13 de Abril 2018

Un argentino que crea carteras de inversión desde Singapur

El economista Christian Abuide es jefe Global de Administración de Carteras para el banco Standard Chartered.

Un argentino que crea carteras de inversión desde Singapur

DESDE SINGAPUR. Economista de la UBA, Christian Abuide comenzó su trabajo en el sector de las finanzas en el año 2000, haciendo riesgo de mercado para la mesa de dinero del banco ING. Se quedó ahí dos años, por lo que atravesó el default, la salida de la convertibilidad y cinco presidentes. “Desde ese punto de vista, fue una experiencia espectacular por cómo me marcó en la forma de trabajar a futuro. Mi manera mental de ver las cosas es como un risk manager, en gran parte por eso”, cuenta Abuide desde el piso 37 de una torre en pleno distrito financiero de Singapur, donde hoy se desempeña como jefe Global de Administración de Carteras para el banco Standard Chartered.

Christian Abuide

Post crisis, partió a Inglaterra, donde realizó un Master en Economía y Finanzas. El traslado de su mujer a Ginebra lo llevó a la ciudad suiza en 2004, donde se terminaron quedando nueve años. A principios de 2005, ingresó al Deutsche Bank, en el equipo de administración de carteras de inversión, cubriendo todos los mercados que no eran Alemania, Inglaterra o los Estados Unidos. “Mi especialización siempre fue ser generalista”, ríe Abuide sobre la contradicción de las palabras.

En 2013, llegó la oferta de Standard Chartered, que quería impulsar nuevos negocios. “Querían inyectarle energía al tema de banca privada y discrecional. Este es un banco muy establecido en Asia, Medio Oriente y África en banca minorista y transaccional, pero la banca privada era un negocio más incipiente”, recuerda Abuide. Aunque la casa central de la entidad está en Inglaterra, donde se sienta el board, en los hechos, las principales funciones están en Singapur.

A la hora de explicar su trabajo, introduce: “La banca privada en este caso es para los clientes que pueden abrir una cuenta de US$ 5 millones o más y buscan productos y asesoramiento, entre otras cosas, de inversión”. La forma de hacerlo es la “tradicional”, en la cual el account manager realiza un perfil del cliente a partir de sus necesidades y le propone ideas, o el “discrecional”, a partir del cual el cliente firma un contrato en el que se estipula qué puede hacer o no el banco, el objetivo, y deja en sus manos el manejo de cartera. “Como jefe Global de Administración de Carteras, mis clientes están en los centros de banca privada de la entidad -en Europa, Hong Kong, Singapur y Dubai. Mi trabajo es armar carteras, un menú de opciones y estrategias de inversión que los 400 account managers y 70 investor managers usan después con sus clientes”, explica.

Después de casi cinco años de vivir en Singapur, asegura que estar en este país “es muy fácil”, aunque no descarta moverse a futuro. “Siempre pienso en volver a la Argentina, pero me parece que todavía no es el momento, tanto por la situación familiar como laboral. Tendría que reinventarme, porque la industria de lo que hago no existe”, admite.

Igualmente, se mantiene atento a la realidad local. “Personalmente, me parece que se perdió mucho tiempo pero se están tratando de hacer cosas buenas para encaminar a la Argentina a un plan de mediano plazo. Una de mis grandes frustraciones con el país es esa: la falta completa de un plan de mediano plazo. No digo 30 años; aunque sean cinco u ocho. Espero continuidad, más allá del matiz político. Con un poco de continuidad, la Argentina debería funcionar sola”.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos