21 de Noviembre 2018

Depósitos mayoristas y carry trade, dos amenazas a la estabilidad económica

En el 11 Encuentro de Líderes organizado por El Cronista y la revista Apertura, Redrado y Broda calificaron de "exitoso", hasta ahora, al plan aplicado por Sandleris. Advirtieron sobre el riesgo de caer nuevamente en el atraso cambiario.

/img/2018/11/21/broda_redrado.jpg

Los depósitos mayoristas crecieron en el último tiempo a un ritmo galopante y, junto con el eminente regreso del carry trade, son las principales amenazas que pondrán a prueba el esquema monetario del Banco Central y la estabilidad económica en 2019.

Estos son los dos ejes que enfatizaron los economistas Martín Redrado y Miguel Ángel Broda en el panel económico del "11ro Encuentro de los Líderes" organizado por El Cronista y Revista Apertura.

Los economistas calificaron al nuevo esquema monetario implementado el 28 de septiembre, a partir de la llegada de Guido Sandleris a la presidencia del Banco Central, como exitoso.

“Es un programa de reglas muy sencillas, durísimo, y que probablemente tenga éxito el próximo año. Hasta ahora ha sido positivo y se han logrado mejores indicadores”, afirmó el economista que dirige la consultora homónima.

Broda también enfatizo, con vistas al año que viene, que “va a ser el único programa de la administración de Mauricio Macri que no puede fracasar, y que contuvo la viveza criolla”.

Miguel Ángel Broda

En este aspecto, Redrado puso al descubierto que, pese a haber sido exitosos en las primeras siete semanas de vida, el Banco Central no debe volver a caer, una vez más, en una política de atraso cambiario.

Los riesgos por delante

El ex presidente del Banco Central y presidente de Fundación Capital también aprovechó el espacio para hacer una serie de advertencias. “Desde el 28 de septiembre que arrancó el nuevo programa, los depósitos privados con UVA han crecido unos $ 159.000 millones. Son depósitos mayoristas, volátiles, de empresas que en 24 horas cambian de portafolios a diferencia de los depósitos minoristas”, dijo. Y enfatizó: “Puede generar un problema no solo cambiario, sino también en el sistema financiero”.

En cuanto a los peligros de que el dólar toque alguna de las dos bandas, Broda aseguró que es más importante minimizar el carry trade, una acción que permitirá tener liquidez hacia adelante para cubrir vencimientos de deuda. “Es necesario que el Tesoro tenga dólares para atender las necesidades de financiamiento en 2020, que hoy es un agujero negro”, recomendó el economista.

En esta línea, aclaró que la refinanciación en marzo va a ser crucial si el Tesoro consigue autorización para vender dólares y cubrir déficit en pesos. “Siempre bajo el supuesto que la administración que resucitó a Cristina (Fernández de Kirchner) no tenga éxito en esto”, comentó Broda.

A la espera del rebote

Con el supuesto de que el programa monetario del Banco Central sea exitoso en mantener al tipo de cambio estabilizado y no haya nuevamente un ruido externo que provoque un parate repentino de la entrada de capitales, los economistas dieron sus proyecciones de cuándo la economía argentina saldrá finalmente de la recesión.

Martín Redrado

“Es difícil ver una expansión del consumo, y la incertidumbre plantea una caída fenomenal de la inversión. No hay mucho para pensar en términos de crecimiento”, explicó Redrado. Y agregó: “Nosotros estamos viendo que el piso de la recesión llegará en el primer trimestre. En el segundo trimestre se empezará a salir del valle y recién en el tercer trimestre llegará un rebote”.

“Vamos a ver una salida de la recesión en 'L', y no en 'U' o 'V'”, sostuvo Redrado.

Este “rebote”, según el ex banquero, será de apenas 1,3 puntos porcentuales y no alcanzará a compensar la caída que arrastrará el 2018. “Vamos a ver una salida de la recesión en 'L', y no en 'U' o 'V'”, detalló Redrado.

El frenazo de 2018

Si bien Broda coincidió con el pronóstico de su colega, prefirió enfatizar el cambio de rumbo económico que hubo en este 2018, en el cual se esperaba un crecimiento de 3,5% y terminará cayendo en más de 2%.

Broda, Redrado y De Goñi

“El primer frenazo del 24 de abril del ingreso de capitales fue el detonante que demostró al mundo las vulnerabilidades que teníamos, y el resto del mundo se avivó”, dijo Broda. También destacó la mala praxis de la política monetaria basada en metas de inflación para contrarrestar no solo el fenómeno de los precios sino también al tipo de cambio.

Las metas de inflación con banda flotante no tenían antecedentes. El resultado de esto, sumado al déficit fiscal, era inevitable: una política macro explosiva”, exageró Broda. Y volvió a la actualidad a través de su opinión respecto al acuerdo con el Fondo: “Es un programa para salvar al enfermo, no para prepararlo para correr una maratón de 10 Km”.

En este punto, Redrado destacó que el sudden stop de fines de abril podría haber sido suavizado con políticas anticíclicas. “Argentina no lo hizo y con el primer viento en contra terminamos yendo al Fondo. Este es el principal aprendizaje que deja el caso argentino a países emergentes acerca del desafió que tienen el Banco Central y el Ministerio de Hacienda”, dijo Redrado.

Las alternativas que podría haber implementado el equipo económico, según Redrado, eran arreglos con organismos multilaterales, como el Banco Mundial, aprovechando la “buena imagen” que gozaba la administración de Macri en aquel momento. “El año pasado se podría haber arreglado redes de liquidez con el Banco Mundial, y tampoco se exploró el mercado de financiamiento europeo o asiático”, cuestionó Redrado.



¿Te gustó la nota?

0

0

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas de tu interés

Recomendado para vos