13 de Marzo 2018

El juego de la silla de Trump: los funcionarios que se fueron desde que asumió

La destitución de Rex Tillerson como secretario de Estado es una más de las varias renuncias y despidos en la administración Trump. Un repaso de los casos más resonantes.

El juego de la silla de Trump: los funcionarios que se fueron desde que asumió

Escándalos, filtraciones y enfrentamientos. Desde que Donald Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos en enero de 2017 ya son varios, entre ministros, secretarios y colaboradores, los que dejaron su cargo por diversos motivos. El último que se sumó a esta extensa lista es Rex Tillerson, que hasta hoy se desempeñó como Secretario de Estado. Según informa Bloomberg, el ex CEO de Exxon Mobil no estaba al tanto de su remoción y desconoce los motivos por los cuales abandona el puesto - lo reemplazará el director de la CIA, Mike Pompeo -. En poco más de un año, el magnate ya eyectó a más de una decena de funcionarios, Apertura.com elaboró un repaso de todos los que vieron la tarjeta roja.

A poco menos de un mes de haberse sentado en la silla del Salón Oval, Trump ya había despedido a Sally Yates, ex fiscal general. Designada en su cargo por Barack Obama en 2015, tuvo que dejar su cargo luego de oponerse al veto migratorio impulsado por el presidente. Sin embargo, febrero tampoco fue un mes tranquilo, ya que Michael Flynn, asesor de Seguridad Nacional del Gobierno, tuvo que presentar su renuncia al descubrirse que había discutido con el embajador ruso en Washington sobre un eventual levantamiento de las sanciones.

El primer semestre no terminó en paz dado que James Comey, director del FBI, también fue relevado de su puesto. Si bien su salida vino por recomendación del fiscal general Jeff Sessions, Comey estaba en el ojo de la tormenta dado que era el encargado de llevar adelante la investigación de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales. La decisión levantó sospechas sobre el verdadero rol de la administración de Putin en la victoria de Trump en 2016.

Rex Tillerson, el ahora ex Secretario de Estado de la administración Trump.

Otro de los que tuvo que salir por la puerta de atrás fue Reince Priebus, usualmente criticado por los más leales al presidente porque no lo consideraban como suficientemente fuerte para el puesto. El ex Jefe de Gabinete le cedió su puesto a John Kelly en julio de 2018. Uno de los motivos de su salida fue su enfrentamiento con Anthony Scaramucci, director de comunicaciones, de quien Priebus no aprobaba su designación. Scaramucci incluso llegó a llamarlo “paranoico esquizofrénico”, sin embargo, el financista presentó su renuncia unos días después debido a sus críticas hacia varios funcionarios, especialmente el nuevo jefe de Gabinete, Kelly.

Uno de los casos más escandalosos es el de Tom Price, quien se desempeñó como Ministro de Salud de la administración Trump hasta septiembre del año pasado. El ex funcionario abandonó su puesto cuando se reveló que había gastado US$ 400.000 en viajes realizados en un jet privado con dinero del Estado. Esto enfureció al ex host de El Aprendiz que inmediatamente le solicitó su renuncia. La partida de Steven Bannon tampoco estuvo exenta de polémica. El jefe de Estrategia, que tuvo un rol fundamental durante la campaña presidencial, se alejó de la Casa Blanca en agosto del 2017. No obstante, el ex asesor fue una de las voces más críticas de Trump en el libro “Fuego y Furia”, que le dio más de un dolor de cabeza al magnate.

La pelea del presidente estadounidense con los medios de comunicación generó un clima revuelto en el área de Prensa. Primero fue Sean Spicer el que presentó su renuncia. Luego de ejercer como secretario de Prensa desde el comienzo del mandato de Trump, sus varios cruces con los medios y su rechazo a la designación de Scaramucci como director de comunicaciones lo catapultaron fuera de la Casa Blanca. Este último no duro mucho, aunque tampoco tuvo la misma suerte su reemplazante Hope Hicks, que renunció en febrero de este año, un día después de dar su testimonio ante el Comité de Inteligencia por el Rusia-gate.

Antes de Tillerson, el último que había dado el portazo había sido Gary Cohn. El banquero, que era uno de los principales asesores económicos presidenciales, decidió presentar su renuncia debido a su desacuerdo con los aranceles al acero y el aluminio propuestos por el Gobierno. A la lista de salidas se suman Angella Reid, jefa de mantenimiento de la Casa Blanca; Walter Shaub, director de la oficina de Ética Gubernamental; y Dina Powell, asesora presidencial para Oriente Medio; entre otros. El juego de la silla continúa y Trump solo lleva poco más de un año en el cargo.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos