18 de Septiembre 2017

La empresa que proyecta facturar US$ 1.000 millones vendiendo los muñecos de moda

En cinco años aumentó su facturación un 2000% y aspira a disputarle el liderazgo a Lego y Hasbro en el mercado de los jueguetes bajo licencia. 

La empresa que proyecta facturar US$ 1.000 millones vendiendo los muñecos de moda

Chewbacca, Capitán América, Batman y Jon Snow. No hay franquicia pop de la que Funko no tenga los derechos para desarrollar sus característicos muñecos y ese fue uno de los pilares para el crecimiento de esta compañía. Nació en 1998 en Snohomish, Washington, como una empresa dedicada a desarrollar bobbleheads, los famosos muñecos cabezones. Sin embargo, fue bajo la administración de su actual CEO, Brian Mariotti, que logró un crecimiento exponencial en el mercado. Historia, claves y futuro de la compañía que busca disputarle el liderazgo a Lego y Hasbro y aspira facturar US$ 1000 millones para 2022.

El comienzo del nuevo milenio encontró a Mariotti trabajando en Universal Studios junto a su esposa. Unos años antes había decidido vender su gran colección de dispensers de caramelos austríacos Pez –customizados siempre con el rostro de alguna figura de la cultura pop– para comprar una casa donde vivir con su familia. Durante una caminata pasó por una tienda y quedó maravillado con los bobbleheads de Los Picapiedras que estaban en la vidriera. No solo compró ocho de ellos sino que se puso en contacto con el dueño del negocio para conocerlo. Así, Mariotti se encontró con Mike Becker, fundador de Funko, que en 2005 le vendió su empresa, según el relato del propio ejecutivo a Seattle Met.

Con una inversión de US$ 35.000, Becker desarrollaba muñecos y alcancías de personajes retro de la televisión, aunque su primer producto fue la mascota de una cadena de hamburguesas llamada Big Boy. Cuando Mariotti adquirió Funko, la empresa facturaba US$ 800.000 y el 90 por ciento de sus productos eran comprados por hombres; 12 años después, el 52 por ciento de sus ventas son a mujeres y estima que en 2016 tuvo ingresos por US$ 425 millones. La clave: los Pop!

Brian Mariotti, CEO de Funko, en su oficina en Everett, Washington. Fuente: Funko.com

La línea de productos que volvió a la compañía estadounidense una verdadera sensación entre los coleccionistas de la cultura pop debutó en el mercado en 2010 luego de presentar cuatro muñecos de DC Comics en la Comic-Con. Tomando como base la idea original de los bobbleheads, decidieron darle una vuelta de tuerca brindándoles a los muñecos una apariencia más aniñada, con menos detalles y más cercana al estilo japonés. De esta manera, Funko creó “la ciencia de la ternura”, como lo definió Sean Wilkinson, uno de los fundadores de la empresa, en declaraciones a Mental Floss. A diferencia de otros players del mercado, la compañía dirigida por Mariotti se lanzó a la caza de la mayor cantidad de licencias de superhéroes, franquicias de películas y personajes pop para abarcar todos los perfiles de fanáticos. Actualmente, Funko tiene 175 contratos -entre ellos están Game of Thrones, Star Wars, Marvel, DC Comics y The Walking Dead- que le dan acceso a más de 10.000 diferentes personajes.

Desde aquel año las ventas crecieron exponencialmente, pasando de US$ 10 millones en 2010 a US$ 40 millones cuatro años más tarde. Ante cada nuevo estreno cinematográfico o televisivo, el fandom de cada franquicia espera con ansias el lanzamiento de la línea Pop! correspondiente con sus personajes favoritos transformados en aquellos tiernos muñecos de ojos grandes. El año pasado este producto representó un 75 por ciento de los ingresos de la compañía. Funko tomó tal relevancia que el fondo de prívate equity ACON Investments decidió comprar el 60 por ciento de la empresa que, según le dijo su actual CEO a Seattle Times, no descarta hacer una oferta pública inicial (IPO) y salir a la Bolsa en 2017.

La nueva sede central de Funko durante su gran apertura en agosto. Fuente: Funko Pop News.

“Necesitábamos saber si había gente tan loca como nosotros y que coleccionara estos muñecos”, cuenta Octavio Pollono a Apertura.com. Junto a Luciano López administran un grupo de Facebook de fanáticos de estos productos y el 5 de noviembre llevarán a cabo la primera convención exclusiva de figuras Pop! del país. “La idea empezó en marzo. Íbamos a hacer algo chico, pero se nos fue de las manos: ahora hay casi 700 personas que ya adquirieron su entrada”, cuentan los organizadores de la AdictosCon! cuya entrada tiene un valor de $190 y se desarrollará en el Centro Alemán de Equitación en la Ciudad de Buenos Aires. Mientras que en Estados Unidos estos juguetes tienen un valor de aproximadamente US$ 9, en nuestro país se consiguen por $500 y los más cotizados pueden valer más de $600.

Además de los populares muñecos, Funko diversificó su negocio y también comercializa muñecos de felpa, prendas de vestir y accesorios con los rostros de los personajes más famosos de la televisión y el cine. En agosto de este año inauguró sus nuevos headquarters en Everett, Washington, de más de 8000 metros cuadrados, donde trabajan sus 300 empleados. Según la compañía, en 2016 vendieron más de 60 millones de figuras a coleccionistas alrededor del mundo y en lo que va de este año ya compraron dos empresas: la compañía de accesorios Loungefly y la productora de juguetes inglesa Underground Toys Limited. “Queremos que la gente piense que si es algo de la cultura pop, entonces seguramente Funko lo tenga”, resume Mariotti en una entrevista con el sitio Entrepreneur. El auge de las películas de superhéroes, el regreso de la saga Star Wars y el ejército de fanáticos que generan series como Game of Thrones y The Walking Dead son los principales artífices del crecimiento de estos simpáticos muñecos.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos