'>
22 de Octubre 2018

Bioceres lanzaría soja resistente a la sequía en la próxima campaña

Falta la aprobación de China, su principal importador. La semilla ya recibió la autorización técnica en la Argentina. Su mercado 'target' es el 30% del área producida en el país, que se hace en zonas de restricción hídrica

Bioceres lanzaría soja resistente a la sequía en la próxima campaña

Después de casi dos décadas de investigación, Bioceres espera obtener a fines de 2019 la aprobación de los organismos de control chinos para poder comenzar a comercializar la próxima joya de su portfolio: una semilla de soja resistente a la sequía. La semana pasada, la firma santafesina recibió una buena noticia por parte de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía, que la autorizó a incorporarle la tolerancia al glifosato y glufosinato de amonio a este gen. Bioceres estima que podría reducir casi en un 30% las pérdidas por sequía, lo que, en la campaña 2017/2018, habría significado más de u$s 1900 millones.

El dueño de esta tecnología es Verdeca, el joint venture que Bioceres y la biotecnológica estadounidense Arcadia Biosciences conformaron en 2012. No obstante, como la compañía no opera directamente en la Argentina, la encargada de solicitar la aprobación es el Instituto de Agrobiotecnología de Rosario (INDEAR), el brazo de investigación y desarrollo de la firma comandada por Federico Trucco.

"Lograr la aprobación en el país es un paso importante. Pero la liberación comercial a los productores sigue estando condicionada a la aprobación china, ya que es el principal importador", señaló Martín Mariani Ventura, gerente general de Verdeca. Aunque ya se hicieron presentaciones en el país asiático, recién, podrían obtener luz verde durante el último cuatrimestre de 2019. Por lo tanto, llegaría al mercado a partir de la campaña 2019/2020.

El gen Hahb-4 fue descubierto a finales de los '90 por un equipo de investigadores del Conicet liderado por la bióloga Raquel Chan. Bioceres financió, junto al organismo, las pruebas para llevar esta propiedad encontrada en los girasoles a las semillas de soja y trigo. Así, surgió la tecnología HB4, que retrasa el proceso de deterioro de las plantas ante las sequías.

"Prevemos que, por lo menos, 30% del área argentina de soja es producida bajo condiciones de restricción hídrica. Ese es el piso potencial de mercado de esta tecnología", apuntó Mariani Ventura. HB4 cuenta con la aprobación de un órgano clave de los Estados Unidos, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), mientras que, aseguró el ejecutivo, aún esperan la venia en Brasil, Paraguay, Uruguay y Sudáfrica.

Si bien este gen ya había sido autorizado en 2015, la resolución de la secretaría dependiente de Agroindustria aprueba la resistencia a dos herbicidas. "Con el contexto actual de malezas resistentes al glifosato, esto adiciona valo. Hoy, casi todas tienen esta tolerancia. Pero este es el único evento desregulado contra la sequía", destacó Mariani Ventura.

La cosecha de soja 2017/2018 cerró con una producción de 36 millones de toneladas, de acuerdo con la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Una diferencia de 18 millones, contra las 54 millones que se esperaban. Según la empresa, el HB4 podría haber recuperado hasta 4,8 millones, 27% de las pérdidas. Con un precio promedio de u$s 404 por tonelada, equivaldría a más de u$s 1900 millones.

Mariani Ventura aseguró que, de momento, no revelarán el precio de las semillas. Pero puntualizó: "Tendrá un valor lo más lógico posible. Está atado a un monto que, de acuerdo a los ensayos que hicimos, es el que aporta de rentabilidad".



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos