05 de Febrero 2018

Tiene 29 años y creó un negocio alquilándose como dama de honor en casamientos

A raíz de su experiencia como dama de honor en casamientos de amigos, decidió lanzar su propio emprendimiento.

Tiene 29 años y creó un negocio alquilándose como dama de honor en casamientos

Cómo si se tratara de la película 27 bodas -donde Katherine Heigl interpreta a una joven que en su tiempo libre se dedica a ser dama de honor en 27 casamientos-  Jen Glantz, joven estadounidense de 29 años, fue elegida sucesivas veces como dama de honor para muchos casamientos de sus amigas y vio de cerca los obstáculos y conflictos que surgían a último momento en los que muchas veces la novia no tenía a quien recurrir. Pero a diferencia de la película, Glantz decidió capitalizar esa experiencia y armar su propia empresa, Bridesmaid for hire (Dama de honor a pedido) y dedicarse profesionalmente a asistir a las novias en el día más importante de sus vidas.

Se calcula que los casamientos en Estados Unidos son un negocio que mueven US$53 mil millones con cada pareja invirtiendo, en promedio, US$ 35.329 en el gran día.  Y si bien se supone que ese momento debe generar recuerdos que duren toda la vida, muchas veces los meses previos son puro estrés y caos. “Me di cuenta que nadie estaba ahí para la novia: la wedding planner estaba muy ocupada dirigiendo todo y las amigas de la novia muy ocupadas sacándose fotos y arreglándose y nadie estaba para contener a la novia”, contó Glantz a CNBC. La idea del negocio surgió en 2012, cuando unas de sus amigas le dijo que luego de tantos casamientos, se había convertido en una dama de honor profesional. Ese comentario disparó la idea y Glantz decidió probar si era viable ofreciendo en una web sus servicios. En menos de 48 horas, recibió cientos de respuestas solicitando sus servicios. Rápidamente armó una página web, creó paquetes con distintos servicios y lanzó oficialmente su emprendimiento.

En aquel momento, Glantz – Licenciada en Literatura- tenía un trabajo full time como redactora en una startup tecnológica en Nueva York y estaba insegura de si este emprendimiento lograría reemplazar su trabajo. Pero cuando la compañía realizó una reducción de personal y Glantz se quedó sin trabajo, decidió enfocarse 100% en su nuevo proyecto. “Decidí que no quería trabajar para nadie nunca más y que iba a hacer todo lo posible para lograr que mi emprendimiento se convirtiera en un negocio del que pudiera vivir”, relata. Trabajando con 20-35 clientes al año, Glantz gana alrededor de US$2.000 por cada novia que guía hacia al altar.

 Ahora expandió sus servicios a coaching para novias, cursos sobre típicos problemas que surgen previo a las bodas y hasta asistencia para la escritura de discursos que suelen pronunciar las Damas de Honor en los casamientos estadounidenses. Su negocio incluso la llevó a escribir un libro."El mejor consejo que le puedo dar a alguien que quiere emprender es que empiece ahora, nunca va a ser el momento perfecto para hacerlo, nunca vas a tener todas las herramientas ni todo el dinero, así que empezá ya”, concluye.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Penguinnews Wolcoff

Esta mujer es un genio: ordeña dinero de la nada. https://penguinnews700.wordpress.com/

Reportar Responder

Notas de tu interés