20 de Marzo 2013

Cómo resultó el desdoblamiento del dólar a lo largo de la historia argentina

La brecha entre la divisa oficial y el paralelo ya superó el 50 por ciento. Sin embargo, los argentinos ya han visto esta película. 

Cómo resultó el desdoblamiento del dólar a lo largo de la historia argentina




La brecha entre el dólar oficial y el paralelo tocó -a fines de febrero- uno de sus valores más altos en las últimas décadas: 59,6 por ciento separaba al valor oficial de la moneda estadounidense, apenas por debajo de los $ 5, de un dólar paralelo –o blue, como se conoce en la jerga– que llegó a $ 7,95, impulsado en parte por la demanda de turistas que necesitaron la moneda para viajar al exterior y no lograron sortear los controles de la AFIP.

La brecha superior al 50 por ciento está lejos del 5 por ciento que ostentaba previo a que la AFIP ajustara los controles para la compra de divisas. Igualmente, en el mercado esperan que, pasada la demanda estacional, y con el ingreso de dólares por la liquidación de la cosecha, el spread se estabilice en alrededor del 32/33 por ciento. Si bien aún no está instrumentado de manera oficial –aunque las especulaciones son crecientes en ese sentido–, la Argentina está encaminada a un desdoblamiento cambiario de hecho, con múltiples dólares que responden a diferentes necesidades: oficial, blue, turista, tarjeta, celeste o ladrillo, bono, contado con liqui y hasta soja o casino.

Los antecedentes de los desdoblamientos cambiarios se remontan hasta la década del ’50, cuando había una cotización del dólar para transferencias financieras y otras dos para comercio exterior (exportaciones e importaciones). La unificación, en 1959, fue con una inflación anual del 102 por ciento y una caída del PBI de 6,5 por ciento.

El último experimento se dio en 2002, cuando el gobierno de Eduardo Duhalde salió de la convertibilidad y puso en marcha un dólar comercial a $ 1,40 y otro financiero, que rozó los $ 4. La medida duró muy poco y el mercado se unificó rápidamente. La brecha también supo de valores altos en los últimos 60 años: desde 1957 hasta hoy, en más de 18 años fue superior al 10 por ciento en el promedio anual –incluido 2012, cuando cerró en 22,8 por ciento.

La mayor: febrero de 1975, cuando alcanzó el record de 378 por ciento. Pero fue en los ’80 cuando el desdoblamiento cambiario, establecido de manera oficial, tuvo su mayor protagonismo.

DOLAR_crop_1363802816765.jpg
El esquema planteaba un dólar comercial para mantener protegida la industria local, y otro financiero para frenar la especulación contra la moneda. Mercado paralelo, bicicleta financiera e inflación fueron algunas de las consecuencias. En febrero de 1988, por caso, la brecha entre el dólar financiero libre y el oficial comercial era de 35,5 por ciento, similar a la del paralelo y el financiero, de 34,5 por ciento. Se necesitaban 4,09 australes para comprar un dólar oficial comercial, pero 5,54 para el financiero libre, y 5,50 para el paralelo.

El Plan Primavera pretendió calmar la escalada de precios. Para septiembre de 1988, la brecha entre el paralelo y el comercial era del 20 por ciento, mientras que entre el paralelo y el financiero, de 10 por ciento. Finalmente, en enero de 1989, el año de la hiperinflación, para comprar un dólar comercial se necesitaban 13,49 australes, mientras que, para el financiero, eran 16,7 australes. La brecha entre el paralelo y el comercial rondaba el 22 por ciento. El desdoblamiento sólo logró posponer el sinceramiento cambiario, de acuerdo a la cotización del mercado. Pero el fenómeno no es solo argentino.

En los últimos 40 años, casi medio centenar de países tuvo algún tipo de mercado cambiario desdoblado, formal o de hecho. Un estudio de 1995 de los economistas Miguel Kiguel y Stephen O’Connell analizó 38 países que entre 1970 y 1990 tuvieron un mercado cambiario desdoblado. En la región, sobresalen la Argentina, México y Venezuela. La diferencia con otras épocas es que el desdoblamiento solía llegar en momentos de escasas reservas en el Banco Central y malos términos de intercambio comercial para el país. Algunas consultoras consignan que, puesto en marcha con altas reservas y buenos precios de materias primas, podría tener más posibilidades de éxito que en el pasado. Pero la inflación y los desequilibrios macro no parecen menguar.

La historia del cepo cambiario: desde octubre de 2011 hasta hoy



La edición original de este artículo se publicó por primera vez en la revista APERTURA (Febrero de 2013).



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos