09 de Septiembre 2018

Marfrig se reestructura y cambia de CEO para ganar eficiencia

La compañía brasileña, que opera una planta de faena en San Luis, decidió un golpe de timón: renovó a su cúpula directiva y redefinió sus unidades de negocio

Marfrig se reestructura y cambia de CEO para ganar eficiencia

La segunda mayor procesadora de carne bovina del mundo, la brasileña Marfrig, anunció una profunda reestructuración de su cúpula directiva, con el objetivo de hacer más eficiente y sustentable la gestión.

El uruguayo Martín Secco, desde 2015 en el cargo de CEO, dejó su puesto y será reemplazado por quien, hasta ahora, ocupaba la vicepresidencia de Finanzas y Relaciones con Inversionistas, Eduardo Miron. El nuevo presidente ejecutivo tendrá una tarea no menor: mostrar números atractivos para inversionistas e inversores en un contexto de incertidumbre para la economía brasileña y latinoamericana, en general.

La firma juega fuerte en el mercado local (con 15 plantas productivas) y estadounidense, así como en el uruguayo, donde posee cuatro plantas y una capacidad de faena de 3700 cabezas por día. En cambio, en la Argentina, su capacidad quedó reducida luego de un achique que la compañía decidió en 2016, cuando le vendió la mayoría de sus activos al conglomerado chino Foresun Group (unas cuatro plantas por u$s 75 millones). Se quedó sólo con el establecimiento de Villa Mercedes, en San Luis, donde tiene una capacidad de faena de 800 cabezas diarias. En ese momento, Secco había manifestado que la decisión de permanecer en el país se debía a que las medidas adoptadas por el Gobierno de Macri generaban expectativas de recuperación en la faena nacional. "Consideramos que permanecer en el país tiene importancia estratégica y, para ello, mantendremos la operación de nuestra mejor planta", explicó.

Esa retracción la llevó a salir de los 20 primeros faenadores del país. De enero a agosto, faenó unas 85.639 cabezas, muy por debajo del primero Swift (en manos de otra brasileña como Minerva Foods), con 285.798 cabezas. Desde la operación local prefirieron no hacer declaraciones. Pero una reconversión de la directiva abre la puerta a un nuevo empuje justo cuando otra de las tradicionales operadoras frigoríficas brasileñas, como BRF (Quickfood) esta buscando vender sus activos en el país.

Meses atrás, Marfrig potenció su operación en los Estados Unidos con la adquisición del 51% de National Beef, con sede en Missouri, por unos u$s 969 millones. Así, se consolidó como el segundo procesado bovino del mundo (National Beef tuvo ventas por u$s 7300 millones en 2017), sólo por detrás de JBS. También, en los últimos días se desprendió de otra de sus unidades en aquel país, como lo es Keystone Foods. Se la vendió a Tyson Foods por alrededor de u$s 2160 millones.

Los cambios incluyen la decisión de dividir en dos unidades la compañía: América del Sur (Brasil, Argentina, Uruguay y Chile) comandadas por Miguel Gularte, por un lado, y los Estados Unidos, cuyo referente será Tim Klein, CEO de National Beef, por otro. "Queremos ser reconocidamente sostenibles en la forma en que conducimos las finanzas, en el retorno ofrecido a accionistas e inversores, en las relaciones con los ganaderos, empleados, clientes y consumidores", afirmó Miron.

En tanto, Marcos Molina dos Santos, accionista controlador y presidente del Consejo de Administración, afirmó que con las operaciones recientes la compañía se convierte en una empresa más simple, con foco en carne bovina y con una plataforma global de producción y distribución. "Marfrig reforzará su proceso de generación de valor por medio de la sustentabilidad financiera, integración y sinergia con National Beef. Y, en el caso de América del Sur de una gestión basada en excelencia operativa", señaló.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos