26 de Julio 2018

Los 10 mandamientos de negocios del primer multimillonario de EE.UU.

Fundador y presidente de Standard Oil y filántropo, Rockefeller se convirtió en  el primer multimillonario estadounidense en 1916.

Los 10 mandamientos de negocios del primer multimillonario de EE.UU.

Antes de que multimillonarios como Jeff Bezos o Mark Zuckerberg ocuparan los primeros puestos de los rankings, existió un primer multimillonario estadounidense, el empresario petrolero John D. Rockefeller.

Fundador y presidente de Standard Oil y filántropo, Rockefeller se convirtió en  el primer multimillonario estadounidense en 1916. En aquel entonces, su fortuna equivalía a el 2% de la economía nacional y ajustada por la inflación estadounidense, tendría un valor aproximado de US$ 24 mil millones en la actualidad según explica CNBC.

Según el historiador Ron Chernow, autor del libro “Titan: The Life of John D. Rockefeller Sr.,” el éxito de Rockefeller en los negocios se debía su estilo de liderazgo. En el libro, Chernow rescata 10 principios de gestión que hicieron a Rockefeller un exitoso empresario y multimillonario.

1. Sé honesto y confiable

Según Chernow Rockefeller valoraba mucho la honestidad. Jamás falseaba número ni utilizaba lenguaje ambiguo y pagaba sus deudas en tiempo y forma. Esta actitud hizo que el magnate construyera una alianza con muchos banqueros que en ciertos momentos ayudaron a rescatar el negocio – como cuando una de las refinerías sufrió un incendio- extendiéndole créditos o ampliando préstamos.

2. Tomarse tiempo para descansar

 “No hay nada más reprochable y patético que le hombre que se vuelca todas las horas de su día para ganar dinero solo por hecho de tener más dinero”, escribió en sus memorias. Al contrario de muchos multimillonarios hoy en día Rockefeller trabajaba a un menor ritmo. Tomaba siestas después del almuerzo y se quedaba en la mea después de la cena. En sus 30, instaló un telégrafo entre su oficina y su casa, de esa manera podía pasar entre 3 y 4 tardes trabajando desde su casa.

3. Programá tu día

Rockefeller  planeaba su día y tenía una mecánica regular para hacerlo. Cada hora estaba destinada a distintos temas dese trabajo, religión, familia y ejercicio. Este programa estricto lo ayudaba a lidiar con tensiones y estrés provocado por el tamaño de su empresa.

4. Controlá de cerca las finanzas de la empresa

El estilo de liderazgo de Rockefeller era a largo plazo según Chernow y se basaba exclusivamente en números para saber si la compañía venía bien. El empresario registraba a mano cada costo y cada gasto, lo que le permitía controlar de cerca cada paso que se daba y realizar previsiones realistas sin caer en subjetividades.

 

 

5. Delegar tareas

Para efectivamente liderar la compañía, Rockefeller daba responsabilidades a otros, entrenando a subordinados para que pudieran tomar decisiones y así poder dejar de ocuparse del día a día y poner el foco en el largo plazo de la compañía.

6. Buscar la perfección

Rockefeller era un “fanático de la perfección”, cuenta Chernow, quien se negaba a hacer algo desprolijo, no importa cuanto trabajo y tiempo llevara. Su fijación con la excelencia no era solo personal sino que la transmitía constantemente a su organización y era parte de los valores de la empresa.

 

 

7. Crear unidad

Uno de los grandes talentos del multimillonario  era motivar a sus diversos asociados promoviendo la armonía interna de los distintos asociados de la empresa. “Tenía en cuenta las opiniones de todos antes de expresar la propia y siempre se comprometía a mantener la cohesión. En vez de dar órdenes, formulaba sus decisiones como sugerencias o preguntas”, explica Chernow. Apelaba al consenso por lo que no perseguía iniciativa a la que los miembros de la junta se oponían.

8. Establecer un sistema de apoyo

A pesar de los conflictos que muchas veces surgían entre líderes en su compañía, Rockefeller promovió fortalacer la relación entre ellos, creando una especie de hermandad que permitía que Standard Oil resistiera investigaciones gubernamentales y cruces con la prensa.

 

 

9. Promover la competencia

Rockefeller creó comités de especialistas en distintas áreas que evaluaban la forma de trabajo según ciertos estándares.  Estos comités cada tanto publicaban cifras mostrando el desempeño de las distintas áreas de las empresa y motivaba a que compitieran por records y premios. “Este estímulo a trabajar mejor llevo a una forma de trabajar activa y agresiva en la competencia”, contaba Rockefeller.

10. Respetar a tus empleados

A Rockefeller le gustaba destacar que Napoleon Bonaparte no hubieses sido exitoso sin sus generales según Chernow. Por eso el magnate creía que su éxito se debía sobre todo a la calidad de sus empleados y a que se mantuvieran en la empresa.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

5 Comentarios

Jorge V

Gracias, profesional de salud calificados en http://www.doxadoctor.com

Reportar Responder

Jorge Rodriguez

No me gustaría tener que negociar con un tipo con esa cara

Reportar Responder

Javier Alejandro

PURO VERSO. ERA UNA RATA USURERA DE ZION

Reportar Responder

Javier Alejandro

puro verso. era una rata usurera de zion

Reportar Responder

Lilisbel Castro

Gracias

Reportar Responder

Notas de tu interés

Recomendado para vos