16 de Mayo 2018

Heitor Martins, de McKinsey: "Para que haya inversiones tiene que haber reglas claras"

El senior partner de la consultora analizó dónde está parada la Argentina en el proceso de transformación digital regional. Cómo beneficiarse del modelo asiático.

Heitor Martins, de McKinsey:

El talento es uno de los principales assets con los que cuenta la Argentina para llevar a cabo la transformación digital. Así lo cree Heitor Martins, senior partner de McKinsey, en diálogo con Apertura.com, previo a su participación en el Digital Day, la jornada de networking organizada por la firma que se llevará a cabo el 31 de mayo en Buenos Aires y contará con la presencia de Francisco Cabrera, ministro de Producción de la Nación. “La Argentina es uno de los países más desarrollados en la región y tiene una tradición de educación muy fuerte”, afirma el líder de la Práctica Digital de la consultora en América latina.

Además de defender el impacto positivo que tendrá la migración digital en la experiencia del cliente dentro de las empresas financieras y de private equity, sus áreas de especialización, Martins también resalta el beneficio económico consecuencia de la transformación. “Por ejemplo, el proceso de simplificación de los medios de pago mejora mucho la dinámica de los pequeños comercios y les permite vender de forma más sencilla, entonces puede traer otros servicios a los puntos de venta”, señala. El ejecutivo se unió a la oficina de San Pablo de McKinsey en 1993 y entre 2000 y 2004 se desempeñó como managing partner de la firma en Buenos Aires.

Las consecuencias de la falta de desarrollo del sistema financiero en el país, el rol del Estado en la transformación digital del sector y qué puede copiar la Argentina del modelo asiático.

¿Cómo ve a la Argentina en este proceso de transformación?

El país tiene un escenario bastante dinámico de innovación, esto siempre fue así y sigue siéndolo. Dicho esto, sin embargo, el sector financiero argentino está menos desarrollado que en otros países. En los últimos 15 años el tamaño del sector quedó más chico que el de otros países con respecto al tamaño total de la economía, entonces mucho de lo que uno ve en Brasil o Chile todavía está en curso en la Argentina. Esto abre espacios y crea oportunidades para las fintech.

¿El desarrollo de las fintech apuró a los bancos?

Yo creo que sí, pero no solo por las fintech locales porque los bancos están viendo lo que está pasando en todo el mundo, entonces tienen ganas de evolucionar en un entorno que luce favorable. La digitalización tiene un beneficio muy grande, no solo es beneficiosa para el cliente sino también para la institución porque permite reducir costos, simplificar operaciones y esto es significativo para el negocio.

¿Es grande la brecha entre la Argentina y los demás países de la región en este objetivo de transformarse?

En el sector financiero varía un poco, pero la brecha no es muy grande. Hay países, como Brasil, en los que la brecha es estrecha, ya que pasó por un proceso de digitalización significativo. Creo que la brecha es más grande cuando uno va a otros sectores de la economía como, por ejemplo, el comercio digital. Si lo comparamos con Estados Unidos, la brecha es mayor porque la infraestructura física de distribución y entrega en estos países está más desarrollada. Nuestros países tienen dificultad para resolver los elementos que requieren de la infraestructura física.

¿Cómo queda parado el sector del private equity en este proceso?

En lo que es digitalización les va muy bien, tienen muchas oportunidades de invertir en las fintech y en negocios digitales que pasan a crear nuevas posibilidades. Los grandes inversores que muchas veces están detrás de las fintech son un segmento del private equity bastante beneficiado por estos procesos de digitalización.

¿Esto puede involucrar mayores montos de financiamiento?

Si, especialmente en venture capital.

¿Qué puede imitar la Argentina de otros modelos exitosos?

Hay cosas muy interesantes que están pasando en Asia que deberían servir de inspiración para nosotros, la posibilidad de reinventar algunas industrias y servicios utilizando las nuevas tecnologías. Hacer una ola y partir hacia modelos más innovadores a partir de las condiciones de hoy. Esto le podría permitir a América latina hacer un catch up, quemar etapas y reducir la brecha con las industrias más desarrolladas.

¿Qué rol tiene que asumir el Estado en este proceso?

Los gobiernos tienen un papel importante en lo que es la reglamentación de la competencia y crear oportunidades para que las empresas digitales compitan con los players tradicionales y puedan innovar. También en lo que tiene que ver con crear un ambiente en el que existan reglas claras para que haya inversiones de private equity y venture capital. Por último, promover mejoras a la infraestructura como, por ejemplo, la mejoría de la infraestructura de telecomunicaciones o logística, las cuales son esenciales para que las personas puedan vivir la experiencia digital plena. Si uno imagina que vamos hacia smart cities y vehículos autónomos, entonces es importante que la infraestructura evolucione.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos