06 de Febrero 2018

Consejos para tomar decisiones de una campeona mundial de póker

Consejos para tomar decisiones de una campeona mundial de póker

Durante 20 años, Annie Duke fue una admirada campeona de póker internacional, lo que la llevó a aprender a tomar decisiones rápidas, armar estrategias  y abrazar la incertidumbre. Llegó a ganar US$ 4 millones jugando y se convirtió en la única mujer en ganar el mundial de Poker. Fue cuando le pidieron que diera una charla en una universidad que se dio cuenta de estas habilidades que el póker le había dado se podían aplicar en distintos aspectos de la vida y los negocios, lo que la impulsó a cambiar de carrera y dedicarse dar charlas y consultoría.

En su nuevo libro Thinking in Bets: Making Smarter Decisions When You Don't Have All the Facts (Pensar en apuestas, tomar decisiones inteligentes cuando no tenés todos los hechos), Duke plantea que cada vez que alguien toma una decisión, está apostando algo, ya sea si es sabio o no empezar un negocio o contratar a un determinado candidato a un trabajo  o abrir una nueva oficina en otro país. Encuadrar las decisiones en términos de probabilidad o resultados potenciales, considera Duke, lleva a tomar mejores decisiones y lo bien que resulte, de como se jueguen las cartas.

En el mundo de los negocios, apostar se volvió sinónimos de realizar pequeños experimentos pero Duke decide volver s la definición inicial: arriesgar algo de valor sobre condiciones inciertas. “Tomar múltiples decisiones con consecuencias financieras  y en un tiempo determinado hace que el poker sea un laboratorio único para estudiar la toma de decisiones”, explica.

Las probabilidades

Apostar es ejercitar en la incertidumbre, explica Duke al medio digital Inc. “Abordar la toma de decisiones en términos de apuestas te fuerza constantemente a reasegurar cuando no sabes y a cuestionarte tus creencias. Por ejemplo, que tener tu propia fábrica taller es la mejor manera de mantener la calidad de tu producto o que empezar en mercados de habla inglesa es la mejor manera de globalizarse. Hay que reevaluar eso que creemos, y preguntarse ¿cómo sé esto? ¿Qué tan actualizada está mi información? ¿Qué otras coas de las que estuve tan seguro no salieron bien?”, destaca.

Un mal resultado no implica una mala decisión

Duke recomienda crear una cultura en donde se recompense a las personas por como se tomo una decisión y no tanto sobre como resultó. " Si los empleados saben que van a ser culpados por un mal resultado y un buen resultado los va a beneficiar, van a tratar de que todas probabilidades de que salga mal estén en cero, lo que implica que van a apostar poco”, explica.

Ampliar la mirada

 "Somos limitados en nuestra habilidad de detectar nuestros propios sesgos cognitivos  en la toma de decisiones por eso necesitamos otras personas que nos ayuden”,  explica a CNBC explica a CNBC. Duke recomienda rodearse de grupos de pares, ex compañeros de facultad, compañeros de trabajo y amigos. Lo mismo recomienda a la hora de ir en busca de nuevo conocimiento, buscar diferentes fuentes. "En vez de buscar opiniones que confirmen lo que ya sabemos, hay que buscar opiniones que esten en desacuerdo con lo que creemos. Es cuchar con una mente abierta”, subraya.

"Abordar la decisiones en términos probabilísticos, pedir ayuda de personas que ofrecen perspectivas diferentes y ver nuestras decisiones desde diferentes puntos de vista son los hábitos de la mente que van a  mejorar nuestro poder de decisión", concluye.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Notas de tu interés