02 de Marzo 2018

Fabrican placas para la construcción con desechos y facturan $ 600.000 al año

Dos primos se lanzaron a fabricar placas de Tetra Pak y polietileno en Esquel y sus colaboradores provienen exclusivamente de una comunidad mapuche-tehuelche.

FBMD01000a9c0d00003b2c0000c5660000136d00006b720000cdc10000023501003c3b010039430100f54a0100bd080200

José María y Evaristo Nahuelquir son dos hermanos que viven en la comunidad mapuche-tehuelche de Nahuelpan, en las afueras de la ciudad de Esquel. José María, de 20 años, dejó la secundaria cuando estaba en tercer año y ayudaba a su madre en las tareas de la casa. Evaristo, de 23, trabajaba en la construcción pero había quedado desempleado. En 2016, ambos se convirtieron en los primeros empleados de Reciclados Esquel, la empresa que fabrica placas de aglomerado a partir de residuos y tiene como objetivo social, brindar trabajo formal a los jóvenes de esa comunidad.

Pablo Torrecilla y Gustavo Díaz Utreras son los dos fundadores. Arrancaron en 2015 cuando se mudaron de Comodoro Rivadavia a Esquel y vieron la fuerte conciencia ambiental de sus habitantes. Torrecilla, maestro mayor de obras de profesión, venía de trabajar en arquitectura sustentable, donde conoció estas placas fabricadas a partir de envases Tatra Pak y polietileno. “La ciudad tiene una planta de separación de residuos muy desarrollada y los ciudadanos mucha conciencia del cuidado del medioambiente. Muchos separan los residuos en sus casas. Pero a esos residuos no se les daba valor agregado. Lo que nos pareció más viable fueron estas placas de aglomerado, también porque acá se hace mucha construcción en seco”, explica Torrecilla.

Pablo Torrecilla, uno de los fundadores.

Además de socios, Torrecilla y Díaz Utreras son primos. Íntimos desde la infancia, el primer paso para lanzar la compañía fue poner la idea por escrito. Con ese plan de acción se acercaron al Banco Nación, que aportó $ 60.000 de capital semilla. Ese dinero alcanzó para armar el taller, que ubicaron en un espacio dentro de la planta de separación de residuos, gracias a un acuerdo con la municipalidad local que les cedió un lugar. Para completarlo, el dúo salió a buscar financiamiento a puro pulmón: “Después del capital semilla, vendí un terreno que tenía en Comodoro Rivadavia para comprar la prensa. Gustavo vendió su auto y con eso compramos el molino. Y, por último, vendí mi camioneta y terminamos de pagar un montón de cuentas”, recuerda Torrecilla. En cuanto al desarrollo del producto, el camino fue más sinuoso de lo esperado (todo a “prueba y error”, según los emprendedores) y, tras nueve meses de ensayos, consiguieron las primeras placas.

La materia prima la obtienen a partir de dos tipos de residuos. Uno, los envases Tetra Pak que recuperan de la misma planta de separación e, incluso, de otras ciudades cercanas. Los municipios son los encargados de su recolección y, a cambio del desecho, Reciclados Esquel entrega placas a modo de pago. El segundo es el polietileno tipo film. “Es el strech con el que se envuelven los pallets, que en la planta no se separaba porque no tiene valor comercial. Iba a parar al relleno sanitario”, ilustra Torrecilla y asegura que, para recolectarlo, hicieron acuerdos con los grandes generadores de este residuo, como empresas de transporte o supermercados, para instalar bolsones en sus depósitos y pasar a buscarlo por allí.

Una vez recolectado, el residuo pasa por el proceso de molienda. Queda triturado en partículas de entre 12 y 15 milímetros para ir luego hacia una prensa hidráulica de platos calientes que las comprime y funde el polietileno para unir todo en una masa. El resultado son estas placas planas que se venden en cuatro espesores distintos (tres, seis, nueve y 12 milímetros). “Las máquinas que tenemos vienen todas de otras industrias. No hay maquinaria destinada específicamente a lo que hacemos nosotros, así que las adaptamos todas. Algunas con mucho ingenio”, admitió el fundador durante su presentación.

El grupo tiene una producción de 100 placas por mes y su facturación anual está en $ 600.000. La venta se hace de forma directa, principalmente para la industria de la construcción. Los usos son diversos. Torrecilla ejemplifica con clientes que los eligen para hacer divisiones en interiores, cielorrasos, entrepisos, galpones o depósitos. También lo ofrecen para trabajos de carpintería, ya que se puede pintar igual que la madera pero la ventaja sobre esta está en que pueden estar en exteriores sin que se deteriore, encorve o pudra. Además, son aislantes térmicos, acústicos y de baja propagación de llama. Con poco mantenimiento, sus creadores aseguran que tiene una vida útil de 120 años. Torrecilla recuerda, como uno de los casos más llamativos, el de un eco-hostel de la zona que eligió su producto para construir su estructura íntegramente con estas placas.

Sociales y verdes desde el inicio

La empresa nació con conciencia ambiental ya por la naturaleza de su producto. En su corto tiempo de producción (un año y dos meses al momento del concurso), ya llevan recicladas 16 toneladas de polietileno y 24 de Tetra Pak. Sin embargo, el impacto social llegó casi sin buscarlo. “Fue un poco de casualidad. Hasta el momento lo veíamos con las campañas de separado en origen que hacíamos. Pero cuando empezamos a buscar gente para trabajar, nos presentaron a José María”, recuerda el fundador. Por su cercanía a la comunidad Nahuelpan, los dos hermanos se convirtieron en candidatos ideales. Enseguida conocieron sus problemáticas y decidieron involucrarse con la realidad de la zona y sus familias.

“Vimos que a través de lo que estábamos haciendo podíamos aportar para mejorar su calidad de vida. Hoy son dos los que trabajan con nosotros, pero nuestra idea es escalar la producción para poder absorber cada vez más gente”, rememora Torrecilla.

El dúo, que está en proceso para obtener su certificación B, asegura que, antes de llegar a la organización, sus objetivos socioambientales iban más lejos de lo que podían abarcar, y fueron los propios miembros de la red de empresas B los que los orientaron: “Al principio queríamos hacer muchas cosas. Dar muchos puestos de trabajo, hacer mejoras habitacionales e ir a full con la comunidad. Sistema B nos hizo poner los pies en la tierra y ahora apuntamos a afianzarnos como empresa para luego escalar los objetivos”.

Como norte, la empresa espera aumentar su producción para abrir más vacantes en puestos operarios. Están en proceso de búsqueda de capital para poder acceder a dos máquinas nuevas que llevarían su producción mensual a 500 placas y, con eso, incorporar a cinco personas más y expandir el mercado a más ciudades de la Patagonia. “Una vez que lo consigamos, queremos enfocarnos en las mejoras de las viviendas de la comunidad. Queremos empezar a ir paso a paso”, dicen los primos.

En políticas de recursos humanos, Torrecilla y Díaz Utreras apuestan a llegar a la mayor cantidad posible de jóvenes entre 18 y 30 años de la comunidad: “Nuestro objetivo es mejorar su calidad de vida a través del empleo formalizado”. Cuando los hermanos Nahuelquir llegaron a Reciclados Esquel, sus empleadores repararon en la necesidad de trabajo formal que tenían. Nahuelpan está compuesta por 25 familias que comparten la misma realidad, a las que quieren ofrecerles soluciones de largo plazo.

Por el momento, el foco está en conseguir la inversión para crecer en tamaño. Igualmente, están en proceso de desarrollo de nuevos proyectos dentro de la empresa. Con la visión de ofrecer productos terminados al público, su próximo lanzamiento será una línea de muebles para huertas de hogar. “Están pensadas para los que viven en ciudades grandes. Queremos vender objetos que alguna vez fueron basura y hoy son contenedores de vida”, reflexiona Torrecilla y explica que se podrán enviar por correo, con piezas fáciles de ensamblar e incluirán también las semillas.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 288 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Alejandro Fernandez

50000 pesos mensuales? que pueden pagar?

Reportar Responder

Notas de tu interés

Recomendado para vos