07 de Septiembre 2018

Menores ventas a las esperadas en Brasil obligan a GM a suspender personal

Afectará a sus 1400 operarios. Cobrarán 70% de su sueldo durante cinco meses. La automotriz estadounidense acumuló stocks de su sedán Cruze, en el que invirtió u$s 740 millones. Previó un mercado mayor al que, finalmente, tuvo el modelo

Menores ventas a las esperadas en Brasil obligan a GM a suspender personal

General Motors acordó un plan de suspensiones rotativas durante cinco meses con Smata, el gremio de mecánicos. La medida abarcará a los 1400 operarios de su fábrica de General Alvear, en las afueras de Rosario. Allí, la automotriz estadounidense produce el Cruze, modelo en cuyo desarrollo invirtió u$s 740 millones entre 2014 y 2016. El motivo del ajuste -la planta reducirá su actividad de dos turnos de producción a uno- se debe a la acumulación de stocks, principalmente, los destinados al mercado brasileño, comprador del 80% de las unidades que GM fabrica en la Argentina. Durante los meses en los que se implementarán las suspensiones, los colaboradores de la firma cobrarán el equivalente al 70% de sus salarios netos. El acuerdo -cuya difusión, pactaron las partes, hizo Smata- se revisará en enero.

Entre enero y agosto, la industria automotriz argentina produjo 333.440 vehículos, un incremento interanual del 9,7%, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). De ese total, la fabricación de vehículos utilitarios y comerciales cayó 0,9%, a 168.559 unidades, y la de automóviles escaló 23,1%, a 164.881 coches. Una de las explicaciones, la mayor producción de Cruze, cuyas ventas domésticas se retrajeron 3% en ocho meses, a 11.012 patentamientos, de acuerdo con las estadísticas de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). En Brasil, entre sus versiones hatch (cinco puertas) y sedán (cuatro), se comercializaron 16.740 unidades del modelo, 3,8% menos que un año atrás, según Fenabrave, la cámara de las agencias oficiales de ese país.

GM previó un volumen mayor de ventas en el mercado vecino, donde -este año- los compradores de autos tendieron a adquirir más utilitarios deportivos (SUV) que autos medianos, explicaron fuentes de la empresa. Eso llevó a la acumulación de stocks, que motivó la decisión. Ya en el mercado interno, ante la caída de patentamientos -después de un primer semestre fuerte, el sector entró en parálisis: sólo en agosto, cayó 25% interanual-, las terminales empezaron a ajustar su abastecimiento a sus redes comerciales. En julio, sus ventas mayoristas fueron 35% menores a las de igual mes de 2017 y, en agosto, el torniquete apretó otro 32%, según Adefa.

El acuerdo alcanzado con Smata preservará las fuentes laborales, resaltaron en la compañía. También, implicará que los operarios no cobren premios adicionales por productividad y presentismo. En octubre del año pasado, GM anunció otra inversión, de u$s 500 millones (entre u$s 300 millones propios y u$s 200 millones de proveedores), para radicar la producción de un nuevo modelo, a partir de 2020.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos