07 de Agosto 2018

El presidente de Cabify, contra Uber: "La competencia desleal afecta nuestras operaciones”

Ricardo Weder visitó el país y apuntó contra "la competencia desleal que afecta la oportunidad de redoblar la inversión". Desafíos y perspectivas de crecimiento para una plataforma que sueña con rediseñar los servicios de transporte. 

El presidente de Cabify, contra Uber:

Pese a cumplir con las regulaciones necesarias para operar de manera legal en el país, Cabify no ha logrado hasta el momento despegarse del conflicto entre taxistas y Uber. Es que, a grandes rasgos, las propuestas de estas dos plataformas de servicios de transporte son similares y su desembarco en el país se dio con solo cinco meses de diferencia.

Creada en España en 2011, Cabify se ha convertido en una de las principales compañías de redes de transporte de Iberoamérica. Desde entonces se expandió a 10 países –hoy presta servicios en la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana, España y Portugal– y con más de 100.000 conductores alrededor del mundo (4500 de ellos en la Argentina) logró captar a más de 13 millones de clientes. Y tras reportar un crecimiento de más del 500% en 2017, continúa analizando mercados para fortalecerse en la región.

A estos temas y al futuro de la compañía se refirió Ricardo Weder, presidente global de Cabify, en su visita a la Argentina.

En septiembre se cumplen dos años desde que Cabify desembarcó en la Argentina ¿Qué balance hacen de estos primeros meses en el país?

Ha sido muy positivo. El balance es bueno y el crecimiento también. Es un país que empezó a tomar relevancia a nivel mundial y que tiene mucho potencial, a pesar de la incertidumbre económica que pueda haber que en el corto plazo. A mediano y largo plazo es una economía que va a crecer.

En una entrevista con APERTURA Guillermo Minieri, country manager de Cabify en el país, dijo que para la compañía la Argentina fue el país más difícil para lanzarse. 

Fue un mercado complicado en el sentido de entender cuál era la situación regulatoria adecuada para poder operar de forma legal. En todos los países en los que Cabify se ha establecido lo ha hecho legalmente. Con lo cual, cuando ingresamos en la Argentina tuvimos que analizar profundamente la cuestión. Pagamos los impuestos correspondientes, somos responsables como emprendedores, pero nos encontramos ante una competencia que no es igual para todos los participantes. 

¿Y por qué cree que quedaron en medio del conflicto entre los taxistas y Uber?

Creo que se trata de una falta de conocimiento respecto a nuestra operatoria. Cabify es legal en el país y Uber no (NdR: este martes Mendoza se convirtió en la primera provincia en legalizarlo). Independientemente de eso, nosotros condenamos fuertemente cualquier acto de violencia. La violencia no tiene excusa. Aunque creemos que se trata de un grupo extremista que no representa a la mayoría de los taxistas. Aclarado esto, no es ningún secreto que no existe un piso parejo de competencia. Y eso nos afecta en no poder conseguir la cuota de clientes que nos gustaría, pero también en costos adicionales que tenemos que absorber para poder mantener un precio competitivo. Hay una competencia desleal que lleva cerca de 2 años afectando nuestras operaciones en general y la oportunidad de redoblar nuestras inversiones en el país. 

¿En qué lugar ha quedado posicionado Cabify en términos de precios respecto a las tarifas de taxis y de Uber?

Tenemos un precio bastante competitivo en el mercado. No me gusta compararlo con otros servicios porque hay variables que afectan, como los sistemas de cobro o las tarifas dinámicas, que son diferentes. Pero sí puedo decirte que no podríamos haber crecido como lo hicimos sin un precio competitivo. 

Ricardo Weder, presidente global de Cabify.

Hoy Cabify presta servicios en Buenos Aires y Rosario, y anunció que comenzará a hacerlo en Mendoza. ¿Están analizando incorporar alguna plaza más? 

Estamos analizando qué ciudades lanzar en la Argentina. Creemos que hay muchas oportunidades de llevar nuestros servicios, estamos invirtiendo fuertemente en el país y nos gustaría invertir más. Pero el hecho de que haya una competencia desleal nos frena un poco. Dicho esto, estamos mirando alrededor de 5 o 6 ciudades en el país, pero preferiría no adelantarlas porque después se generan falsas expectativas. 

La compañía proyectaba facturar US$ 32 millones en la Argentina en 2017. ¿Se cumplió esa meta? ¿Cuáles son las proyecciones para este año?

Hemos tenido un crecimiento constante de alrededor de un 15 o 20 por ciento mensual. Esos son los datos que puedo compartir. Y para 2018 queremos mantener esa tasa de crecimiento, creemos que es posible. 

¿A pesar de que ha empeorado la situación económica desde abril?

Hubo un impacto, aunque no ha sido tan fuerte. La propuesta de valor que tenemos, en términos de calidad, servicio y seguridad, es lo suficientemente fuerte y está aguantando el golpe económico. Lo importante es ver que a mediano y largo plazo creemos que la economía argentina va a crecer y que el potencial del negocio va a aumentar. Eso nos lleva a pensar en seguir invirtiendo en el país. Es más, creemos que la Argentina puede estar entre los 5 principales países a nivel mundial en cuanto a lo que es el negocio de Cabify.

Cabify reportó un crecimiento global del 500% en 2017. ¿Qué expectativas tienen para 2018?

Fue del 528%. Y esperamos para este año una tasa de crecimiento similar. Creemos que podemos mantener ese rango. 

¿Eso incluye expandirse a más países?

Queremos seguir desarrollándonos en América latina, una región enorme y con un potencial de ciudades que podemos abarcar y consolidarnos. Por lo cual, en el mediano plazo nos concentraremos en poder reafirmar nuestro liderazgo en todos los países donde estamos.

¿Por qué la expansión ha sido mayor en América latina?

Cabify se fundó en diciembre de 2011 en Madrid. Y a principios de 2012 comenzamos a operar en Ciudad de México, Santiago y Lima. Eso significa que desde el principio el origen de Cabify es latino. Es decir, no es una empresa que se consolidó en España y vino después a América latina. El ecosistema de movilidad que podemos tener en la mayoría de los países de Europa en términos de transporte público, de planeación urbana, de saturación de las vialidades, es muy diferente a las realidades que tenemos en la región. Aquí, las alternativas de movilidad son menores. También hay que ver que las urbes en la región son muy grandes, como Buenos Aires, Ciudad de México, Río de Janeiro, San Pablo, Lima o Bogotá.

¿Cómo imagina el futuro de Cabify y de los demás participantes del sector?

La visión de Cabify es hacer las ciudades más habitables a través del uso de la tecnología, empezando por la reducción del uso del vehículo particular. El verdadero competidor de Cabify no son los taxis ni Uber. Son los vehículos particulares. Un vehículo particular se utiliza tan solo el 4% del tiempo, el restante está parado. Y en promedio, en un auto van 1,2 personas mientras que la capacidad es de 4 a 5 pasajeros. Eso es importante porque la movilidad es una de las primeras variables en la calidad de vida de una ciudad. Y es aquí donde nosotros queremos colaborar. Sobre todo en ciudades que tienen complejidad en la movilidad, como es el caso de Buenos Aires. Hay ciertas zonas donde el transporte público no está llegando, y creo que la solución es crear alternativas al vehículo particular.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos