05 de Junio 2018

Howard Schultz deja Starbucks después de 40 años y apunta a la política

En diciembre había anunciado que dejaba la gestión diaria. El 26 de junio renunciará a la presidencia de la compañía.

Howard Schultz deja Starbucks después de 40 años y apunta a la política

Fueron cuatro décadas de trabajo en los que Howard Schultz convirtió a Starbucks en una de las marcas más poderosas del mundo. En un comunicado, el presidente de la cadena de cafeterías presente en Argentina desde 2008 y que recientemente anunció una inversión local de US$ 200 millones,  explicó a los empleados de la compañía que había decidido dejar de dirigir la compañía para dedicarse “a la filantropía y al servicio público”, lo se ha interpretado que podría significar una incursión en política.

La decisión hizo que las acciones de Starbucks cayeran más de un 2% al cierre del mercado. El anuncio llega luego de la polémica por el arresto de dos hombres negros en una de sus tiendas por permanecer en el local sin consumir, hecho que motivó que Starbucks cerrara todas sus tiendas en Estados Unidos por un día para realizar una jornada de capacitación para sus empleados. Según consigna El País, Myron Ullman, que dirigió los grandes almacenes JCPenny, será el nuevo presidente del consejo de administración y Mellody Hobson, presidenta ejecutiva del fondo Ariel Investments, asumirá la vicepresidencia cuando se complete el relevo a final de mes.

Globalizar el café

Howard Schultz comenzó su carrera profesional en el departamento de ventas de Xerox hasta que se incorporó a Hammarplast, una empresa dedicada a los componentes plásticos. La cantidad de cafeteras de goteo que vendía a una empresa de Seattle, llamada Starbucks, lo sorprendió y decidió hacerles una visita. Era el negocio que, en 1971, fundaron Jerry Baldwin, Zev Siegel y Gordon Bowker, dedicado a la venta de granos de café tostados y máquinas para moler. Convenció a los socios para incorporarse a Starbucks como director de Marketing.

En 1983, fue enviado a una feria internacional del hogar en Milán, Italia. Allí, se enamoró de la cultura cafetera de ese país. A su regreso, propuso a los socios de Starbucks vender espressos y capuccinos italianos en las tiendas. Aunque la respuesta fue negativa, le permitieron hacer pruebas en el rincón de uno de los locales. “Mi conclusión fue que no sólo serviríamos cafés, sino que debíamos crear un ambiente en el que la intimidad de la relación con el espacio y la experiencia del café pudiera cobrar vida”, afirma en su autobiografía. El primer día sirvió a más de 400 clientes, muy por encima de las mejores medias de Starbucks, que estaban en 250. Y, pocos meses después, recibía a 800 clientes diarios. Finalmente, Baldwin le comunicó su desaprobación con el devenir de la empresa.

Schultz abandonó Starbucks, convencido del modelo de negocio que quería desarrollar. Fundó Il Giornale en 1985. Starbucks fue su principal inversor, con US$ 150.000. El primer Il Giornale abrió sus puertas en abril de 1986 y a mediados de 1987, cuando era dueño de tres tiendas, las ventas superaban US$ 1,5 millón. Hasta que, en marzo de 1987, tuvo que salir al rescate. Baldwin y Bowker decidieron vender toda la actividad de Starbucks: los almacenes, la planta de tostado y la marca. Schultz se dio cuenta, de inmediato, de que tenía que comprarlo y, después de duras negociaciones por la confluencia de otros interesados, finalmente, en agosto de ese mismo año, se firmó el acuerdo, por US$ 3,8 millones. La fusión de las dos compañías pasó a llamarse Starbucks Corporation y Schultz se convirtió en presidente y CEO hasta 2018, año en el que decidió abandonaresa posición en busca de nuevos desafíos.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos