04 de Octubre 2018

Corrupción: cómo trabajan los ejecutivos encargados de evitarla

Parisi (Siemens), Monacci (La Caja) y Mendenson (Merck), moderados por Gustavo Regner, de Syngenta

En el marco del tercer Congreso Internacional de Compliance –organizado por Thomson Reuters y Asociación Argentina de Ética y Compliance–, diferentes ejecutivos del sector contaron cómo es su día a día en la gestión. Durante uno de los paneles, Roberto Mendenson, Subregional Compliance Officer de Merck, destacó que gastar en cuidar el negocio no debe ser considerado un costo, sino una “inversión”. 

Indicó, también, que el interés por el tema no es una moda. “Hace no tanto tiempo, cuando pedía una mínima verificación a mi cadena de valor, la reacción era un poco de extrañez, al principio, y de rechazo casi inmediatamente en la mayoría de los casos”, dijo. Y aludió a las diferencias que encuentra por estos días. “La realidad hoy es exactamente la contraria. Cuando a alguien le pido que responda o se someta a un proceso de escrutinio, evaluación y de hasta ayuda para mejorar sus proceso, no solo lo comprende sino que es algo como natural”, agregó. 

Marta Monacci, Compliance & Group Reporting Chief de La Caja, estuvo de acuerdo, aunque en un 50%. “Trabajando para un grupo internacional, tengo todas estas prácticas, como due dilligences sobre terceros en muchos aspectos”, afirmó. Pero aclaró: “A  veces, me encuentro con asesores locales que hablan de que esta práctica es algo recomendable, aconsejable. Y no es recomendable: es necesaria”. Además, caracterizó a los compliance officers como guardianes. “Tengo que conocer a mi contraparte. Por el riesgo que corro si no la conozco”, indicó.  

Dalma Parisi, regional compliance officer de Siemens, rompió con algunos mitos que corren por los pasillos. “Decir que no a un negocio en mi rol me pasó. No es una decisión fácil”. Opinó que en el ámbito de los negocios muchas veces algunos ejecutivos dicen que eso en la organización nunca debería pasar, porque el top management, hipotéticamente, debería estar “embebido” de las políticas de compliance. “Y, la realidad es que por más que estén embebidos, el profit es el profit. Y a veces hay ciertos riesgos y ciertas situaciones que el top managemetn no ve. Para nosotros, tanto en el rol de guardianes como de facilitadores, no es fácil”, opinó. Expresó que a los departamentos de Legales de diferentes compañías les pasa algo similar. “Y eso no significa que el top management no esté de acuerdo con las leyes locales”, expresó.

Si bien destacó que los compliance officers son partners del negocio, la ejecutiva aclaro que las decisiones son tomadas por los directivos de la empresa. No obstante, dijo que a veces siente que su oficina es una especie de “Vaticano”, a la que llegan para pedirle permiso para llevar adelante ciertos planes. 

“No comprar problemas ajenos” fue la recomendación de los consultados. Y, entre los tópicos charlados, estuvo el riesgo que tienen las empresas de tercerizar actividades y, en consecuencia, terminar tercerizando corrupción. Los ejecutivos, también, advirtieron que en muchas ocasiones el contratista subcontrata a otra compañía, que al mismo tiempo subcontrata. Además, explicaron lo útil que es realizar mapeo de riesgos –red flags o banderas rojas, en el sector. Para eso, indicaron: “Hay que salir, conocer a la contraparte”.


En otra de las charlas, ejecutivos líderes de sus compañías charlaron sobre el tone at the top, término conocido en el mundo del compliance para describir el tono ético que bajan los directivos de las organizaciones. Isela Costantini, CEO de GST Servicios Financieros, comenzó agradeciéndoles a todos los ejecutivos del sector, a los que consideró una gran ayuda para los directivos. También, recordó que en General Motors vio cómo grandes ejecutivos con mucha proyección fueron sacados por temas éticos.  

José Luis Inglese, presidente de Aysa, destacó que la compañía que dirige es “una de las mayores empresas productoras de alimentos, en la que están “acostumbrados a la regulación de la calidad del producto y de la calidad del servicio”. También, reveló que se encuentran en la búsqueda de un ejecutivo en el área de compliance. Por su parte, el presidente de HSBC, Gabriel Martino, habló sobre los cambios que tuvo el banco en relación al compliance en los últimos cinco años.

También participó del panel Miguel Gutiérrez, presidente de YPF, quien habló de algunas iniciativas tomadas desde su gestión, como la separación del cargo de CEO del de Presidente. En diálogo con APERTURA Negocios, destacó la reciente incorporación de la chief compliance officer de la compañía, María Luján Bianchi. “Se está tomando un tiempo para recorrer todas nuestras operaciones y ella misma hablar con supervisores, responsables, gerentes, de nuestros activos industriales”, dijo. 

Sobre las tercerizaciones, afirmó que es un tema que la ejecutiva está siguiendo “muy de cerca”. Y agregó: “Hemos hecho en el pasado unos planes de entrenamiento, de concientización. Y hay que renovarlos por lo menos dos veces al año”. 

Gutiérrez indicó que en el caso hipotético de que un proveedor apareciera mencionado en hechos de corrupción, desde YPF primero realizarían un “análisis” de lo hecho por la petrolera estatal con la empresa. “A partir de ahí, ver hacia adelante qué hace la empresa con el problema; en muchos casos, implementan nuevos programas de compliance”. Y concluyó: “Esperar, ver qué es lo que hace la empresa y cómo se reintegran. Y ahí volver a ver si está en condiciones de operar con nosotros”. 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos