20 de Abril 2018

Claves para desarrollar un mindset emprendedor

La argentina Lucila Dotto y la estadounidense Liz Tracy organizaron un taller para 50 mujeres emprendedoras en Buenos Aires, donde compartieron herramientas y consejos a la hora de emprender.

Claves para desarrollar un mindset emprendedor

Si bien desde hace algunos años la participación de las mujeres en el ámbito emprendedor está cobrando impulso -  según el informe 2016-2017 del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la tendencia creció un 10% en todo el mundo – todavía queda un largo camino por delante. Consciente de esto, Lucila Dotto, Directora de Comunicación y Desarrollo Profesional de la Universidad San Andrés convocó a Liz Tracy, Instructora y Estratega de Innovación y Emprendedurismo Social en la Universidad de Carolina del Norte. Ambas se conocieron en octubre de 2017, cuando Lucila viajó a Raleigh - donde se encuentra la Universidad de Carolina del Norte- como parte del Programa Young Leaders of the America, iniciativa creada por el presidente Obama, para impulsar el emprendedorismo y favorecer los lazos entre los Estados Unidos y los países de Latinoamérica.

Esa beca otorgaba también el derecho al ganador, a pedir que una figura que conociera en estos cursos viajara al país de origen de la ganadora y contribuya a fortalecer el liderazgo femenino. La Embajada de Estados Unidos accedió a financiar la llegada de Liz Tracy a la Argentina, quien dictó en la Universidad del San Andrés un workshop para 50 mujeres emprendedoras. “El  workshop se llama cómo desarrollar un mindset emprendedor y combina design thinking para llevar mujeres que están interesadas en emprender o ya emprendieron por un proceso de 3 días donde pueden aprender herramientas y pasos para identificar un problema y transformarlo en una solución”, contó Liz Tracy a Mujeres Que Hacen.

Las mujeres emprendedoras que participaron del workshop dictado por Liz Tracy

Mindset emprendedor

“Un emprendedor es cualquier persona que piense una idea para solucionar un problema.  Podés ser un emprendedor en cualquier parte, ser maestra, empleado de una empresa, contador, lo que te hace un emprendedor es ver un problema, tratar de entenderlo a fondo, buscar una solución y después ejecutar”, explica Tracy. “Son personas que no se quedan en describir un problema sino que buscan una solución. El intrapeneur es alguien que lo hacen dentro de una organización. No tiene un rol pasivo, es el que cambia y acciona”, suma Dotto. 

Con esta premisa, el workshop buscó dar una solución concreta a un problema que presentó una organización de San Fernando. "Con esa organización trabajé yo previamente para redondear en un problema y después las mujeres a través de una serie de actividades y talleres pudieron desarrollar una solución para ese problema", explicó Tracy. "Empezamos con algo que se llama 'construcción empática', donde se busca conocer mejor la organización, la comunidad con la que trabaja. Después vino la etapa de pensar una idea, la parte  más larga, que incluye brainstorming de distintas formas porque cada mujer en ese taller aprende de forma diferente”, relató. “Hubo  ejercicios individuales y grupales y el último paso fue desarrollar un prototipo y un storyboard de la solución, que se presentó y se mandó a la organización. La idea fue que aprendieran herramientas que pudieran llevar a sus propias organizaciones, mientras tenían que resolver un problema real para otra organización”, agregó.

Lucila Dotto y Liz Tracy en la Embajada de EEUU
 en Argentina.

Acerca del estado del emprendedurismo femenino, ambas coincidieron que todavía falta que más mujeres se animen a emprender. “Uno de los desafíos para las mujeres emprendedoras es que como no hay muchas, es difícil encontrar otras mujeres con las que crear redes y acceder a un mentoreo. El mentoreo no tiene porque ser necesariamente de mujer a mujer, una mujer puede tener un mentor hombre pero creo que si hubiese más mujeres mentoras podrían ayudar a otras mujeres a superar barreras de entrada, al menos así lo he visto en EEUU”, opinó Tracy.

“En Argentina no hay muchas mujeres emprendedoras, entonces  este tipo de actividades generan conciencia y visibilización de que las mujeres también pueden emprender. Creo que uno de los desafíos tiene que ver en parte con la confianza. Un hombre ve una búsqueda laboral y si cumple con el 50% de los requisitos, aplica, mientras que una mujer en cambio si no cumple con el 80% o más no aplica. Hay una cuestión de auto exigencia en muchos casos, de querer tener todo controlado y eso choca con el espíritu emprendedor, que si bien hay que planificar, tiene que ver con asumir riesgos  e ir para adelante”, destacó Dotto.

 

Claves para hacer networking

Uno de los resultados más visibles del workshop, fue la posibilidad de tuvieron las 50 participantes de crear redes con otras mujeres. Consultadas acerca de cómo optimizar el networking, Dotto y Tracy dieron algunos consejos concretos. "Muchas veces pasa que la gente se empieza a preocupar del networking cuando se quedó sin trabajo o quiere cambiar de trabajo. Un consejo es que hay que cultivar la red de contactos siempre, cuando uno está feliz en su trabajo o le está yendo bárbaro en su emprendimiento, no perder de vista a sus contactos porque todo es las relaciones que construimos. El networking no es cuando lo necesito, no es una cuestión transaccional, tiene que ver  con el largo plazo, con crear vínculos que duren más tiempo", explica Dotto.

"Otro punto es que así como hay  gente que es naturalmente más extrovertida, y le sale más fácil interactuar, hay gente que es más retraída,  que tiene que hacer un esfuerzo por expandir sus lazos sociales. El consejo es tomárselo como un ejercicio constante e intentar ya sea en un evento social o en un asado con amigos, de interactuar con al menos 3 personas distintas que las que hubiesen interactuado. No sentarse con la gente que ya conoces, e intentar generar conversaciones con personas nuevas, así sea hablando de las vacaciones, no tiene que ser necesariamente de trabajo, pero esforzarse por romper la inercia. Todos tendemos a relacionarnos con los que ya conocemos, pero si uno esta pensando en como expandir su red, es bueno tener presente que uno siempre puede aprender del otro", destaca Dotto.

"No se puede asistir a todos los eventos que hay dando vueltas, puede ser agotador, por eso creo también que también es importante ser intencional. Es importante, tener en claro que querés sacar de cada evento, cual es tu objetivo: conocer gente nueva, conocer gente relacionada a un tema determinado", apunta Tracy. "Creo que en ese sentido hay distintas niveles de networking. En mi caso, tengo hace 3 años un grupo más íntimo con el que charlamos de nuestras carreras profesionales, nuestras barreras y me aconsejan como seguir. Es un ámbito en el que hay mucha confianza. Después hay otros niveles de networking en eventos. Otro  tipo de networking es si hay alguna herramienta que querés  aprender podés buscar gente que te enseñe de eso",  agrega.

"Ser intencional en cómo usas el tiempo del otro también es importante. A veces pasa que se consigue el tiempo para hablar con una persona que interesa y después se esta una hora hablando de nada. Si preparás algunas preguntas y apuntás a sacarles no más de 20 minutos, probablemente van a estar mucho más abiertos a ofrecer su tiempo en el futuro. Hay que pensar que diferentes formas de hacer networking y cual nos resulta mas cómoda, cómo podemos salir de nuestra zona de confort pero siendo fieles a nosotros mismos", concluye.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés