03 de Enero 2018

Estas 4 mujeres fundaron sus propias empresas y hoy son multimillonarias

Estas 4 mujeres fundaron sus propias empresas y hoy son multimillonarias

Si bien el mundo de los negocios todavía es mayoritariamente masculino, desde hace varios años las mujeres han ido ganando terreno. Inventando productos, emprendiendo por su cuenta y fundando sus propias empresas estas 4 mujeres facturan millones.

La reina del cristal

 Zhou Qunfei (46) es considerada la mujer más rica de China y de Asia. Su fortuna está valuada en US$ 6.400 millones y la llaman la “Mobile Glass Queen” (la reina del cristal móvil) porque es la fabricadora del cristal que se utiliza en la pantalla de los iPhone o Samsung Galaxy. Su madre murió cuando ella tenía 5 años y su papá quedó ciego tras un accidente laboral. Ella decidió dejar su pueblo natal y buscar otro camino: “En mi aldea muchas chicas no iban a la escuela. Se casaban y pasaban el resto de su vida en el mismo lugar. Yo elegí los negocios y no me arrepiento”, dijo en una entrevista. Consiguió trabajo en una planta de procesamiento de vidrio, pero eran tantas horas de trabajo sin aprender nada nuevo que decidió renunciar y escribió en una carta agradeciendo la oportunidad que le habían dado. Como respuesta, sus jefes le ofrecieron un ascenso a una división recién creada y se quedó. Durante años aprendió los secretos del vidrio y aún hoy se sienta junto a sus operarios a corregir errores y dar indicaciones. Siguió ascendiendo hasta convertirse en directora de producción y luego fundó su propia empresa en 1993. Hoy Lens Technology suministra pantallas de vidrio para laptops, tabletas y dispositivos móviles a empresas como Apple.

 Zhou Qunfei

Moldeadora del éxito

 “Nunca pensé que estar harta de que se me marcara la ropa interior me convertiría en una multimillonaria”, suele contar la estadounidense Sara Blakely (47) sobre cómo creó Spanx, una empresa valorada en US$ 1.000 millones que realiza medias y ropa interior moldeadora. Sara se había graduado en comunicación, pero lo que realmente quería era ser abogada como su papá. Perdida y desilusionada al no ser aceptada en la universidad, trabajó unos meses en Disney World y luego como vendedora de faxes, un trabajo que le enseñó a convertirse en una gran comerciante y la motivó a buscar algo propio para vender. Se le ocurrió entonces la idea de medias y ropa interior que moldearan la figura, taparan “los rollos” y que fueran cómodas y sexies. Empezó a leer libros sobre patentes y desarrollo de inventos y pocos meses después estaba visitando a fabricantes, pero la mayoría se negó. Uno de ellos, animado por sus dos hijas, que creían que el invento era muy bueno, aceptó. En pocos meses, Spanx facturaba su primer millón de dólares. Hoy se codea con las fortunas de Oprah Winfrey y Beyoncé.

Belleza natural

Heloisa Zica Assis (55) nació en una favela de Río de Janeiro (Brasil), a los 9 años empezó a trabajar como empleada doméstica y como le preocupaba que el volumen de su pelo pudiera causar mala impresión en las casas de la gente rica, se lo alisaba con productos químicos. “No me gustaba, pero seguí alisándome el pelo hasta los 21. Luego dije basta, quiero usar mi pelo al natural”, cuenta. Pero en aquel momento no existían productos en el mercado para mujeres afrodescendientes. Se inscribió en un curso de peluquería de una iglesia de la favela donde vivía y empezó a investigar, buscando un producto para su tipo de pelo. Cuando quedó conforme con los resultados, abandonó su trabajo de empleada doméstica y convenció a su marido para que vendiera el auto. Con esa plata abrió un pequeño salón de belleza en una casa antigua de un barrio pobre de San Pablo que pronto atrajo a miles de mujeres, ya que ofrecía una fórmula enriquecida con nutrientes y humectantes –como cacao y extracto de asaí– que transformaba el pelo extremadamente crespo en bucles suaves y elásticos. Éste fue el comienzo de Beleza Natural, compañía que hoy cuenta con 12 tiendas en Río de Janeiro, Bahía y Espíritu Santo y tiene más de 1.400 empleados y que factura más US$ 100 millones al año.

Heloisa Zica Assis

La revolución de la limpieza

Agotada de las tareas de limpieza en su casa, la estadounidense Joy Mangano (61) inventó un instrumento para limpiar los pisos que se podía escurrir sin necesidad de mojarse las manos. Invirtió todos sus ahorros y pidió prestado otro tanto de dinero para llevar su "trapeador milagroso" (Miracle Mop, en inglés) a más hogares. En 1992, con 33 años y madre soltera de tres hijos, logró ofrecerlo por televisión y en la primera media hora después del anuncio vendió 18.000 unidades. Desde ese momento no dejó de triunfar. Diez años después, los Miracle Mop ya generaban ganancias anuales de US$10 millones. Creo su propia empresa, Ingenious Designs, e inventó otros productos para el hogar, pero su trapeador sigue siendo su producto comercial más emblemático. Su historia fue llevada al cine en 2015 interpretada por Jennifer Lawrence. “Creo que mis productos fueron exitosos porque apelan a lo masivo y la gente se identifica. Yo soy como cualquier otra persona, soy madre, trabajo, tengo cosas que organizar. Todos tenemos necesidades similares y yo les doy respuesta”, explicó.

Joy Mangano


¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Carlos Rodriguez

la porota fundo una asociacion ilicita y es multimillonaria igual .

Reportar Responder
rrodolfo380 yrigoyen

rrodolfo380 yrigoyen

argentina da grandes oportunidades ..... para los ladriiii !!

Reportar

Notas de tu interés