principios de la década del 90. En aquel entonces, como recuerda la agencia Reuters, Louis Gerstner, un gerente de la industria financiera, hizo que entre 1993 y 2002 le cambiara la cara a IBM. No se tuvo el mismo éxito con John Sculley, que pasó de PepsiCo a dirigir Apple, desde 1983 hasta 1993, en sustitución de Steve Jobs.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos