¿Cuánto cuesta poner publicidad en Buenos Aires?

¿Cuánto cuesta poner publicidad en Buenos Aires?

La ciudad ofrece una gran variedad de posibilidades y cada una trae un precio bajo el brazo. La 9 de Julio, uno de los lugares más caros. El mundo de las pantallas de Led.

15 de Junio 2012




El Obelisco, las estaciones de tren, Avenida Cantilo, Avenida General Paz y la Panamericana. ¿Qué tienen todos estos lugares en común? Respuestas podría haber muchas, pero hay una que se convirtió en un clásico para los ojos: la publicidad.

A los costados de las principales autopistas, sostenidos por columnas, o pintadas en las medianeras de los edificios, las publicidades están presentes en la vía pública de Buenos Aires. Pero, ¿Cuánto cuesta estar en los mejores lugares de la ciudad?  

PublicidadMuchos pensaran que la 9 de Julio es el lugar ideal para que una marca se muestre, y tienen razón. Semanalmente, transitan 54.740 personas por la popular avenida y su cruce con Corrientes, mientras que entre la 9 de Julio y Santa Fe el número desciende a 53.160 personas por semana. El dato proviene del Sistema Medición Alcance Publicidad Exterior – provisto por Alberto Scopesi & Cia, e Ibope Argentina, que brinda la oportunidad de conocer la circulación cuadra por cuadra de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Consultado por Apertura.com, José Iabichella, Gerente de marketing de Clan, explica: “Hay zonas más cotizadas y demandadas que otras”. Ejemplo de ello es la 9 de Julio. “Podés tener un telón de obra en la 9 de Julio con un costo mensual de $ 150 mil”, detalla. Sin embargo, no es la única opción para las mentes creativas.

Sobre Avenida Cantilo, las columnas tienen, según cuenta Iabichella, se da un valor mensual entre los $ 60.000 y 70.000. Mientras que, sobre la Avenida General Paz hasta la Panamericana, el valor de una columna se encuentra en $ 70.000 mensuales. Iabichella aclara que los precios bajan a medida que uno se aleja por la Panamericana. “A medida que te vas para el norte podés hablar de entre $ 50.000 y 60.000”.

Mientras tanto, los backlights (carteles con una luz por detrás de la lámina publicitaria, de ahí su nombre), están cercanos a los $ 20.000 en su medida de 7 x 7 metros.

Patricio Shandley, gerente Comercial de Spinazzola, cuenta que su presencia en la vía pública se da principalmente en la Línea del Ferrocarril Mitre y todas las estaciones en las que se detiene. Los carteles –bautizados con el nombre de Centauro- tienen un valor de alquiler de $ 4138 por mes para la medida 1,48 x 1,10. A medida que se agranda la marquesina, aumenta el precio. Así lo afirma: “El centauro 1 Plus tiene un display electrónico arriba para dar información en tiempo real y se encuentra en las estaciones de Retiro, Tigre y Once. Cuesta $ 5438 por mes". Mientras que el Centauro 4, con una medida de 3 x 2 m tiene un valor de $ 6388 por mes.

Al igual que Clan, ofrece los backlights en las estaciones a un precio de $ 22.362 para su versión 7 x 3 y $ 46.138 para los 7 x 7. “Son buenos, no tienen vandalismo, no tienen suciedad, no tienen cosas raras. A los anunciantes les gusta”, dice Shandley.

¿Quién pone qué? Los valores que se manejan en el mercado publicitario de vía pública de Buenos Aires podrían generar un lugar para que empresas medianas, además de las grandes compañías, tengan dónde darse a conocer. Al respecto, Iabichella detalla: “Los grandes anunciantes apelan a la publicidad como el telón. Y hay anunciantes ´chicos´ sobre Avenida Cabildo. Lo que cambia ahí es el volumen y el tiempo, ya que los pequeños anunciantes suelen tener un solo cartel durante mucho tiempo, por ejemplo en medianeras”.

En cuanto al modo de contratar los lugares, agencias como Clan ofrecen combos, donde uno se puede llevar una columna + backlights y, al aumentarse el volumen, disminuye el precio. “Si necesitás 10 carteles, en el volumen el precio se va a mejorar. Lo nuestro hace referencia a posicionamiento de marcas, construcción de imagen”, sostiene Iabichella.

Mundo Led. Las pantallas gigantes, como la que se puede ver con la publicidad de Coca-Cola sobre la 9 de Julio, presentan una nueva manera de hacer publicidad. “Las dos grandes diferencias entre los carteles clásicos y el Led son: la novedad de la nueva tecnología y el tipo de anunciante que subís, ya que no se sube un solo anunciante, conviven varios, como una automotriz y una telefonía”, dice y alerta: “Actualmente no hay una cultura de ´compartir en la vía publica”, es una desventaja y creo que el mercado no está preparado para subirse a una pantalla de Led. No hay anunciantes representativos, salvo coca cola porque la compraron”.

La pantalla de la gaseosa, en medio de entreveros judiciales, volvió a encenderse tras estar inactiva desde junio de 2010. Tuvo un costo de US$ 8 millones, pesa 18 toneladas, tiene 21 metros de alto, mide 567 m2 y su definición es de 1080 x 840 píxeles.

“La otra gran desventaja de la pantalla de Led es que el contenido se ve como una tanda publicitaria y no como un aviso que debería estar en vía pública. La creatividad del contenido debe adaptarse a cómo será expuesto a gente que pasa con vehículos, que no puede ver todo el comercial”, finaliza Iabichella.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas