03 de Julio 2018

Trípodi, de la Agencia de Inversiones: “Las inversiones están llegando”

El presidente Ejecutivo del organismo dialogó con Apertura sobre el estado en que se encuentra la llegada de inversiones. Desafíos y oportunidades de un país que apuesta a ellas para crecer.

Trípodi, de la Agencia de Inversiones: “Las inversiones están llegando”

“La autocrítica que me hago es que siempre he sido muy optimista y tal vez puse metas ambiciosas para todos”. El pasado 16 de mayo, el presidente Mauricio Macri definía así a la que consideraba una falla de su Gobierno en la reciente turbulencia cambiaria que golpeó a la economía argentina. La frase, sin embargo, podría aplicarse también a la expectativa que el propio Gobierno generó cuando prometió una “lluvia de inversiones”. Y pese a que estas lideraron el crecimiento económico de los últimos siete trimestres, la expresión se convirtió en una suerte de chicana entre quienes consideran que los montos ingresados son insuficientes.

Durante 2017, las inversiones representaron un 16 por ciento del PBI y crecieron 11,3 por ciento respecto al año anterior –tras registrar una expansión interanual del 20,7 por ciento en el último trimestre. Mientras que, para 2018, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional espera que las inversiones crezcan 12 por ciento frente al último año y se encaminen a representar, en el mediano plazo, un 20 por ciento del PBI. Confían que liderarán un crecimiento sostenido entre el 2 por ciento anual en los próximos años.

De acuerdo a la agencia, entre el 11 de diciembre de 2015 y el pasado 30 de abril se anunciaron inversiones por más de US$ 111.000 millones. De ellas, US$ 4800 millones fueron anunciadas en diciembre de 2015, US$ 42.300 millones en 2016, US$ 55.500 millones en 2017 y US$ 8300 millones en los primeros cuatro meses de 2018. Pero, ¿son suficientes? ¿Qué porcentaje de los anuncios se ejecutó? A estos temas se refirió Juan Pablo Trípodi, presidente Ejecutivo de la Agencia desde agosto de 2017, en un diálogo exclusivo con APERTURA.

Juan Pablo Trípodi. 

¿Qué balance hace desde que fue nombrado titular de la agencia y ante una economía que exuda volatilidad?

Es un proyecto desafiante dado el planteo de modelo económico que hace este Gobierno, en el que la inversión y la exportación son dos pilares fundamentales para el crecimiento. Es un proceso largo, porque implica salir de una Argentina que durante 70 años miró hacia adentro. Creemos que un país abierto inteligentemente al mundo es una condición necesaria para el desarrollo, mostrando todo el potencial que tiene la Argentina y logrando insertarnos en los diferentes mercados.

¿Cómo ha evolucionado la IED, particularmente, en los últimos meses?

Es importante entender que nosotros nos focalizamos en lo que es la inversión productiva, que es el motor del crecimiento. El año pasado, esa inversión productiva creció dos dígitos respecto al año anterior, por encima del 11 por ciento. Y eso teniendo en cuenta que el PBI creció poco menos de 3 por ciento. Es decir, la inversión casi que cuadruplica el crecimiento del PBI. Eso te muestra que el crecimiento de la Argentina está basado en inversión, que es a lo que apunta este Gobierno. El tema, cuando uno habla de IED, es que puede tratarse también de capitales que van al mercado financiero, que es necesario, pero que no necesariamente se traduce en inversión productiva. Aclarado eso, el rol de la IED se triplicó en 2017 frente a 2016, llegando a casi el 2 por ciento del PBI de Argentina (NdR: fue 1,9 por ciento). ¿Es suficiente? No. Queremos llegar al 4 por ciento, una meta ambiciosa.

¿Cuándo estiman llegar a ese 4 por ciento?

Nos va a llevar por lo menos unos cuatro años. Pero va a depender de la coyuntura internacional. Otra buena noticia es que de los países de América latina solo Argentina y Colombia incrementaron su IED –y su participación en la región– en 2017. El mundo ofrecía menos plata para regiones emergentes, pero la Argentina fue uno de los ganadores. Las empresas de capital extranjero decidieron mantener más del 70 por ciento de su utilidad y reinvertir en el país, cuando el promedio en América latina es del 40 por ciento.

¿Qué porcentaje de las inversiones anunciadas se ejecutaron?

De los más de US$ 110.000 millones que se anunciaron desde diciembre de 2015, el 45 por ciento está ejecutado o en ejecución. Lo importante es ver que el anuncio se traduce en realidad.

Más allá de los ruidos financieros de las últimas semanas, ¿qué debe hacerse para que sea más atractivo invertir en la Argentina?

Tenemos que apuntar a bajar el costo laboral y el costo fiscal, desmantelando la burocracia histórica que ha habido, para que hacer negocios en el país sea más fácil. Trabajar día a día para ir eliminando trámites innecesarios que lo único que hacen es encarecer. Es la única forma de devolverle la competitividad a las empresas y ponerlas en igualdad de condiciones con el resto del mundo.

Hablando de costos, ¿observaron mayores anuncios de inversión desde que se sancionó la Ley de Reforma Tributaria?

Todos los inversores miran el largo plazo, con lo cual es muy importante transmitir condiciones de estabilidad, de transparencia y de sustentabilidad. Todos los cambios macroeconómicos que se hicieron, y los más micro –como la Ley de Reforma Tributaria, la Ley de Emprendedores o la ley que te permite crear una empresa en un día– alientan la inversión, simplifican el camino. Y a nosotros nos repercute directamente en consultas. Otro ejemplo es el interés que generaron los proyectos de PPP (Proyectos Público Privados).

¿Cuáles serán los sectores más beneficiados con la reglamentación de los PPP?

Es un modelo que se utiliza principalmente en los sectores de la construcción, de infraestructura, pero también en lo que es salud, por la construcción de hospitales, o hasta proyectos de riego que van a salir vía PPP. Se van a licitar proyectos de sistema de riego modernos para áreas que hoy son poco productivas para la agricultura, que se van a convertir en áreas mucho más productivas. También complejos habitacionales, cárceles, la red de distribución eléctrica, gasoductos.

¿La reciente inestabilidad económica no atenta contra la llegada de inversiones?

Sin dudas lo que pasó fue importante. Pero también lo fue que se haya mostrado capacidad de solucionarlo. Con lo cual, si bien eso puede retrasar un poco el crecimiento –aunque todavía es prematuro decir cómo va a afectar–, los inversores piensan en el largo plazo. El camino que estaba trazado será el mismo y apostamos a que los inversores que estaban interesados lo seguirán estando.

¿Cómo afectará al inversor el acuerdo de una línea de crédito con el FMI?

El Fondo les da tranquilidad en el sentido de que el país va a tener un apoyo del mundo para concretar lo que tiene planificado. El Fondo genera tranquilidad porque las reglas son claras, concretas. Y direccionan hacia uno de los objetivos que tiene este Gobierno, que es el equilibrio fiscal.

¿Cuánto puede ayudar la presidencia argentina del G20 a estimular las inversiones?

Tanto la organización de la Cumbre Ministerial de la OMC como los eventos del G20 son momentos de visibilidad. A principios de octubre, será la reunión del B20, que va a ser muy importante por quienes vienen. Y eso seguramente se traducirá también en mayores anuncios de inversión porque, por lo general, estos se hacen con la presencia de los directivos más importantes.

El mapa de inversiones refleja poca participación de los países asiáticos. ¿Por qué se da esto?

Tienen dinámicas diferentes. Las compañías chinas, por ejemplo, tienen poca participación porque nosotros no ponemos en el mapa lo que es M&A, es decir, compras de compañías. Y ahí es donde los chinos son fuertes. Otra de las áreas en las que son muy fuertes es en obras de infraestructura, y esas van a materializarse dentro de los proyectos de PPP. En cuanto a Japón, suelen pensar más a largo plazo que el resto. La relación con Japón es muy importante y estamos desarrollando acuerdos que den una mayor facilidad de intercambio de inversiones y de comercio. Creo que la inversión de Japón se va a acelerar mucho.

Buena parte de los anuncios se concentran en pocos sectores. ¿Cómo se estimula la inversión en los que generan menos interés?

Dentro de cada sector hay nichos que las compañías pueden explorar. Desde la Agencia estamos en el proceso de brindar información, ayudando a quienes quieran invertir a que el negocio se haga realidad. Porque nuestro interés es que las compañías vengan, inviertan y generen empleo.

Por último, ¿qué opinión le merecen las críticas respecto a la lluvia de inversiones?

Pensamos en la inversión como uno de los pilares de crecimiento de la Argentina y, por más que no se ve tanto, el proceso ya empezó. Así lo reflejan los números de 2017 o los anuncios de inversión. Son procesos largos y muchas veces es difícil de verlo, pero ya está pasando, es una realidad. Por más que se cuestione, la realidad es que el proceso de inversiones ya empezó.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 294 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos