02 de Enero 2018

Brasil está de vuelta: qué acciones incluir en la cartera

Pese a la persistencia de los ruidos políticos, los inversores internacionales volvieron a poner en la mira a las acciones del país vecino gracias a una incipiente recuperación económica y atractivas valuaciones. 

Brasil está de vuelta: qué acciones incluir en la cartera

En los primeros 10 meses del año, el índice Bovespa acumuló una mejora del 22,7 por ciento en dólares, por debajo de las subas que presentaron en el mismo lapso otros indicadores bursátiles como el Merval argentino (+48,1 por ciento), el IPSA chileno (+41,7 por ciento) o el principal indicador de la bolsa peruana (+31,8 por ciento). Los portfolio managers de los FCI registrados localmente y que ofrecen exposición a activos brasileños de renta variable siguen siendo optimistas respecto a las perspectivas en el mediano y corto plazo.

“Cuando uno saca la foto de Brasil y analiza tres puntos ve que la macroeconomía y las valuaciones de las compañías son positivas mientras que el político es el único que representa un gran signo de pregunta”, explica Patricio Tassello, Portfolio manager de Santander Asset Management.

La administradora del Banco Santander Río gestiona desde 2005 el Superfondo Acciones Brasil que tiene como objetivo generar retornos absolutos invirtiendo en las principales compañías del gigante sudamericano. Con el índice MSCI Brasil como benchmark, es el único fondo de la plaza local que ofrece 100 por ciento de exposición a renta variable del principal socio del Mercosur. Su cartera incluye acciones de compañías como Banco Itaú, Banco Bradesco, Petrobras, Vale, Ambev y los ETFs Ibovespa y MSCI Brazil (EWZ). 

El fondo, que se suscribe y rescata en dólares, fue relanzado en julio del año pasado. En lo que va del año, acumula una mejora de 21,13 por ciento en dólares.  “Aprovechamos cambios en la regulación que nos permiten operar más libremente y con menores costos”, explica Ricardo Daud, CEO de Santander Asset Management.  Cuenta con una cartera de más de US$ 14 millones conformada, mayoritariamente, por inversores minoristas. “Es un producto muy atractivo para todos los clientes posblanqueo  que ha tenido un crecimiento exponencial”.

Desde la gestora, recomiendan un horizonte de inversión de 18 meses. “Hay eventos en Brasil, como el caso de las escuchas del presidente Temer, que le imprimen mucha volatilidad al índice de referencia”, explica.

Las razones

Para Tassello, los números de la macro brasileña son prometedores. Durante el segundo trimestre, la recuperación alcanzó un 0,3 por ciento del crecimiento interanual: “La economía, tras tres años de recesión con una caída acumulada del 7 por ciento, parece haber encontrado un piso. Los pronósticos para este año nos dan un crecimiento de 0,5 por ciento  y  para el año que viene, 2 por ciento”. La suba del PBI vendría por el consumo y del crecimiento de la masa salarial. 

Tassello destaca como positivo un contexto inflacionario realmente bajo, en niveles del 2/2,5 por ciento anual, una deuda neta sobre PBI en nivel del 50 por ciento y sólidas reservas en el orden de los US$ 360.000 millones. “Hay puntos negativos como el desempleo, superior a los dos dígitos, y los déficits primario y secundario, difíciles de corregir ”, resalta.

Por otro lado, considera que las acciones brasileñas aún tienen recorrido por delante a pesar de las valuaciones que muestran las compañías brasileñas. “Los ratios se han comprimido en los últimos tres meses pero no están desfasados. En 2016, el índice MSCI Brasil creció 61 por ciento en dólares y un 28 por ciento en lo que va del año. De junio hasta hoy, el rally alcista fue superior al 30 por ciento”, remarca. 

Para Rafael Mendoza, Portfolio manager Latam Equities All Caps de Compass Group, en los últimos años los inversores se alejaron bastante de Brasil, especialmente en renta variable. “Afectaron las cuestiones políticas, pero las empresas tampoco hicieron su mejor trabajo en términos del retorno a los accionistas”, agrega. “Muchas compañías crecieron más de lo que debían, con un financiamiento que no fue el correcto. Se pagaron altas tasas de interés y se tomó exposición a monedas que no dieron los mejores resultados”, remarca el especialista. 

A juicio de Mendoza, este escenario cambió: “La recesión que empezó en 2015 y está terminando este año hizo que las compañías se ordenaran. Cuando uno mira la última línea de utilidades o la de resultados operacionales ve que muchas empresas presentaron mejoras en sus márgenes en momentos en que la economía no necesariamente estaba mejorando”.
Compass ofrece invertir en el Fondo Crecimiento II,  que provee exposición a acciones de las principales economías de América latina y se suscribe en pesos. Tiene el 66 por ciento de su cartera invertida en Brasil, 17 por ciento en Chile y 15 por ciento en México. “Es un fondo con una prioridad eminentemente brasileña”, explica Mendoza. Posee posiciones en papeles como Rumo Logistica, Petrobras, Bradespar,  Suzano,  Cia. de Concessoes Rodoviaria, Banco Bradesco, Kroton educational, Itausa - Investimentos Itaú, Lojas Americanas, BMF BOVESPA, Biotoscana Investments, CVC Brasil e Iochpe Maxion, entre otras.

“La recesión nos dio una oportunidad para encontrar casos de inversión interesantes, valuaciones atractivas, buenas perspectivas de negocios”, agrega. Gracias a ello, el fondo acumuló en los primeros 10 meses del año un rendimiento de poco más del 43 por ciento en pesos. 

Mendoza tiene una visión positiva del mercado accionario brasileño: “En el último trimestre aumentamos la posición que teníamos en el fondo en títulos locales. No tenemos un sector favorito, cubrimos casi 200 compañías. Nos gustan los bancos y B3, que surgió de la fusión del Bovespa con el mercado de renta fija. También tenemos en cartera un laboratorio, autopistas, almacenes con desarrollo de e-commerce”.

El Portfolio manager de Compass destaca como muy positiva la baja de la tasa de interés Selic:“Ha sido muy agresiva. Empezaron el año con tasas nominales del 14 por ciento y van a cerrar con niveles cercanos al 8 por ciento.  Esto contribuye a mejorar el poder adquisitivo de los consumidores y las condiciones financieras de las compañías”. 

Otro aspecto para destacar, según Mendoza, es la tendencia a la baja que muestra la inflación: “Muchas compañías invirtieron antes de que la economía empezara a reaccionar. Hay mejores condiciones para fijar precios y salarios”. Mendoza considera que la reforma laboral que implementó hace unos meses es positiva. “Permite que haya más flexibilidad en un mercado que hasta ahora había sido muy rígido”, remarca. 

La administradora del Santander Río posee otro fondo con exposición a acciones brasileñas. Se trata del Superfondo Latinoamérica, que tiene el 66 por ciento de los activos invertidos en acciones del país vecino. El resto lo componen títulos de Chile, la Argentina y Perú. En este caso, el benchmark es el MSCI Latam. “Acumula un retorno del 47 por ciento en dólares en al año, muy por encima del 26 por ciento que muestra el índice”, destaca Tassello.

Para los administradores de carteras, el tema político es la gran incógnita que tiene Brasil, especialmente de cara a las elecciones presidenciales de octubre de 2018 y los casos de corrupción. “La política es más importante para algunas compañías, principalmente en aquellas donde el Estado tiene el paquete de control como Petrobras, Banco de Brasil o Electrobras”, agrega Mendoza. 

Para Manuel Terré, de Delphos Investment, luego del primer ciclo alcista observado entre enero y noviembre de 2016, la continuidad del segundo iniciado en julio de este año dependerá del avance de las reformas estructurales y de la fortaleza de la recuperación cíclica de la economía. 

Los inversores locales tienen la posibilidad de tomar exposición a activos brasileños a través de ByMA. El papel más buscado es Petrobras, que cotiza en la bolsa porteña desde 2006. Con una capitalización bursátil de US$ 70.300 millones, es la cuarta acción más negociada de la plaza local y una de las de mayor peso dentro de la cartera teórica del Merval.  

Otras acciones que concitan en el interés de los operadores locales son el conglomerado industrial Vale y el Banco Bradesco. A diferencia de Petrobras, que cotiza en forma directa, se negocian a través de Cedears (Certificados de Depósito Argentinos), la versión local de los ADRs estadounidenses. El volumen negociado en Vale en muchos casos es superior al de varias de las sociedades del Merval. Otras sociedades brasileñas listadas vía Cedears, aunque con reducido volumen de negocios, son Banco Santander Brasil y Telebras.

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 287 de Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla acá.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos