Logran crear la primera hamburguesa generada 100 por ciento en un laboratorio

Logran crear la primera hamburguesa generada 100 por ciento en un laboratorio

La investigación y el desarrollo fueron posibles gracias a la inversión de Sergey Brin, cofundador de Google. Cómo fue el proceso. 

05 de Agosto 2013

La primera hamburguesa generada a partir de células madres en un laboratorio por científicos holandeses, fue cocinada y comida en público en Londres. La revolucionaria hamburguesa se degustó en una rueda de prensa que sirvió para presentar el avance y explicar cómo el grupo de expertos liderados por Mark Post, de la Universidad de Maastrich, sacó adelante este proyecto, que ha costado 250.000 euros.

La noticia, además de mostrar el aporte de la ciencia y las células madre al proceso alimenticio, encontró a Sergey Brin, cofundador de Google, en el centro de la escena, ya que fue el ejecutivo del famosos buscador quien aportó los fondos para que se llevara adelante la investigación.

Hamburguesa - IMG
"Es sólo una prueba de un nuevo concepto. Estamos tratando de crear la primera hamburguesa de carne desarrollada en un laboratorio", dijo Brin, según informó el diario The Guardian. Y agregó: "A partir de ahí me siento optimista de que podamos escalar realmente a pasos agigantados".

Cómo se hizo. A partir de células madre de vaca, los científicos consiguieron multiplicar sus muestras tras alimentar con nutrientes las células y acelerar su crecimiento mediante sustancias químicas. Después de tres semanas de proceso continuado, obtuvieron más de un millón de células madre que fueron apartadas en pequeños recipientes donde se fusionaron hasta formar minúsculas tiras de músculo, de aproximadamente un centímetro de largo y varios milímetros de ancho.

Una vez conseguidas 20.000 de estas tiras, se congelaron para más tarde pasarlas a temperatura ambiente y convertirlas en una masa compacta de hamburguesa que puede ser cocinada y en cuya elaboración participan decenas de millones de células madre, según el profesor Post.

"Las vacas son muy ineficientes, ya que necesitan 100 gramos de proteína vegetal para producir sólo 15 gramos de proteína animal comestible", explicó Post. “Así, tenemos que alimentar a las vacas mucho para que podamos alimentarnos, y perdemos un montón de comida de esa manera. Con ‘carne cultivada’ podemos hacerlo más eficiente, porque tenemos todas las variables bajo control. Y no tenemos que matar a la vaca”, agregó.

Si tiene éxito, la carne cultivada en laboratorio podría convertirse en una alternativa viable para hacer frente al creciente impacto medioambiental del consumo de carne en todo el mundo. Alrededor del 30 por ciento de la superficie utilizable de la Tierra ya está cubierta por tierras de pastoreo para los animales, en comparación con el 4 por ciento de la superficie utilizada directamente para alimentar a los seres humanos.

“Quería invertir en tecnologías que estaban en la cúspide de la viabilidad. Si tiene éxito allí, puede ser un proceso de transformación para el mundo", destacó Brin.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas