24 de Octubre 2018

Apuesta de empresarios locales: de relanzar el Wincofón a las EcoBicis

En 2005 compraron la icónica marca de tocadiscos que había quebrado en los ‘80 y hoy aspiran a convertirse en referentes del mercado de bicicletas eléctricas

Apuesta de empresarios locales: de relanzar el Wincofón a las EcoBicis

Llegó a ser la marca número uno de audio y electrodomésticos en la Argentina durante la década del 60, cuando el Wincofón, producido en la planta de Ramos Mejía, no sólo se vendía en el mercado local sino que se exportaba a Brasil y a otros países de la región.

Sin embargo, a comienzos de los ‘80, la apertura importadora llevó a Winco a la quiebra y sus dos plantas (habían sumado una en Tucumán), cerraron definitivamente sus puertas.

Pasaron 25 años y finalmente en 2005, los empresarios Fabian Zaleski y Miguel Goldcher compraron la marca por un precio casi simbólico de u$s 10.000 y la transformaron en una firma con más de 100 productos diferentes, incluído un renovado tocadiscos que incorporó Bluetooth, parlantes USB y conexión wi-fi para escuchar música vía streaming.

“El relanzamiento del Winco fue un éxito que nos sorprendió. Lanzamos una primera edición de 3000 unidades y se agotó casi de inmediato”, aseguraron los nuevos dueños de la marca.
Junto con esta reconversión del negocio, la firma decidió incursionar en el mercado de la movilidad sustentable, y para esto acaba de lanzar una línea de bicicletas eléctricas, las EcoWinco.

“Estamos trayendo un producto que es tendencia mundial y está muy instalado en mercados europeos y asiáticos”, comentó Hernán Szaleski, a cargo de esta nueva división. “Son ideales para traslados urbanos, con una autonomía de 30 km. Le vemos mucho potencial en entornos urbanos, ya que estas bicis con asistencia al pedaleo te permiten hacer ejercicio y llegar en condiciones al trabajo”, aseguró.

“Por ahora las estamos importando, pero no descartamos en un futuro comenzar a fabricarlas en el país”, adelantó Hernán, cuya tesis para la carrera de Ingeniero Industrial se basó justamente en un estudio de factibilidad para la producción local de estos rodados.

“El armado de la parte mecánica de la bici es perfectamente factible en el país, pero la parte eléctrica, que es la más costosa, es más conveniente traerla de China, aún con la devaluación”, explicó.

Según estimaciones de la compañía, el parque de bicicletas eléctricas certificadas (no armadas artesanalmente) en la Argentina apenas supera las 500 unidades. “Nosotros proyectamos vender unas 2000 el primer año e ir creciendo. Esta es una tendencia que llegó para quedarse”, aseguró.

Los precios de los rodados fluctuarán entre $ 30.000 y $ 46.000 según el modelo. “Vemos una demanda en crecimiento. Con el aumento del precio del transporte y de los combustibles, sumado al caos para trasladarse en la ciudad, cada vez más gente opta por ir en bici a trabajar, pero el temor es llegar demasiado cansado o transpirado, algo que con la bici eléctrica no ocurre. Además, son silenciosas y no emiten gases de invernadero”, sotuvo Zaleski.

Por ahora, la compañía, que es liderada por los socios Szaleski y Goldcher y sus respectivos hijos, se va a centrar en dos productos estrella: el wincofón, que se ensambla localmente en cinco modelos, y las eco-bicicletas, que esperan convertir en el próximo ícono de la marca.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos