29 de Junio 2018

La capacitación, factor clave para la competitividad en empresas industriales

La capacitación, factor clave para la competitividad en empresas industriales

El capital humano es central para que empresas y países alcancen la competitividad. A partir de allí, tenemos que entender la importancia de desarrollar el talento y las habilidades de las personas a través de la educación, que pasó a ser el verdadero patrimonio de los trabajadores y de las empresas. 

Pese al fuerte avance que está experimentando la tecnología y el creciente desarrollo de las infraestructuras laborales, hoy los fierros y las estructuras físicas pasaron a ser las partes menos importantes de lo productivo. 

El foco cambió y se rescata el valor del individuo como diferenciador, ya que es el ser humano quien tiene las capacidades para utilizar todos los avances tecnológicos, incluida la inteligencia artificial, con el fin de aportar valor y optimizar los procesos productivos.

En el marco la segunda edición anual del “Foro Argentina Industrial: En Búsqueda de la Competitividad”, organizado por NUMAN y IEEC, 120 ejecutivos de compañías industriales líderes, nacionales y multinacionales, analizaron problemáticas y desafíos vinculados con la competitividad y, en la mayoría de sus conclusiones, surgió la necesidad de desplegar procesos de capacitación efectivos, en función de las diversas necesidades que plantean las empresas industriales.

1) Una de las primeras cuestiones analizadas estuvo centrada en la necesidad de que las instituciones educativas  y las empresas orienten los procesos de educación y de capacitación, respectivamente, hacia la práctica profesional y la realidad futura, en lugar de hacer foco en técnicas y conceptos del pasado.

2) En relación al impacto que está teniendo en la actualidad la Industria 4.0 en las empresas argentinas, a través de la integridad de datos y disponibilidad de información al instante (en calidad y cantidad, y en cualquier lugar), la aplicación de inteligencia artificial al diagnóstico y resolución de problemas de confiabilidad y/o mantenimiento, y en el control de procesos de manera automática; los ejecutivos remarcaron la importancia de formar y entrenar a través del e-learning a operadores y técnicos de cada compañía. De esta manera, se busca ganar flexibilidad y adaptabilidad, para poder mantener un diálogo acorde a la nueva revolución 4.0. Asimismo, se destacó la conveniencia de capacitar a los sindicatos para el correcto entendimiento de los nuevos paradigmas.

3) Al definir las claves para lograr una mayor productividad y alinear/motivar al personal, se identificaron, entre otras: tener un plan de capacitación (teórico y práctico), establecer un plan de carrera para los empleados, incorporar el tratamiento de la productividad en la inducción de cada empleado nuevo, y evangelizar sobre su importancia en todos los ámbitos y reuniones.

4) El rol de los procesos formativos para la gestión integral del personal de planta, fue un tema que generó especial interés en relación a la adquisición y mejora de competencias y habilidades clave:

  • En cuanto a las Competencias, se priorizaron –entre otras- la disposición al aprendizaje de nuevos conceptos y herramientas de trabajo (capacitación/ entrenamientos, aplicación y réplica), la participación activa con propuestas de mejora de sus tareas, la prevención y seguridad en el desarrollo de las actividades laborales, la proactividad y foco en las responsabilidades técnicas y personales en la empresa, y la interacción y comunicación efectiva, en tiempo y forma. Para mejorarlas, se propusieron acciones tales como: actividades orientadas, extra company (team building, entrenamiento para entrenadores), coaching, la detección de motivadores (un elemento fundamental para impulsar con éxito capacitaciones en la empresa) y trabajar en enfoques atractivos para cada colaborador.
  • En lo que respecta a las Habilidades, se enunciaron como prioritarias las siguientes: tener conocimientos y capacidades acordes a la formación de grado y de acuerdo a lo requerido para la posición (técnico o universitario), utilizar correctamente herramientas de análisis y de toma de decisión, operar perfectamente bajo Normas y Procedimientos de todos los sistemas de calidad, trabajar bajo conceptos de dinámica de equipo (lidera o permite ser liderado con efectividad), y contar con la capacidad de mejorar su área de trabajo, transformándose en un agente de cambio y logrando objetivos. Para desarrollarlas, se propusieron las siguientes intervenciones: Capacitación Interna (on-the-job training; programa elaborado por el equipo de liderazgo) y Capacitación Externa (especializada, específica y crítica para el área; entrenamientos enfocados en el autodesarrollo y equipos).

Para identificar los gaps sobre los cuales trabajar en relación a estas habilidades y competencias, se propuso, entre otras medidas, la evaluación del desempeño individual, la participación en grupos de mejora continua, la evaluación formal de conocimientos técnicos generales y específicos, la medición del grado de avance en el cumplimiento de la matriz de habilidades, y el número de Capacitaciones replicadas.

5) Teniendo en cuenta la creciente importancia que está teniendo el área de Recursos Humanos en la mayoría de las empresas, se propusieron una serie de prácticas para acompañar la estrategia de la compañía en relación al desarrollo de sus empleados: rotar al equipo de liderazgo (práctica recomendable para poder impulsar cambios en la cultura de la compañía), desarrollar a los líderes a través de programas internos, y alentar e impulsar los programas de coaching y asesoría para desarrollo de gerentes, junto con un plan de mentoring.

6) Un diferencial competitivo, como nos viene demostrado Amazon año tras año, reside en la capacidad que tienen las empresas para impulsar prácticas colaborativas en términos de logística y distribución. Para ello, los ejecutivos que participaron del Foro Argentina Industrial 2018, destacaron la importancia de realizar capacitaciones para desarrollar el trabajo colaborativo entre proveedores y clientes.

7) Ligado con el punto anterior, el desarrollo de la competitividad en proveedores claves, fue un tema muy presente en el análisis de los ejecutivos, quienes destacaron entre las condiciones necesarias para el desarrollo de una Pyme: la realización constante de capacitaciones en buenas prácticas y mejora de procesos, además de las correspondientes auditorias de calidad.

Desarrollo del talento, una clave competitiva

Es vital que trabajemos con procesos y estándares, que nos permitan alcanzar la competitividad, desarrollando capital humano. Tenemos que entender la importancia de desarrollar el talento y las habilidades de las personas a través de la educación, que pasó a ser el verdadero patrimonio de los trabajadores y de las empresas. 

En la medida que el personal de una organización se mantenga actualizado y adquiera progresivamente nuevos conocimientos, competencias y habilidades, más fácilmente podrá adaptarse a los cambios y responder a los desafíos externos, adquiriendo mayores niveles de competitividad.
 



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos