12 de Marzo 2018

Cómo los jefes de los dibujos animados impactan en los chicos

Según un estudio, los niños reciben imágenes poco agradables de las películas de dibujos animados que suelen mirar.

Cómo los jefes de los dibujos animados impactan en los chicos

Más allá de las innumerables notas y estudios sobre los jefes tóxicos, hay una crítica más sutil que que viene permeando la mentalidad de las personas desde chicos: los jefes de las películas de Disney. El mundo del trabajo está presente en prácticamente todas las películas de Disney, desde la mina de diamantes de “Blancanieves y los siete enanitos”, hasta Krei Tech en “Big Hero 6”. Aunque en los últimos años las críticas de las feministas, entre otros grupos, convirtieron a las princesas en mujeres independientes, los jefes de Disney siguen siendo caricaturas de crueldad, en contra de las tendencias hacia el empoderamiento del empleado y un liderazgo más inspirador.

Según un paper de Martyn Griffin, de la Universidad de Leeds, y Mark Learmonth, de la Universidad Durham, las visiones de los niños están formadas no solo por los padres, maestros y otras relaciones de la vida real, sino también por la televisión y las películas. Y, dentro de esas influencias culturales, las películas de Disney están entre las más influyentes. El paper, publicado por la Academia de Management, analiza el efecto de Disney sobre la “predisposición organizacional”: las expectativas de los niños de cómo será el mundo laboral. “Solo porque las películas de Disney sean así no significa que todos piensen que su jefe va a ser como Stromboli”, dijo Griffin en una entrevista, haciendo referencia al titiritero malo de “Pinocho”. “Sin embargo, los jefes tienen que entender que los empleados jóvenes no son una página en blanco”. Esto es, que pueden tener percepciones negativas de las motivaciones de sus jefes, en parte quizá por estar expuestos a este tipo de filmes.

En el paper, los autores identifican cinco temas recurrentes relacionados al trabajo en 56 películas de Disney. Incluyen, por ejemplo, “estar sujeto a trabajos peligrosos, sucios o que no llenan a la persona” (como los ataques de Dumbo en el circo) y “ser rescatado y llevado a un ambiente de no trabajo” (como en “La espada en la piedra”, cuando Merlín crea un sistema de lavado de platos para que Arturo pueda escaparse de sus tareas en la cocina). El tema más común, que aparece en 35 películas, es “la manipulación y el engaño por parte de los jefes”. Y, de a poco, en los filmes más nuevos, hay situaciones corporativas fáciles de reconocer, como en “Zootopia”, cuando la joven coneja protagonista es subestimada por su jefe por su condición de mamífera pequeña. O en “El nuevo traje del emperador”, Kuzco desestima a su consejera mujer solo por ser anciana.

“Hay una gran tradición en retratar a los jefes no tanto como malos en todo sentido, sino como el tipo de persona con el que uno no querría salir a tomar algo”, dicen los autores del paper, citando como otros ejemplos desde Ebenezer Scrooge al Sr. Burns, de “Los Simpsons”. “Los chicos ven, continuamente, representaciones de jefes que están de forma agresiva y dominaria, y esas son las personas que ‘llegaron’”, dice Griffin.

Hay, sin embargo, algunos atisbos de potenciales buenos jefes. En “La princesa y el sapo”, por ejemplo, Tiana es una moza sobrecargada de trabajo y no respetada, pero cuando finalmente se da cuenta de su sueño emprendedor de abrir su propio restaurante, “uno asume que va a ser mejor jefa y hacer todas las cosas que el suyo no hizo”, añade Griffin. Y, en “Frozen”, asustada de su poder incontrolable, Elsa huye de su posición de liderazgo en Arendelle. Al final, descubre su humanidad y se embarca en lo que promete ser un reinado benevolente.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos