04 de Enero 2018

Hollywood y su peor año desde 1992: las cifras que preocupan a la industria

Según BoxOfficeMojo, en 2017 solo se vendieron 1.239 millones de entradas.

Hollywood y su peor año desde 1992: las cifras que preocupan a la industria

La meca del cine pareciera estar perdiendo su atractivo porque, aunque todavía se erige como uno de los mayores productores de largometrajes, la industria estadounidense no atraviesa su mejor momento. Según los números finales de BoxOfficeMojo, 2017 fue el peor año en cuanto a venta de tickets en los Estados Unidos en los últimos 25 años. Si bien estuvo marcado por los estrenos de grandes tanques del universo de superhéroes como Wonder Woman –recaudó más de US$ 400 millones– o remakes nostálgicas como La bella y la bestia –con una recaudación superior a los US$ 500 millones-, solo se vendieron 1239 millones de entradas, un 5,7 por ciento menos que en 2016.

Durante los últimos tres años, la taquilla estadounidense estuvo dominada por el universo creado por George Lucas. El 2015 marcó el regreso de los protagonistas originales de la franquicia a la pantalla grande con Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza que consiguió recaudar más de US$ 930 millones en los Estados Unidos. Aquel año se vendieron 1320 millones de entradas, superando ampliamente las 1268 millones de 2014, que tuvo a El francotirador, protagonizada por Bradley Cooper, como la película más taquillera. Parecía que Hollywood volvía al ruedo, sin embargo, en 2016 los números cayeron. Ni siquiera el estreno de Rogue One, spinoff de Star Wars, logró seguir con la onda expansiva y el año cerró con 1315 millones de tickets vendidos.

La industria atravesó alzas y caídas en los últimos 25 años, pero nunca mostró cifras tan bajas, especialmente durante la última época en la que los superhéroes marcaron la agenda. Desde que comenzó el nuevo milenio, Estados Unidos nunca había registrado ventas de entradas más bajas de 1200 millones: fue en 1992 la última vez que la taquilla se había mostrado tan esquelética. Aunque ese año contó con el estreno de Aladdin, un clásico de Disney, el mercado solo logró vender 1173 millones de tickets. La película que tuvo en su elenco a Robin Williams embolsó US$ 217 millones en Estados Unidos y más de US$ US$ 504 millones a nivel mundial.

Teniendo en cuenta solo la última década, 2014 y 2011 aparecen dentro del podio negativo junto con el año que terminó. A pesar de tener entre sus filas a la última película de la saga Harry Potter, la secuela de Cars y una nueva entrega de la franquicia Transformers, 2011 solo vendió 1283 millones, un 3,4 por ciento más que en 2017. Del otro lado, 2002 se presenta como el mejor año del último cuarto de siglo. El largometraje de Spider-Man con Tobey Maguire interpretando el superhéroe, El Señor de los Anillos: Las dos torred y la segunda película de la trilogía de precuelas de Star Wars fueron las causas principales por las que se vendieron más de 1575 millones de entradas.

Para 2018, Hollywood pondrá toda la carne al asador para tratar de revertir este pobre presente. El universo warsie tendrá una nueva entrega con Solo: A Star Wars Story, spinoff que contará la historia del personaje interpretado originalmente por Harrison Ford, mientras que los fanáticos del joven mago tendrán su oportunidad con el estreno de la secuela de Animales Fantásticos. En tanto, el mundo de los superhéroes tendrá varios tanques en pantalla como Avengers: Infinity WarDeadpool 2 y Pantera Negra. Solo queda esperar si el público responde.

 


¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos