31 de Agosto 2017

Mundial 2030: las claves para no perder el campeonato económico

Estabilizar la macroeconomía y reducir el déficit fiscal, objetivos imprescindibles para que la Argentina sea una firme candidata a organizar la Copa del Mundo.

Mundial 2030: las claves para no perder el campeonato económico

Si bien el 21 de agosto la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) oficializó su apoyo a la candidatura de la Argentina y Uruguay como organizadores de la Copa del Mundo 2030, este proyecto ya tiene casi diez años. La confirmación por parte de los presidentes de ambos países podría a darse a principios de octubre y muchos ya se ilusionan con vivir la cita mundialista de local. Sin embargo, otros se debaten sobre las resultados económicos que un evento de esta magnitud podría traer aparejado. Apertura.com consultó a distintos especialistas que hicieron hincapié en los aspectos a tener en cuenta para poder levantar el trofeo del campeonato financiero sin quedar eliminados en primera ronda.

“La mayoría de las evidencias sugieren que los beneficios económicos para el país organizador son insignificantes”, sentencia Stefan Szymanski, coautor del libroSoccernomics. El economista y profesor de Management Deportivo en la Universidad de Michigan resalta que la clave estará en no invertir en instalaciones que tengan un limitado uso práctico después del evento. Sus conclusiones coinciden con el estudio realizado por el Instituto Alemán de Investigación Económica de Berlín, en el que afirman que el impacto económico, tanto para el país anfitrión de la Copa del Mundo 2006 como para Brasil en 2014, fue nulo.

La FIFA exige una serie de requisitos a los países que desean presentarse en la pugna por ser organizadores de su evento más importante. El organismo del fútbol internacional demanda al menos 12 estadios –con una capacidad mínima para 40.000 espectadores y uno con lugar para 80.000 hinchas que será la sede del partido inaugural y de la final. Además de las inversiones en telecomunicaciones, transporte y capacidad hotelera para 60.000 personas, la FIFA también solicita un total de 64 campos de entrenamiento de primer nivel. Estas exigencias son las que se tendrán en cuenta hasta el Mundial 2022, aunque se espera que cambien para el torneo de 2026, ya que ese año serán 48 las selecciones participantes en lugar de 32.

La infraestructura deportiva es una de las grandes inversiones a realizar, aunque el temor a los elefantes blancos está siempre latente. “En lugar de crear un nuevo estadio habría que mejorar los existentes”, comenta Ariel Coremberg, autor del estudio La incidencia del fútbol en la economía argentina. Para Alejandro Rodríguez, presidente del Observatorio Social y Económico del Deporte, se necesitan “aggiornar los estadios existentes respetando sus estilos, su identidad e historia”. Un caso emblemático es el del estadio de Manaos, que costó US$ 300 millones y hoy es un coloso vacío. Un dirigente de uno de los clubes grandes de la Argentina le aseguró aApertura.com que construir uno desde cero en el país “depende de muchos factores, pero va desde los US$ 2000 a US$ 4500 por butaca".

Cracks. Lionel Messi y Luis Suárez serían los abanderados de la candidatura rioplatense para el 2030.

Los presupuestos destinados a la organización de una Copa del Mundo crecen de manera desmedida cada cuatro años. Según la BBC, la cifra pasó de los US$ 2000 millones que gastó Alemania en 2006 a los US$ 6000 millones de Sudáfrica en 2010, para culminar con el récord brasileño de US$ 10.600 millones. “Cuanto mejor funcione la macroeconomía, más eficiente será invertir en el Mundial, ya que vas a tener menos tasa de interés de endeudamiento”, explicó Coremberg. En tanto, Gustavo Segre, analista económico que trabaja hace 30 años en Brasil, aseguró que lo más importante es “reducir el déficit fiscal para no terminar aumentando la deuda”.

El antecedente brasileño con construcciones de infraestructura altamente sospechadas de corrupción ponen bajo la lupa las posibles obras y demandan una sola cosa para que los números no terminen en rojo: transparencia. “Todo aquello que se invierte en un evento de estas características puede ser recuperado, pero para esto hacen falta organismos de control que generen transparencia”, afirma Rodríguez. Asimismo, Szymanski, también autor de Money & Soccer, explicó que “aunque no es un negocio rentable, es importante controlar los costos y para eso se requiere rendición de cuentas”.

“Con Claudio Morresi (Secretario de Deportes de la Nación entre 2004 y 2014) lo planteamos gracias a nuestra amistad con las autoridades uruguayas”, recuerda Rodríguez, que se desempeñó como subsecretario de Deportes entre 2004 y 2009. Aunque el proyecto comenzó en ese entonces, recién este año se conformó Iniciativa 2030, comisión binacional encargada de fomentar la candidatura rioplatense para celebrar el centenario de la primera Copa del Mundo. “Esto involucrará al Gobierno de turno y a los que vienen, entonces lo más importante es un compromiso de ambos países sin mediocridades ni miradas cortas”, destacó Matías Patanian, vicepresidente 2° de River Plate y protesorero de aquella organización. Hace unas horas se confirmó que Paraguay también sería sub sede del Mundial 2030 trás una reunión entre Alejandro Domingúez, presidente de la Conmebol, y el mandatario paraguayo Horacio Cartes.

La Iniciativa 2030 estará presidida por el empresario sanjuanino Alberto García Carmona, ex directivo de General Motors, que, en diálogo con Infonegocios, sostuvo con respecto al campeonato financiero: “Entre un 5 y un 10 por ciento del PBI de un país se mueve ese mes en la sede del evento”. Para Szymanski, montar un Mundial normalmente tiene un impacto económico igual a un décimo del 1 por ciento del PBI de la nación organizadora.

Recién el año que viene se elegirá la sede para la Copa del Mundo 2026 que se disputan el trinomio Estados Unidos/México/Canadá y Marruecos. Si bien 13 años parecen mucho tiempo, los economistas señalan que es un período de tiempo prudencial para poder realizar las obras de infraestructura y tomar las medidas económicas necesarias para que las inversiones no se conviertan en un gasto. “Hoy la Argentina no dispone del dinero necesario para invertir en un evento así porque es un país que todavía no salió del estancamiento, pero poner como objetivo el 2030 me parece adecuado si el país sale adelante”, analizó Coremberg.

El impacto económico de un Mundial de fútbol podría no percibirse en el PBI sino en el valor de la marca país. “Puede ser importante desde lo deportivo, lo económico, lo social y la instalación de la Argentina en el mundo”, expresa Rodríguez. Por su parte, Coremberg hizo hincapié en la posibilidad de que un evento de este tipo ayude a atraer inversiones, además de “ubicar al país en la marquesina del turismo en los países desarrollados”.

El turismo es una de las industrias que más podrían potenciarse con la iniciativa mundialista. Según el Ministerio de Turismo brasileño, más de 1,7 millones de turistas extranjeros visitaron Brasil durante los dos meses de la Copa del Mundo e ingresaron US$ 1578 millones. Por otro lado, el organismo de turismo de Sudáfrica calcula que los más de 300.000 visitantes que tuvo la nación africana incrementaron la facturación de la industria en US$ 275 millones. “-La Argentina, en términos de infraestructura turística en general, está preparada, pero hacen falta mejoras en algunas plazas del interior porque se recibe mucha gente en poco tiempo”, explicó Pablo Singerman, fundador de la consultora especializada en economía y turismo Singerman & Makón.

El Observatorio Económico de Turismo de Reuniones (OETR), organismo dependiente de la Universidad de Buenos Aires, realiza un relevamiento anual sobre el impacto que tienen los Eventos Deportivos Internacionales (EDI) en la industria turística argentina. Según los datos de 2016, más de 43.000 turistas asistieron a los 111 EDI de los cuales pudieron obtener información. “El impacto económico que generan estos eventos incluye la promoción internacional para la llegada del turismo en el antes, durante y post. Si lo planteás con números claros de lo que se va a invertir en infraestructura y cómo va a repercutir, podés descubrir si es un evento en el que vas a terminar perdiendo plata o va a generar un impacto económico positivo”, amplió Singerman, que asegura que la industria turística emplea a 1 millón de argentinos.

Aunque Mauricio Macri y Tabaré Vázquez planeaban lanzar oficialmente la candidatura en la antesala del partido que enfrentará a ambas selecciones por las Eliminatorias sudamericanas, el anuncio se postergaría hasta octubre, según Ámbito, porque el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, desea participar del mismo. Para levantar la Copa de local, las Selecciones deberán comenzar a preparar el recambio. Sin embargo, para quedarse con el campeonato económico, los países saben que la transparencia y la planificación serán clave para salir ganando.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos