18 de Septiembre 2017

¿Por qué es mejor invertir que ahorrar?

¿Por qué es mejor invertir que ahorrar?

Mucho se ha hablado del ahorro e inversión. Sin embargo, hay algunos puntos interesantes a considerar cuando pensamos en ellos, tanto desde el punto de vista del significado de uno y otro término como en cuanto a la implicancia que tienen ambos conceptos para nosotros y para el resto de la sociedad.

Por empezar, ahorrar tiene una connotación más relacionada a dejar de gastar algo, usar menos de un recurso. Por supuesto que dinero es algo que podemos ahorrar pero también podemos ahorrar palabras para que entre el mensaje en 140 caracteres de Twitter. Ahorrar, entonces, habla de un esfuerzo para consumir menos de lo que necesitamos.

Tener recursos ahorrados (pero no productivos) por lo general significa un costo para mantenerlos, con lo cual uno termina con menos recursos que cuando empezó, producto del costo de mantenimiento. Si nos aislamos de la especulación que existe sobre la variación de precios, un productor agropecuario que ahorra guardando la soja en un silo bolsa tiene un costo por hacerlo: hay que embolsarla, hay que destinar un espacio que podría ser usado para otro fin, hay que pagar un seguro o correr riesgo de que se rompa la bolsa, entre humedad, etc. Otro ejemplo: quien guarda sus ahorros en una caja de seguridad paga por el uso de esa caja y tiene un costo para mantenerlos.

Otros factores también entran en juego y perjudican el mantenimiento de valor de lo ahorrado: la inflación deteriora el poder adquisitivo de la moneda. En pesos es una obviedad, por eso muchos compran dólares como resguardo pero también existe inflación en dólares que quita poder de compra a esa moneda. En 1986, un Big Mac en los Estados Unidos salía US$ 1,6; ahora, sale más de US$ 5 -se redujo a la tercera parte lo que se puede comprar con lo que uno tenía ahorrado.

Invertir, por otro lado, tiene una connotación más positiva. Habla de la puesta en uso de recursos para que generen nuevos recursos. Esto es rentabilidad: el capital que uno invierte le genera más capital. Un concepto básico pero fundamental.

Hoy en día, en la Argentina, con una inflación esperada de 17% para los próximos 12 meses, es posible invertir en Lebacs a tasa de 27%. Esto resguardaría nuestro capital y nos daría una ganancia de manera sencilla. La Lebac opera similar a lo que sería hacer un plazo fijo y con el beneficio extra, además de la rentabilidad, de la seguridad, porque una Lebac es un préstamo de pesos que le hacemos al Banco Central, quien tiene la potestad de imprimir pesos. O sea, prestamos pesos a quien tiene la fábrica de pesos.

Por último, hay un fenómeno más que es el impacto sobre la sociedad de la decisión que cada uno de nosotros tenemos sobre ahorrar o invertir. Ahorrar es guardar y no genera impacto, mientras que invertir es poner a trabajar el dinero. Ya sea que compremos acciones, pongamos un kiosco o lo invirtamos en un banco, quien a su vez lo prestará para que otros inviertan. La inversión genera crecimiento y trabajo, y mejora el nivel general de bienestar de la sociedad.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos