14 de Marzo 2018

Esta aceleradora chilena llega a la Argentina para apoyar hasta 100 startups por año

Invertirían hasta US$ 100.000 en cada proyecto. Qué tipo de emprendimientos buscan.

Esta aceleradora chilena llega a la Argentina para apoyar hasta 100 startups por año

Un nuevo jugador se hace lugar en el ecosistema emprendedor. Luis Stein es argentino, pero lleva tiempo trabajando entre startups chilenas. Allí fundó Imagine Lab, una aceleradora para proyectos de base tecnológica que cuenta con más de 300 emprendimientos apoyados.

El año pasado vino a su país de origen para abrir una oficina local. El disparador que motivó la decisión, asegura Stein, fue la aprobación de la Ley de Emprendedores. “La Argentina tiene emprendimientos muy relevantes, pero no tiene una cantidad que se condiga con la capacidad emprendedora en absoluto. Hasta que salió la ley, la Argentina no tenía una política de apoyo al emprendimiento a nivel nacional. Recién el año pasado pasó a ser una política de Estado y tuvimos la suerte de verlo venir”, define el director Regional.

Su llegada se vio apalancada luego de ser elegidos por el Ministerio de Producción de la Nación como una de las tres aceleradoras que administrarán un Fondo de Aceleración en los próximos cuatro años, a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (Fondce). De esta manera, durante el 2018, invertirá hasta U$S 100.000 en cada uno de los 10 mejores proyectos que resulten de su primera convocatoria abierta en el país.

“La aceleradora se iba a hacer más allá del resultado del concurso. Pero, obviamente, con el apoyo de fondo públicos, va a ser distinto”, explica Facundo Geremia, gerente General de Imagine Lab Argentina. “No se puede hacer inversión en nuestros países si no es con un esfuerzo público-privado”, suma Stein.

Al primer llamado que hicieron en el país se presentaron 400 postulaciones, y la semana pasada anunciaron a los 47 elegidos que recibirán apoyo por parte de la aceleradora. La primera etapa consiste en proveer capacitaciones, mentorías y un espacio de trabajo, además de acceso a la red de expertos y empresarios que tienen en el país. A medida que avanzan en el trabajo, se espera que las startups vayan cumpliendo ciertos hitos y, entre quienes los consigan, se irán haciendo cortes por meritocracia, donde los seleccionados recibirán inversión.

“Nosotros vamos a trabajar para encontrar las balas de plata y luego vamos a invitar al Fondce a coinvertir”, explica Geremia. Trabajarán durante seis meses, primero con 50 proyectos, luego con 16, luego con ocho, hasta llegar a cinco finales. Éstos se llevarán hasta US$100.000, y la mitad será aportada por el Ministerio de Producción a través del Fondce. Pero hasta llegar al paso final, la aceleradora invertirá primero US$ 10.000, en un segundo paso US$ 15.000 y, en la última instancia, US$ 25.000, a los que se sumarán los US$ 50.000 del Ministerio.

“Hoy nuestro objetivo es usar el cupo de coinversión cada año y llegar a los US$ 500.000. Esto implica que lleguemos a los 10 proyectos acelerados por completo. Lo interesante es que para encontrarlos, vamos a ver 500 y trabajar con hasta 100 al año”, asegura el director local de la aceleradora que acepta emprendedores que pueden encontrarse en cualquier momento del proyecto: desde quien viene con una idea hasta quien ya se encuentra facturando, siempre que tengan una base tecnológica.

Entre los 47 anunciados para la primera generación hay startups con soluciones para el agro, finanzas o retail, entre muchas otras. La mayoría, aseguran desde la aceleradora, son proyectos B2B, porque su modelo apunta a llevar innovación a las empresas grandes. “A las empresas grandes les es muy difícil innovar porque puede ser riesgoso. Nos dimos cuenta de que podíamos acercar a las startups con las empresas, podíamos visibilizar en negocio mucho más rápido y, a la vez, ayudar a las grandes a innovar”, afirma Stein.

“Se hace un cruce de capacidades. La empresa entiende cómo trabajar de manera ágil y la start up entiende cómo es un modelo de gobierno corporativo. Si te valida una corporación grande, la manera de escalar está por lo menos definida”; agrega Geremia.

El socio inversor con el que se asentaron en el país es el Grupo San Cristóbal. También están buscando socios en México, Perú y Colombia para instalarse allí. Junto con el anuncio de los emprendedores seleccionados, inauguraron un espacio de coworking de 320 metros cuadrados en Vicente López que estará a su disposición, además de una red de 60 mentores expertos en diferentes áreas que los acompañarán en el proceso.

“Es muy relevante que los empresarios argentinos empiecen a entender que tienen que invertir en innovación y que ésta es una muy buena manera de hacerlo”, concluye Stein.

El segundo llamado se realizará antes de junio, para no coincidir con las fechas del Mundial de Fútbol.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos