16 de Febrero 2018

Microestadías: la empresa que permite reservar de 3 a 12 horas en un hotel top

La compañía española ByHours opera en la Argentina desde fines de 2017 y ya trabaja con más de 200 hoteles.

Microestadías: la empresa que permite reservar de 3 a 12 horas en un hotel top

“¿Por qué la estancia mínima en un hotel es de 24 horas?” le preguntó Christian Rodríguez a Guillermo Gaspart, que en ese entonces se encontraba trabajando en la empresa hotelera de su familia. Aquella consulta fue el puntapié inicial a partir del que decidieron crear ByHours, un emprendimiento con base en Barcelona, que ofrece “microestadías” de 3, 6 y 12 horas en hoteles de entre una y cinco estrellas. A fines de 2017, la compañía decidió realizar su lanzamiento en América latina con Buenos Aires como uno de sus puntos fuertes.  Dentro del auge de las empresas “low cost”, ellos reniegan del término y se consideran un servicio complementario para la industria.

“Siempre tuve la obsesión de cómo poder optimizar las habitaciones de un hotel”, asegura Gaspart, en diálogo con Apertura.com. Durante más de una década se desempeñó en varios sectores de Hoteles Unidos Sociedad Anónima (HUSA), la empresa que su bisabuelo José Gaspart Bulbena fundó en 1930. El mercado no le es ajeno, pero su aspiración era despegar con un proyecto propio que finalmente vio la luz en 2012. Desde su fundación, la empresa ya captó 7 millones de euros en financiación y opera, actualmente, con más de 2500 hoteles en su plataforma.

La idea de poder ofrecer estadías más cortas y la posibilidad de que el viajero pudiera elegir el horario del check-in fueron los principales factores que impulsaron a los fundadores de ByHours. “Nos dimos cuenta que existe una necesidad. El ejemplo del aeropuerto es clarísimo. Todo usuario que tiene una escala de varias horas y no puede o quiere pagar un día de entero de hotel puede agarrar sus cosas y hacer una reserva de menos horas para tener un lugar donde estar cómodo o trabajar”, explica. Para Gaspart, uno de los targets principales de la compañía son los hombres de negocios que pasan un par de horas por una ciudad por motivos laborales. “En Europa le encontramos otros usos también como las familias que tienen alguien en el hospital y precisan un lugar para asearse”, detalla.

Si bien asegura que no fue fácil convencer a los hoteleros tradicionales para que se sumen a la plataforma, el presidente de ByHours relata que la clave fue mostrarles que les ofrecían un ingreso adicional a su negocio. De familia hotelera, Gaspart, cuyo padre es el ex presidente de FC Barcelona Joan Gaspart, asegura que esta es la mejor manera de hacerle frente a las nuevas competencias de la industria como lo es Airbnb. “Es la principal amenaza del sector, pero llegó para quedarse. Dejemos de llorar y busquemos esos activos y diferencias en las que somos más fuertes que ellos”, analizó tajante. Durante su último ejercicio, la empresa facturó 3,5 millones de euros y para este año espera duplicar esa cifra.

Primero fue el mercado español, luego el europeo y en 2017 llegó la hora del latinoamericano. En Argentina, la startup ya trabaja con 200 hoteles de Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Córdoba que ofrecen “microestancias”. Aunque España todavía representa el 60 por ciento del negocio, Gaspart asegura que espera que la rama internacional comience a tomar más protagonismo en el corto plazo. La principal fuente de ingresos de ByHours son los fees que les cobran a los hoteleros luego de cada transacción y la comisión de gestión que erogan los turistas al realizar la reserva. “El precio no lo decidimos nosotros sino el hotel, pero lo que aconsejamos es que el pack de tres horas valga, aproximadamente, un 40 por ciento de la tarifa de la noche; las seis horas un 60 por ciento; y las 12 horas un 80 por ciento”, detalla.

Guillermo Gaspart y Christian Rodríguez, fundadores de ByHours

Al ofrecer turnos en hoteles, la confusión con los hoteles alojamiento fue una barrera que tuvieron que sortear a la hora de desembarcar en el mercado argentino. “Lo que le garantizamos al hotel es que no estamos buscando usuarios en ese segmento, nuestra inversión de marketing no va para ese lado. Pero no podemos ponerle puertas al campo, pueden llegar a aparecer parejas”, comentó Gaspart. Reservar un pack de tres horas en un hotel porteño puede costar entre $ 400 y $ 1500 dependiendo la categoría del mismo, mientras para hospedarse 12 horas un usuario puede desembolsar entre $ 600 y $ 2200.

Las aerolíneas acuñaron el término “low-cost” que luego derramó en múltiples industrias, pero los emprendedores españoles no se consideran una opción de bajo costo y lo justifican. “Cuando un hotelero dice que pone 3 horas de hotel a US$ 30 no está reduciendo el precio si no que está poniendo en el mercado un nuevo producto”, manifiesta el empresario. La media de antelación con la que los usuarios realizan su reserva en la plataforma es de 36 horas por lo que, según Gaspart, tampoco se consideran un servicio “last minute”. La empresa cerró recientemente una ronda de inversión de 3 millones de euros para consolidar el mercado latinoamericano, pero el futuro de la compañía pareciera estar en Estados Unidos. “Es el próximo paso natural”, afirmó escueto el catalán.  



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

4 Comentarios

Andres Scialpi

Telo con glamour!!!

Reportar Responder

Ricardo Ambrosig

el pais berreta que supimos conseguir

Reportar Responder

pablo lamura

es factible practivo y posible para pensar bien como hotelero

Reportar Responder

Francisco Fern¡ndez Abella

¡Pobres m ucamas!

Reportar Responder

Notas de tu interés

Recomendado para vos