15 de Noviembre 2018

Con la telemedicina, la salud llega a donde antes no podía

Gabriel Barbagallo, Gerente Médico de Filiales de OSDE y Presidente de ACTRA explica las ventajas de este recurso en países extensos con grandes áreas poco pobladas como Argentina.

Con la telemedicina, la salud llega a donde antes no podía

La distancia ya no es un impedimento para la atención médica y el cuidado de la salud. OSDE implementó la Unidad de Asistencia Remota, gracias a la cual la telemedicina es una realidad.

Un claro ejemplo de ello se dio con un joven paciente con fibrilación auricular de alta respuesta ventricular, al que se le pudo realizar el diagnóstico por medio de monitores multiparamétricos y se decidió comenzar el protocolo de tratamiento antes de su traslado. El paciente llegó a destino con la arritmia revertida. De otra manera se habría comenzado a medicar una vez arribado, varias horas después y con un pronóstico más reservado.

La telemedicina es una herramienta que permite llegar a mayor cantidad de lugares y  con mejor calidad de servicios por medio de prácticas relacionadas al diagnóstico, el tratamiento, la prevención, la educación y el monitoreo de poblaciones vulnerables”, explica Gabriel Barbagallo, Gerente Médico de Filiales de OSDE y Presidente de ACTRA.

“La Argentina cuenta con una enorme superficie y una población de más de 40 millones de habitantes mal distribuidos, ya que más del 70% de ellos se encuentran concentrados en 5 ciudades. En consecuencia, existen grandes extensiones con serias dificultades de acceso a la salud, porque la oferta médica en esas localidades no es completa y la gente que habita o trabaja en los lugares más alejados requiere atención similar a los centros urbanos. La telemedicina, en muchos casos, permite llegar a donde antes no se podía”, amplía.

Gabriel Barbagallo. 

-¿No genera desconfianza o competencia respecto de la práctica médica tradicional?

-Es complementaria, no viene a reemplazar ni a los médicos ni a las instituciones médicas. Es un obstáculo cultural creer que la telemedicina reemplaza la actividad médica. Siempre habrá un cuerpo médico que tome decisiones en base a herramientas tecnológicas y que las utilice de manera correcta. Hoy el uso generalizado de Internet permite llegar en tiempo real, tanto para el diagnóstico como para el tratamiento y el monitoreo de las poblaciones vulnerables. También es una forma para que los médicos que viven en esos lugares más alejados tengan acceso a capacitación y actualización.

-¿Cómo impacta en los beneficiarios?

-Los destinatarios de la telemedicina son todos nuestros afiliados. Osde tiene más de dos millones de afiliados, muchos de ellos a través de empresas y un grupo importante de ellas se encuentran en lugares hostiles. Osde puso su UAR con servicio 7x24 para darles asistencia profesional al personal sanitario de las empresas ante situaciones no programadas.

-¿Qué pasa con el aspecto regulatorio?

-Desde ya que es una actividad que requerirá de regulaciones respectivas. Desde Osde, junto a otras doce empresas de salud, creamos recientemente la Asociación Civil de Telemedicina de la República Argentina (ACTRA), y uno de sus principales objetivos es trabajar con los organismos correspondientes para regular todos los aspectos relacionados a la telemedicina o telesalud que muchas empresas de salud se encuentran desarrollando. También deberán definirse estándares de calidad y otro objetivo importante es contribuir a la interoperabilidad.

-¿Qué escenario futuro imagina?

-La telemedicina en un futuro inmediato se va a extender, y habrá que estar preparado para ello, y por eso es importante que su ejercicio esté regulado, que esté protegido y que se haga bajo estándares de calidad.

-¿En qué consiste el telemonitoreo?

-Tenemos cada vez más grupos vulnerables que requieren algún tipo de monitoreo. Por ejemplo pacientes transplantados, dialíticos, oncológicos. Estos grupos pequeños de altos requerimientos de atención se verán favorecidos por los sistemas de monitoreo continuo que en la actualidad se están desarrollando. Esta herramienta evitará movilizaciones innecesarias y mayor seguridad y sobrevida de estos pacientes crónicos.

 -¿Cuál es el límite?

-El límite siempre es la ética, en todo, no solo en la telemedicina. El límite de la telemedicina lo pone la empresa que la ejerce  y a la que se pertenece y que forma parte de su reputación.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos