02 de Octubre 2013

Las claves para invertir en petróleo desde la Argentina

Cómo apostar al oro negro en forma directa y sin salir del país. Cuáles son las opciones. Qué es lo que hay que saber para obtener ganancias con el Rey de las Commodities.

Las claves para invertir en petróleo desde la Argentina



El crudo estuvo en la mente de los inversores locales por años. La forma más utilizada para tomar posiciones en petróleo, aunque de manera indirecta, fue el mercado bursátil porteño. Acciones como Petrobras, Tenaris, YPF y, en su momento, la histórica Perez Companc –todas, fuertemente vinculadas a la industria del petróleo y muy correlacionadas a su precio internacional– fueron las preferidas. Pero posicionarse en petróleo a través de empresas listadas en la bolsa tiene sus bemoles.

“La cotización de estas acciones no solamente depende del precio del crudo, sino, también, de muchas otras variables, que afectan el valor de las compañías”, explica Javier Marcus, gerente de Desarrollo de Rofex, el mercado de futuros y opciones agropecuarios y financieros con sede en Rosario. Para tomar una posición bajista vía bolsa, un inversor debe realizar dos operaciones: alquilar una determinada acción y venderla.

Conseguir los títulos prestados implica pagar una tasa de interés. Las opciones sobre acciones ofrecen otra posibilidad de posicionarse a la baja. “El precio de éstas no solamente depende del valor del activo subyacente”, explica Marcus. “Además, la volatilidad de las opciones tampoco es simétrica a la del subyacente. Estos factores deben tenerse en cuenta a la hora de tomar una posición bajista con opciones”, aconseja.

petroleo_img_crop_1380722009937.jpgOpciones. El petróleo, un especialistas en marcar récords, es una opción para invertir en el país. Foto: Agencia Bloomberg.

La ausencia de alternativas en el mercado local para tomar posiciones en forma directa sobre el rey de las commodities llevó al Rofex a crear, hace dos años, un contrato de futuros de petróleo. Este innovador instrumento, el primero en su tipo en América latina, fue pensado no sólo para ofrecer cobertura de precios a los participantes del mercado spot, como productores de crudo, refinerías, distribuidores, grandes consumidores y provincias que cobran regalías hidrocarburíferas, entre otros. También, para dar acceso al inversor minorista a un producto financiero que exhibe gran liquidez a nivel global y que es negociado, compensado y liquidado en la plaza local.

La posibilidad de apalancamiento ante expectativas de precio, tanto alcista como bajista, es otro de sus principales atractivos. Por otro lado, los futuros de petróleo pueden servir, también, para cubrir una determinada cartera de acciones ligadas a la industria del petróleo. Cada contrato de futuro del Rofex equivale a 10 barriles. Es, precisamente, su reducido tamaño el que facilita el acceso al inversor minorista. Al igual que otros contratos de su división de Derivados Financieros, como los de dólar, oro o soja Chicago, el de petróleo no implica la entrega física del producto. Su liquidación se realiza dando o recibiendo, según corresponda, dinero en efectivo que cubra la diferencia entre el precio original y el precio de referencia, una modalidad que, en la industria de futuros, se conoce como “cash settlement”.

Este último valor se ajusta a diario, de acuerdo con la primera posición de futuros negociada en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el mercado más importante del mundo en su tipo. Los futuros son un juego de suma cero, donde las ganancias de un inversor equivalen a las pérdidas de otro. Desde su nacimiento, el contrato de petróleo local mostró una liquidez creciente. En 2012, el mejor mes fue octubre, cuando se operaron más de 55.000 barriles. Otro punto destacado es que, en sintonía con los principales mercados del mundo, los spreads de compra-venta en la Bolsa rosarina son muy reducidos.

La diferencia entre puntas es, normalmente, menor a US$ 0,40. De acuerdo a la autorización oportunamente otorgada por la Comisión Nacional de Valores (CNV), el Rofex está habilitado para abrir contratos de futuros de petróleo para cada uno de los 12 meses del año. Pero, por el momento, el directorio de la entidad decidió listar solamente las posiciones de mayo y de noviembre, con el objetivo de concentrar la liquidez. Una vez que estos vencimientos estén consolidados, podrían abrirse otros. En el mercado rosarino, también, está abierta la negociación de opciones sobre futuro del crudo, aunque, por el momento, su desarrollo no es tan relevante.

Con fulgor propio
El alto peso que tiene el petróleo en la matriz energética mundial, la inestabilidad que, históricamente, caracterizó al mercado internacional y las fuertes y constantes fluctuaciones de los precios propiciaron el nacimiento de futuros y opciones que tienen al crudo como activo subyacente. La industria petrolera clasifica al crudo según su lugar de origen y su densidad y gravedad API. El West Texas Intermediate (WTI), de los Estados Unidos, y el Brent, del Mar del Norte, en Europa, son los más conocidos y, por ende, los más utilizados en los mercados financieros. El primer contrato de este tipo fue creado en 1978, por el Nymex, sobre el WTI. A 35 años de su nacimiento, hoy, es el más negociado del mundo.

petroleo chicosDatos. En 2012, el mejor mes fue octubre, cuando se operaron más de 55.000 barriles.

A diferencia del contrato del Rofex, equivale a 1000 barriles y se liquida contra entrega física. El segundo futuro más operado en el mundo, en este caso, sobre Brent, es el del IntercontinentalExchange (ICE), sucesor del International Petroleum Exchange (IPE), de Londres, creado en 1981. Otras plazas con contratos de alta liquidez y compensación por diferencia de precios son el Tokyo Commodity Exchange (Tocom) y el Dubai Mercantile Exchange. Dentro del universo de las commodities, los futuros de petróleo se encuentran entre los más negociados. 

La dinámica de los precios
“El petróleo es un recurso estratégico”, explica Sabrina Corujo, analista de Portfolio Personal. “En los últimos años, el dinámico crecimiento de las economías emergentes (principalmente, asiáticas) y la fuerte dependencia que exhiben los países desarrollados provocaron un aumento del consumo a nivel mundial”, agrega. Desde 2000, la demanda de crudo creció a una tasa promedio de 1,3 por ciento, ligeramente por encima del incremento del 1,2 que registró la oferta. Los Estados Unidos son el principal consumidor, con una participación del orden del 21,5 por ciento, mientras que el bloque de Europa & Euroasia representa el 22,3.

Por su parte, China estuvo ganando peso en el mapa de la demanda mundial. Hoy, explica poco más del 11 por ciento de la misma, duplicando casi el nivel del 6 que exhibía a comienzos de siglo. El crudo es un activo con un alto componente cíclico. Por ello, la evolución de la economía global es clave para explicar buena parte del comportamiento de los precios. El petróleo tiene clara relación con el consumo y con las expectativas de desarrollo demográfico. “La relación es directa: robusto crecimiento económico, mayores necesidades de energía a futuro, más demanda y, por ende, más presión sobre el precio”, señala Corujo. Al igual que la mayoría de las commodities, el petróleo es negociado y cotizado en dólares.

“Ante una depreciación de esta moneda, el petróleo tiende a aumentar para mantener su valor y eliminar el riesgo asociado a la divisa estadounidense”, explica Marcus. Luego de la fuerte caída que experimentó el petróleo, tras desatarse la crisis financiera subprime en los Estados Unidos, el crudo exhibió una importante recuperación en los meses posteriores, en simultáneo al debilitamiento de la verde moneda.

 

Los Estados Unidos son el principal consumidor, con una participación del orden del 21,5 por ciento, mientras que el bloque de Europa & Euroasia representa el 22,3.
 

 

Además del ciclo económico, los movimientos del crudo están, también, asociados a cambios en la oferta por parte de los países productores, a conflictos bélicos y a la fortaleza/debilidad del dólar. Pero, también, existen otros factores que inciden en la formación del precio, como los metereológicos –la temporada de huracanes suele afectar a las refinerías ubicadas en el Golfo de México– o geopolíticos, como aquellos que ponen en riesgo la estabilidad en zonas estratégicas (Oriente medio, África). La especulación financiera tampoco es un tema menor. 

En los últimos años, la volatilidad de muchas commodities –incluyendo el petróleo– se disparó, en buena medida, por la avidez de muchos inversores institucionales e individuales por tomar posiciones apalancadas a través de derivados financieros y jugar, así, a acertar la tendencia de precios. Por otro lado, los analistas y operadores siguen muy de cerca el desarrollo de energías alternativas limpias y renovables, si bien ninguna de ellas pudo desplazar, por el momento, al petróleo como la mayor fuente.

También, el desarrollo de nuevas tecnologías de producción, como el shale oil, que, en poco tiempo, podría convertir a los Estados Unidos de importador neto a importante exportador. “Las inversiones en materias primas ganaron gran espacio dentro de las carteras de inversión en los últimos años. Y el petróleo, en particular, es uno de los que mayor interés concentra a la hora de pensar en inversiones financieras”, resalta Corujo.

Dadme una palanca y...
A través de los contratos del Rofex, los inversores pueden tomar en forma directa una posición en el precio del crudo, tanto al alza –mediante la compra de futuros– como a la baja (venta de futuros). Como la garantía a integrar es de sólo US$ 50 por contrato de 10 barriles, puede ser fuertemente apalancada. Así, alguien que considera un escenario alcista para el precio del crudo y dispone de un capital de US$ 10.000 puede comprar futuros de petróleo en el Rofex.

Considerando el mencionado margen de US$ 50, estaría en condiciones de adquirir 200 contratos por un equivalente de 2000 barriles. Si el WTI, efectivamente, aumentase en 30 días, de US$ 90 a 92 por barril, el inversor estará obteniendo, con los futuros, una ganancia mucha mayor que en el mercado spot. “Ante una suba así, la rentabilidad de la operación resulta del 40 por ciento, gracias al apalancamiento del futuro que es de, aproximadamente, 18 veces”, explica Juan José Battaglia, jefe de Research de Rofex.

Una posición equivalente en el mercado de contado hubiera deparado un retorno de tan solo el 2,2 por ciento. “Antes de tomar una posición apalancada, un inversor debe saber a qué está expuesto. Porque no es lo mismo operar US$ 100 en el mercado contado que en un contrato a futuros”, resalta Corujo. “La exposición ante una suba o una baja es mucho mayor. Los futuros son una espada de doble filo, ya que, al igual que se incrementa el potencial de ganancias, también aumenta el de pérdidas si no se operan adecuadamente”, señala. Por eso, quien invierte en estos contratos tiene, en promedio, un nivel de tolerancia al riesgo y un nivel de conocimiento mayor al inversor común y corriente.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos