Geofencing: el GPS como aliado

No te vayas sin decirme a dónde vas: Tu celular lo sabe... y eso puede ayudarte. Los smartphones pueden comportarse de distintas maneras, teniendo en cuenta sus coordenadas.

 

17 de Agosto 2012




Imaginá que, en tu casa, tenés un robot que, cada mañana, te llena el bolso con lo que tenés que llevar a la oficina (desde el trabajo atrasado hasta la vianda) y que tenés un robot similar en la oficina, que hace el camino inverso.

Si bien, todavía, no tenemos robots en nuestros hogares y oficinas, sí disponemos de un equipo similar en nuestro bolsillo y lo que puede hacer sorprenderá, para bien o para mal, a varios.

Los smartphones que salen de fábrica con GPS están incorporando, gracias a apps creadas por terceros, funcionalidades que les permiten comportarse de un modo determinado al encontrarse en un lugar y, de otra manera, en otro espacio. En la jerga, esta capacidad se llama Geofencing. Ni más ni menos, “geocerca”. Es decir: vía software, se le dice al celular que ciertas coordenadas pertenecen a nuestro hogar y otras a la oficina, el club, la universidad, etcétera.

geolocalizacion

Así, se puede controlar desde detalles mínimos, como el volumen de llamada, el fondo de pantalla, los íconos del escritorio, hasta casos más complejos, como el de Instapaper, que, ahora, les permite a sus usuarios descargar notas a la app de iPad e iPhone, dependiendo del lugar en el que se encuentra. La aplicación, creada por el ex Tumblr Marco Arment, lanzó una actualización hace unas semanas en la que les permite a los usuarios, basándose en una función de su competidor News.me, configurar 10 lugares diferentes para que la app, una suerte de diario personalizado, cargue nuevos artículos al salir o entrar a esas coordenadas.

En el mundo de los negocios, retail, sobre todo, las opciones son tan nuevas como interesantes. Imagínese ir caminando por la calle y que su celular le avise que, en el próximo local, está ese producto o servicio que uno buscó ayer a la noche en su notebook.

Parece algo de ciencia ficción y puede asustar un poco. Pero, hoy en día, existe la tecnología necesaria para hacerlo.

Hay casos –por ejemplo, la firma de camperas North Face– que les envían mensajes de texto a los clientes, que, anteriormente, aceptaron recibir el contacto, cuando se encuentran cerca de sus tiendas o espacios relacionados con la marca, como pueden ser los hoteles en un centro de esquí.

Si bien la empresa aún no abrió los números sobre el retorno de la inversión de estas promociones, The Wall Street Journal destacó, en una de sus notas, que la modalidad se utiliza en la actualidad, sobre todo, para mejorar la presencia de la marca en la mente de los consumidores e intentar, de paso, contrarrestar el hecho de que los smartphones les sirven a los clientes para comparar precios, entre competidores, dentro de un local. En tiempos de Foursquare y geolocalización, en Facebook, Google Latitude y Twitter, la guardia bajó un poco. Pero, incluso así, esto puede generar preocupación en algunas personas en relación a su privacidad. Sobre todo, si se tiene en cuenta que el usuario configura coordenadas que apuntan a su casa o trabajo.

Para intentar reducir esa preocupación, Instapaper anunció que la información no será compartida. Lo mismo dijeron sus pares de otras industrias. Si bien las dudas sobre el manejo de datos seguirán existiendo, a medida que las baterías de los celulares permitan que la función de geofencing no nos deje sin móvil a mitad del día, veremos nuevas aplicaciones de esta tecnología.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas