17 de Octubre 2018

Ex esposa de fundador de Google avanza con su propio unicornio ‘biotech’

Anne Wojcicki se divorció de Sergey Brin en 2015 pero su ‘start-up’ sigue vinculada a Alphabet. La semana pasada, hizo un evento público en Nueva York

Ex esposa de fundador de Google avanza con su propio unicornio ‘biotech’

Un nuevo unicornio -como se cataloga a las empresas que valen más de u$s 1000 millones- asoma en Silicon Valley y fue fundado por Anne Wojcicki, bióloga graduada en la universidad de Yale y exesposa de Sergey Brin, uno de los fundadores de Google. El proyecto es 23andMe. Se llama así en honor a los 23 pares de cromosomas que conforman el ADN del ser humano y se dedica a fabricar kits para hacer tests genéticos domiciliarios. Algo que, hasta hace algún tiempo, sólo podía realizarse en un laboratorio profesional.

La semana pasada, la compañía organizó un evento abierto en Nueva York: una feria para que el público pudiera probar, gratuitamente, sus servicios. A partir de una muestra de saliva que se toma en el domicilio y se envía en un frasco pre-cintado por correo, la firma propone, por sólo u$s 99, evaluar el perfil de ADN, en busca de algún riesgo aumentado para ciertas enfermedades oncológicas o autoinmunes. Por u$s 199, ofrece el servicio de “rastreo genealógico” y de parentesco genético.

Wojcicki se propone dilucidar rastros genealógicos. Desde si alguien desciende de personajes históricos, a encontrar primos lejanos que viven en otros continentes. También, saber si, en base a esa coincidencia genética, existe compatibilidad para donaciones de órganos.

La empresa motivó controversias desde su creación como start-up, en 2006. Los laboratorios farmacéuticos se opusieron y, en 2013, la Food & Drugs Administration (el organismo regulador de medicamentos y alimentos en los Estados unidos) prohibió la venta de sus kits. Adujo que se comercializaban sin su aprobación.

Dos años más tarde, a 23andMe, recibió el permiso para ofrecer kits de detección para ciertas enfermedades, incluyendo Parkinson y Alzheimer. Por entonces, recibió una inversión de más de u$s 115 millones.

Google fue uno de sus primeros inversores , en 2007. Hoy, la firma sigue ligada Alphabet, empresa madre del buscador. No ocurrió lo mismo con la relación de Wojcicki y Brin, quienes se casaron en 2007 y se divorciaron en 2015. Hoy, 23andMe presta servicios globales, tiene 420 empleados y es uno de los más promisorios unicornios de Silicon Valley. Según la compañía, más de 5 millones de personas contrataron sus servicios de análisis de ADN, lo que la ayudó a conformar uno de los bancos de datos genéticos privados más grandes del mundo.

Con cada pedido de test, la firma recolecta datos como género, edad, hábitos de alimentación y sueño, que, luego, cruza para predecir qué enfermedades podría desarrollar o heredar a sus hijos, o su predisposición para la intolerancia al gluten o la lactosa.

La información que ofrece, y actualiza a medida que se acrecienta el banco de datos y se realizan nuevos estudios, “resulta muy útil para decidir la medicación oncológica según el perfil genético, en lugar de ir probando con distintos medicamentos”, explica Federico Prada, doctor en Biología y docente de las carreras Biotecnología y Bioinformática en la UADE. “Por más que los reportes se presentan de manera amigable para el público, es fundamental que sean analizados por un médico especialista”, advierte.

La firma además, tiene acuerdos de acceso a su banco de datos por parte de grandes laboratorios y desarrolla investigaciones genéticas y biofarmacéuticas propias.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos