30 de Enero 2018

Transparencia fiscal internacional: el escenario 2018 para inversiones en el exterior

La reforma tributaria amplió el alcance de la transparencia fiscal internacional para evitar el diferimiento de ganancias obtenidas mediante inversiones a través sociedades y otro tipo de entidades controladas en el exterior.

Transparencia fiscal internacional: el escenario 2018 para inversiones en el exterior

El corriente año (2018) constituye un punto de inflexión en el tratamiento aplicable en el impuesto a las ganancias de nuestro país, a las inversiones en el exterior de residentes argentinos que se caracterizan, entre otros factores, por ser realizadas a través de determinados “vehículos” –sociedades u otro tipo de entidades controladas- situados en el exterior.

Este giro en el tratamiento se debe a la gran ampliación del alcance de la TFI, de aplicación a partir del 2018, efectuada por la ley 27.430 de “Reforma Tributaria”. Debido a los cambios mencionados se interrumpirá el diferimiento de largo plazo que posibilitaba la ley del impuesto a las ganancias antes de la reforma, respecto de las utilidades obtenidas en el exterior por ciertas sociedades y otras entidades controladas, también situadas en el exterior.

¿Qué es la Transparencia Fiscal Internacional?

La TFI es un conjunto de normas legales que tiene por objeto evitar que los contribuyentes de un determinado país, reduzcan la base imponible del impuesto a las ganancias de su país de residencia, mediante la utilización de sociedades u otro tipo de tipo de entidades o contratos que controlan. La reducción de la base imponible en el país de residencia se realiza mediante el traslado de utilidades a jurisdicciones de baja o nula tributación y/o con el diferimiento a largo plazo del momento de tributación en el país de residencia. 

La TFI, en términos sencillos, torna “transparentes” a las estructuras en materia fiscal, atribuyendo al controlante las utilidades obtenidas por los vehículos controlados directa o indirectamente, aún cuando no le hayan sido distribuidas por tales entidades.

La Transparencia Fiscal en Argentina a partir de la reforma

Las entidades controladas en el exterior que se verán sustancialmente afectadas por la reforma en materia de TFI pueden agruparse en dos grupos:

Un grupo está constituido por trusts, fideicomisos, fundaciones privadas y estructuras análogas, controladas por un sujeto residente en el país. Con motivo de la aplicación de normas de TFI a este tipo de entidades a partir de la reforma -antes no estaban alcanzadas-, las ganancias que obtengan deberán imputarse por el sujeto residente que las controle al ejercicio fiscal –controlante persona jurídica- o año fiscal –controlante persona humana- en el que finalice el ejercicio fiscal de tales entidades o contratos. Antes de la reforma, los controlantes de estas entidades, imputaban las ganancias obtenidas por las mismas al ejercicio o año fiscal en el que las mismas eran distribuidas.

Un segundo grupo está constituido por sociedades u otros entes con personalidad fiscal situados en el exterior. Antes de la reforma existían normas de TFI aplicables a este tipo de sujetos, pero una de las condiciones que debía verificarse junto con otras, consistente en que la entidad estuviera situada en una jurisdicción no cooperante en materia de intercambio de información tributaria, era fácilmente eludible: bastaba constituir a la entidad en una jurisdicción cooperante, carácter que reúnen casi todas las jurisdicciones del mundo en las cuales usualmente se radican este tipo de sociedades.

A partir de la reforma han cambiado las condiciones bajo las cuales se aplica la TFI a este grupo de entidades, ampliando sustancialmente su alcance. En este sentido, el cambio más relevante, está constituido por el establecimiento de un umbral de tributación, consistente en un porcentaje de tributación mínimo, equivalente al setenta y cinco por ciento (75%) del impuesto aplicable a las sociedades en nuestro país, al que debe estar sometida la entidad situada en el exterior para que no les aplique TFI, siempre que se verifiquen, además, otras condiciones. En caso que la entidad esté situada en una jurisdicción de baja o nula tributación o no cooperante se considera no cumplido el porcentaje de tributación mínimo. Este esquema sustituye a la condición fácilmente superable antes mencionada, consistente en que la entidad esté situada en una jurisdicción “no cooperante” en materia de intercambio de información tributaria.

No se mencionan en detalle las demás condiciones que deben verificarse en forma conjunta para la aplicación de TFI, aunque debe señalarse que las mismas ocurren generalmente en entidades que se han constituido a fin de reducir la base imponible del impuesto a las ganancias (vgr. control directo o indirecto de las entidades, falta de sustancia y obtención preponderante de rentas pasivas). 

Es claro que el nuevo escenario de TFI en nuestro país impone la necesidad de evaluar las estructuras constituidas con anterioridad a la reforma, pues del análisis de los efectos de los cambios introducidos puede surgir, por ejemplo, que la estructura actual generará una carga fiscal más gravosa por la imposibilidad de computar impuestos análogos al impuesto a las ganancias; que mediante una reestructuración se podrían aprovechar convenios para evitar la doble imposición suscriptos por nuestro país, o bien, que se podría “adelgazar” la estructura, eliminando sociedades, e incluso que es conveniente nacionalizar ciertas sociedades de la estructura.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos