Reyes de la economia

La empresa familiar que cambió en 2001, ahora facturará $ 1300 millones y son los reyes de la movilidad
Reyes de la economia

La empresa familiar que cambió en 2001, ahora facturará $ 1300 millones y son los reyes de la movilidad

Ya llevaban 40 años en el negocio de la venta de autos pero decidieron diversificarse para atravesar la crisis.  Por Joaquín Garau 29 de Agosto 2016

 

 

En 2001, cuando muchos argentinos sufrían la crisis económica, una empresa familiar pegó el volantazo y diversificó su negocio. Llevaban 37 años vendiendo autos y tenían miedo que los simbronazos económicos terminaran con su negocio.

“En 2001 decidimos diversificarnos”, cuenta Hernán Dietrich, CEO de Grupo Dietrich. Hasta entonces, su negocio se había enfocado en la venta de automóviles de Ford y Volkswagen. Pero la empresa familiar cambió. “Tuvimos una visión estratégica y sumamos servicios periféricos en la industria para crear el concepto de Soluciones Movilidad, donde desarrollamos otras unidades de negocio para darle más alternativas a nuestros clientes, como la flota de rent-a-car, donde nos expandimos con la marca Localiza y hoy tenemos 700 autos; el negocio de blindados, con la marca Strong; y sumamos a un broker de seguros, garantías extendidas y prendarios”, enumera el empresario sobre aquél cambio de rumbo.

Hoy Hernán está al frente de la empresa de la que también forma parte su hermana Lucila –directora del sitio Mujeres al Volante-. En el pasado, su hermano Guillermo –conocido como Guillo- trabajó en la red de concesionarias, para luego tomar otro camino: sumarse a la gestión pública, primero como secretario de Transporte porteño y luego como ministro de Transporte de la Nación.

De aquella época trabajando con su hermano, Hernán recuerda un negocio que decidieron emprender. “Del 92 al 95, con mi hermano tuvimos un negocio de motos chinas”, rememora. Sin embargo, el proyecto se frenó. “Por fortuna lo hicimos. No terminó como queríamos. Emprolijamos las cuestiones de cierre y lo terminamos. No fue una experiencia que resultó con ganancias pero sí fue positiva la idea. De ese fracaso queda otra cosa, un aprendizaje. Y los éxitos posteriores nos llevaron a un lugar por arriba de ese fracaso”, asegura Dietrich.

En ese sentido, recuerda cuando hace ya nueve años su hermano dejó la empresa para dedicarse a pleno a la política. “Le di palabras de apoyo, porque su perfil –profesional y con valores- es lo que necesitamos los argentinos”, agrega.

La empresa comercializa 10 mil autos por año y, para 2016, proyectó una facturación de $ 1300 millones. Con esos números, cualquiera podría decir que tener una concesionaria es un negocio redondo. Pero, ¿lo es? “Es un negocio difícil, con márgenes muy chicos (en el mundo, no solo acá)”, afirma Dietrich y suma: “Pero como cualquier negocio, bien administrado, y buscando oportunidades, puede ser divertido –así lo tomo yo- y dar satisfacciones”.

Sin embargo, Dietrich sabe que la Argentina no es un país sencillo. “En los últimos cinco años era difícil saber qué iba a pasar, hoy ganamos previsibilidad; de todas formas, nosotros somos bichos de esta economía, y hemos sabido acoplarnos a esas situaciones que tuvo el país o la industria, principalmente aprovechando las oportunidades. Nosotros hoy tenemos 52 años en el mercado. Y si vemos donde empezamos y donde estamos, queda a la vista que aprovechamos las oportunidades”, finaliza.  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas