18 de Septiembre 2018

Acusan a BMW, Daimler y Volkswagen de cartelizarse en tecnologías "verdes"

La Comisión Europea (CE) estudia si tres terminales alemanas escondían un acuerdo común para no competir en el desarrollo de tecnologías limpias que permitan reducir las emisiones de gases nocivos a la atmósfera 

Acusan a BMW, Daimler y Volkswagen de cartelizarse en tecnologías

La industria automotriz vuelve a estar bajo sospecha. La Comisión Europea (CE) –encargada de controlar las infracciones en materia de competencia en la Unión Europea (UE)– comunicó la apertura de una investigación formal a BMW, Daimler y Volkswagen –incluidas sus marcas Audi y Porsche–, con el fin de comprobar si los tres fabricantes germanos acordaron no competir entre ellos en el desarrollo de sistemas destinados a reducir las emisiones nocivas de gasolina y diésel que liberan sus vehículos.

El foco está puesto en la herramienta SCR, que reduce las emisiones de óxido de nitrógeno de coches diésel, y el filtro OPF, que disminuye las emisiones de partículas contaminantes de automóviles de gasolina. "Estas tecnologías tienen como objetivo hacer que los automóviles sean menos dañinos para el medioambiente. Si se comprueba que hubo connivencia, este pacto puede haber negado a los consumidores la oportunidad de comprar unidades menos contaminantes, a pesar de que la tecnología estuviese disponible para los fabricantes", sostuvo en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Al mismo tiempo, la comisaria aseguró que en los encuentros fraudulentos del "círculo de los cinco" –Volkswagen, Audi y Porsche (las tres del grupo VW), BMW y Daimler– se trataron otros temas como los requisitos de calidad comunes para los componentes, los procedimientos de control de la calidad, la velocidad máxima a la que pueden abrirse y cerrarse los techos de los descapotables y las pruebas sobre colisiones.

Las reglas de competencia europeas prohíben la creación de cualquier cartel que perjudique a los consumidores, no solo en lo que respecta a la fijación de precios, sino también en lo referente a la manipulación de herramientas tecnológicas para el beneficio de las empresas. De comprobarse las malas prácticas, se complicaría la situación de las empresas de cara a la opinión pública, en medio de un contexto en el que se busca agilizar las leyes para poner fecha de caducidad a la circulación de automóviles diésel por las rutas europeas.

En octubre de 2017, la Comisión registró las instalaciones de los fabricantes alemanes como parte de sus inspecciones iniciales. No obstante, todavía no hay acusaciones firmes, solo indicios. La CE aclaró que no posee evidencias concretas de que los fabricantes implicados hayan pactado sobre el uso de dispositivos ilegales para manipular las emisiones.

Tanto BMW como Daimler y Volkswagen se mostraron dispuestas a colaborar. En caso de que se los declare culpables, el monto a desembolsar dependerá, en gran medida, de su implicancia en el esclarecimiento de los hechos, dado que, quienes revelan irregularidades, suelen evitar grandes multas. Al respecto, Daimler, expresó que otorgará toda la información que sea necesaria y espera liberarse del posible pago.

Asimismo, se descartó que la causa se relacione con el escándalo del "dieselgate", ya que, en ese caso, el engaño tiene que ver con un software instalado en los vehículos que modifica las mediciones de las emisiones.

El anuncio de la investigación no repercutió de manera negativa en la valoración de las tres compañías. Las tres subieron este martes en la bolsa, aunque sin grandes saltos. Volkswagen llega a un 2,8%, mientras que la alza de Daimler es del 0,5% y la de BMW, del 0,02%. 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos