31 de Octubre 2018

Efecto crisis: los argentinos hacen las compras en cuatro lugares distintos

El ‘omnishopper’ es una tendencia mundial, que promueve el abastecimiento del hogar en diferentes canales. En el país, se potenció por la situación económica. Mayoristas, supermercados, híper y ‘discounts’ son los más recurridos, según un informe de Kantar Worldpanel

Efecto crisis: los argentinos hacen las compras en cuatro lugares distintos

En tiempos de vacas flacas, las familias buscan distintas estrategias para que la crisis económica impacte lo menos posible en el bolsillo. Es uno de los motivos por los cuales el 42% de los hogares visita, en promedio, entre tres y cuatro tipos de canales a lo largo de un año para resolver sus compras de consumo masivo, según el análisis de consumo y shopper que realizó Kantar Worldpanel. Se suelen buscar las ofertas en mayoristas, hipermercados, supermercados y discounts.

Esta tendencia de hacer las compras por distintos canales se conoce como omnishopper. “Los hogares están, cada vez, más informados y evalúan un amplio abanico de opciones, con el objetivo de satisfacer sus necesidades. La coyuntura económica afecta los hábitos de compra y hace que los hogares se refugien en los canales que más confían, buscando la conveniencia de precios”, explica Luis Alfredo Rodríguez, gerente de Shopper y Analytics de Kantar Worldpanel.

Por otro lado, solo el 10% de los hogares argentinos resuelve sus compras de consumo masivo visitando la mayor cantidad de canales disponibles. Estas familias son aquellas que recurren a lugares especializados como: farmacias, perfumerías, tiendas de limpieza, dietéticas, tiendas de alimentos para mascotas, entre otros. En general, estos hogares son de alto poder adquisitivo y no tienen hijos.

“Este grupo se registra, sobre todo, en Capital Federal y compra en más de siete canales. Le da más espacio a lugares especializados pero, también, valora las ofertas. Además, tiene acceso a promociones de tarjetas de crédito reservadas para los clientes de renta alta. De todos modos, la compra no es excesiva porque el contexto afecta a todos”, detalla Rodríguez.

Según el informe, la presencia de chicos en casa impacta en el tiempo disponible para hacer las compras, de modo que, cuando la familia tiene hijos viviendo en el hogar, se busca optimizar la cantidad de canales, visitando menos puntos de venta, pero dejando un ticket más alto en cada compra. Las familias con hijos chicos, de hasta 12 años, desembolsan un ticket 17% superior a la media cada vez que abastecen su hogar con productos que componen la canasta de consumo masivo.

En un contexto de crecimiento de marcas más económicas, los hogares omnishoppers buscan sostener su consumo de primeras marcas visitando varios canales. “Las promociones y la elección de múltiples formatos de canales son las herramientas que utilizan para hacer una compra inteligente sin resignar productos de primeras marcas”, sostiene Rodríguez.

La estructura de canales, a nivel mundial, está cada vez más fragmentada. Si bien las cadenas de supermercados siguen manejando el 50% de la facturación total de la canasta, retroceden, dando espacio a otros formatos donde la conveniencia en precio y cercanía son el principal valor como: discounts, mayoristas y compra online.

Actualmente, la venta online para consumo masivo a nivel global crece a una tasa del 15%. De todos modos, aún representa sólo el 5,8% de las ventas totales, siendo Asia y algunos países de Europa los mercados donde se destaca. “La Argentina es un país donde las categorías de consumo masivo están, todavía, en fase incipiente, lejos de rubros como los vuelos y hoteles, donde se ven altos niveles de desarrollo. Las trabas surgen de la falta de confianza en relación a la entrega o a la frescura de los productos. Todavía los consumidores no ven un diferencial de hacer estas compras de manera online”, apunta Rodríguez.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos